De sufrir abusos sexuales de su padre... a completar 20 Ironman en 26 días

Laura Knoblach, de 24 años, sufrió abusos sexuales en la infancia por parte de su padre y usa el triatlón de ultra resistencia para curar las heridas emocionales.

Una triatleta de 24 años bate el récord del Doble Deca Ultra Triathlon (20 Ironman en 26 días)
Una triatleta de 24 años bate el récord del Doble Deca Ultra Triathlon (20 Ironman en 26 días)

Se llama Laura Knoblach, vive en Boulder (Colorado, EE.UU.) y el pasado 31 de octubre ganó el denominado Double Deca Ultra Triathlon, en León (México). Además, batió el récord de la categoría femenina por más de 9 horas. Su registro final en meta fue de… ¡¡633 horas, 41 minutos y 39 segundos!! Es decir, más de 26 días (el reloj no se detiene durante los descansos). Y es que esta prueba, como su propio nombre indica, consiste en completar 20 triatlones de distancia Ironman en el menor tiempo posible.

En total, hay que nadar 76 kilómetros en una piscina (sí, ¡¡en una piscina!!), hacer e en bicicleta 3.600 kilómetros dando vueltas a un circuito de 7 y correr otros 840 kilómetros también dando vueltas a un trazado de 2 en el Parque Metropolitano de León.

Solo cuatro hombres y cuatro mujeres lograron acabar el Doble Deca, aunque hay otros triatletas al mismo tiempo haciendo distancias más cortas: Ironman multiplicado por tres, por cinco o por 10 (‘deca’).

"Caminas la última vuelta con tu equipo y con cualquiera que se sienta conectado contigo. Es especial. Es muy personal. Y para ser honesta, me parece totalmente surrealista", comentaba Knoblach tras concluir el desafío.

Más de un mes después de terminar el segmento de natación, todavía tiene manchas rojas en el cuello causadas por las quemaduras del cloro. Esas marcas desaparecerán pronto, pero ella tiene cicatrices emocionales más difíciles de curar. Gracias al deporte de ultra resistencia ha conseguido ir restañándolas…

El año pasado apareció en las portadas de todos los periódicos estadounidenses después de acusar a su padre, un político poderoso en Minnesota, de abusar sexualmente de ella durante años. Contó su historia a Minnesota Public Radio, que informó de que el entonces representante Jim Knoblach "la tocó de manera inapropiada durante la mayor parte de su vida".

"Creo que ser una persona positiva y buscar desafíos para tratar de mejorar es la razón por la que me levanto. En mi último año de secundaria, pasé la mayor parte de las noches durmiendo en mi coche en casa de amigos. Me mudé el día después de cumplir 18 años. No creo que haya nada en la vida que sea más difícil que eso. Lo sigo buscando, no hay nada más difícil que eso", explica Laura en The Denver Post.

El triatlón de ultra resistencia le procuró una nueva familia y su nuevo estilo de vida se convirtió en terapia. “Perdí a toda mi familia cuando conté lo de mi padre en 2018. Realmente los había perdido antes. Pero para que puedas dar un paso así, necesitas tener una nueva familia a tu lado. Y la comunidad ultra-tri era mi nueva familia", comenta.

"La primera Navidad sin mi familia, la pasé con Shanda Hill (la ultra triatleta canadiense que terminó en segundo lugar en el Double Deca Ultra Triathlon). Lo pasé realmente bien con un grupo de ultra triatletas. Todos fuimos a Canadá y pasamos la Navidad juntos. Fue la mejor Navidad que tuve en toda mi vida", añade.

"Eso es lo realmente hermoso de Laura y de otros atletas que han pasado por una adversidad extrema. Lo verás mucho en el deporte ultra porque necesita gente realmente especial. Han pasado por momentos muy duros y se dan cuenta de que hay que aprovechar al máximo cada momento. Es un grupo fascinante de personas", asegura Shanda Hill.

El primer triatlón de Knoblach fue el Ironman de Boulder en 2015, mientras estudiaba en la Universidad de Colorado. Tardó 15 horas y 34 minutos 36 segundos… Y se le hizo corto. “En cuanto terminé, pensé: ¿Hay algo más? Dame más", relata Knoblach, que luego hizo un doble Ironman, después un triple… y dos ‘deca’ antes del Double Deca Ultra Triathlon de León.

En la natación tardó 53 horas, con una siesta de una hora y media. Después, debido a las quemaduras de cloro, decidió descansar otras 12 horas entre el final de la natación y el comienzo del segmento de ciclismo. "Cuanto más duermes, generalmente más rápido puedes ir y mejor recuperación tienes. Pero también, cuanto más duermes, más tiempo (estarás) fuera de carrera", aclara Knoblach, que durmió de cuatro a seis horas por noche durante los 12 días que necesitó para cubrir el sector de bici. Durante la carrera a pie, trataba de dormir seis horas diarias. Sin embargo, se saltó su último descanso porque Hill no estaba muy lejos.

"Laura, a sus 24 años, tiene una mente realmente poderosa. Hay muchas personas que podrían tener el cuerpo para hacer casi cualquier cosa, pero no tienen la mente para hacerlo. Laura, a pesar de su juventud, sí la tiene", comenta Hill, de 37 años.

"No tengo tiempo para estar amargada. Hay momentos en que lo estoy y es frustrante, especialmente con mi madre. La echo de menos. No sé si alguna vez volveré a hablar con ella. Sí, desearía que pudieran ser parte de esto. Y todavía duele que no lo sean. Pero, hasta cierto punto, es como: 'Tengo mi vida, tengo a mi gente, es una pena que no sean parte de esto porque desearía que lo fueran'. Pero es lo que es", concluye Laura.