"La magia negra, Coca-Cola con agua, no funciona; veo borroso y me arrastro hacia la meta"

No te pierdas la crónica que ha hecho el triatleta y ciclista profesional Cameron Wurf, 5º en Kona en 2019, de su participación el pasado domingo en el Tradeinn International Triathlon 140.6INN, donde también acabó 5º.

"Con medio maratón aún por correr, ¡será una marcha larga y lenta de la muerte!".
"Con medio maratón aún por correr, ¡será una marcha larga y lenta de la muerte!".

Cameron Wurf, triatleta PRO que acabó 5º en el último Mundial IRONMAN disputado en Kona en 2019, y también corredor del INEOS desde que volviera pelotón profesional en 2020, ha hecho un paréntesis en su temporada ciclista para competir en el Tradeinn International Triathlon 140.6INN de Platja D'Aro (Girona) del pasado fin de semana.

El carismático ciclista y triatleta australiano, de 37 años, que también estuvo en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 compitiendo en remo, ha retomado su blog para relatar en primera persona cómo fue su reciente experiencia en el 140.6INN. Merece la pena leerlo. Aquí va un extracto con lo mejor...

"Tenía un fin de semana libre en casa –Cameron Wurf está afincado en Girona–. Y veo que hay un triatlón de larga distancia a dos horas en coche. Consulto el plan de entrenamiento... ¡Todo cuadra! ¿Por qué no compartir el dolor con otros 1.000 deportes de resistencia?", arranca el triatleta australiano.

"Salida decente durante las primeras brazadas antes de que comience el lactato. Es cierto que no he hecho esto durante casi dos años. Pero las habilidades de ir en grupo no las he perdido. Precisamente, si hay algo en lo que me he vuelto muy bueno en los últimos 18 meses es en seguir los talones de la gente: tocas muchos luchando por la posición en una 'fiesta' de natación en aguas abiertas. Sin embargo, a mitad del segmento de natación, la costilla fracturada hace tres semanas asoma su fea cabeza. No sé cómo, pero consigo aguantar en el grupo y salir del agua en el top10".

"En bici, al principio, voy absolutamente exhausto. Tampoco sé cómo... pero en 25 km me pongo en cabeza. ¿Imagino que cuanto más rápido vaya, más rápido me sentiré bien de nuevo? ¡Sí, lo sé, estúpido! No he hecho esto desde hace tiempo. A los 30 km, las carreteras llenas de baches se han desprendido de mi portabidón trasero, la maneta del freno está colgando de las barras, el bote de gel se ha salido de mi caja... y 150 km por delante... No te preocupes... Vaya, no estoy en una carrera de bicicletas. Cogeré agua y geles en los avituallamientos, todo bien".

"Encuentro un trozo de cinta por casualidad en el sistema de hidratación y la uso para segurar el freno en el manillar. En el triatlón de larga distancia ¡la improvisación es la clave! Faltan 30 km, no he conseguido suficiente comida en los puestos de avituallamiento, tengo hambre y se me apagan las luces por completo. Afortunadamente, en una subida puedo recuperar de manera decente para poder arrastrarme hasta la transición... Soy el primero en la T2, con una ventaja de 6 minutos, ¡no es una situación tan mala como esperaba!".

"Empiezo la carrera a pie con entusiasmo renovado. Espera, ¿qué es eso? Oh sí, costilla fracturada... y ahora estás saltando arriba y abajo. El enfoque pasa de la forma de correr a aprender a correr sin respirar. No puedo encontrar una solución. Sólo aguanta y cruza los dedos. 10 km... Aún en cabeza. Increíble. Había olvidado lo que se sentía al liderar la carrera, ¡para terminar primero debes estar en cabeza! Creciente entusiasmo por el cuento de hadas... 15 km... Las ruedas comienzan a caerse... Y en el km 19 me supera Sam Laidlow, quien va a ganar, chapeau". 

"Me concentro solo en terminar, ya que, con medio maratón aún por recorrer, ¡será una marcha larga y lenta de la muerte! Aguanto en segundo lugar durante los próximos 15 km a medida que el ritmo desciende rápidamente, ando en los avituallamientos con la esperanza de una recuperación milagrosa. 'La magia negra', Coca-Cola con agua, no está funcionando como solía hacerlo, ¡¡por qué no puede ser 2019!! ¡Ojalá tuviera un convoy de coches para esconderme o una grupetta para ponerme a rueda en este momento! En los últimos 5 km me adelantan tres triatletas más. La visión ahora se vuelve borrosa mientras me arrastro hacia la línea de meta y ni siquiera me doy cuenta de que me pasan".

"Finalmente llegué a la meta, quinto, tal como dejé las carreras de larga distancia hace tantos años en Kona. Gran consistencia 'Wurfy'. No, bromas aparte, fue simplemente una gran carrera y al final terminar es un logro. Si tienes alguna debilidad, un triatlón de larga distancia te descubrirá, ¡especialmente en el maratón!", concluye Wurf.

Los mejores vídeos