[VÍDEO] Con 67 años y tras 79 días en coma por el Covid-19, ¡¡ya se entrena para un medio IRONMAN!!

Te contamos la increíble historia de superación de este 'súper triatleta' que ha pasado de estar al borde de la muerte por el Covid-19... a entrenarse para una prueba de media distancia el próximo mes de septiembre.

[VÍDEO] Con 67 años y tras 79 días en coma por el Covid-19, ¡¡ya se entrena para un medio IRONMAN!!
[VÍDEO] Con 67 años y tras 79 días en coma por el Covid-19, ¡¡ya se entrena para un medio IRONMAN!!

Cuando llevaba dos días ingresado en la UCI de un hospital de San José (California, EE.UU.), los médicos llamaron por teléfono a sus familiares para comunicarles que no pasaría de esa noche. Necesitaba diálisis y su corazón no aguantaría el tratamiento. Permitieron que su esposa entrara en el centro para despedirse...

Pero Tom Butts, de 67 añosfinisher de IRONMAN, tampoco se rindió en la carrera más dura a la que se había enfrentado hasta ahora. El pasado 10 de julio, después de estar 110 días ingresado, 79 de ellos en coma, y quedarse en 45 kilos –en definitiva, debatiéndose entre la vida y la muerte–, pudo regresar a casa, ya curado, para continuar con su recuperación. 

Tom se encontraba en un gran estado de forma. A sus 67 años seguía entrenando todos los días y compitiendo en IRONMAN. Pero cuando el coronavirus golpea, golpea muy duro.

"Ha superado todos y cada uno de los momentos críticos por los que ha pasado. Es un testimonio de la fortaleza del ser humano, de lo que somos capaces de hacer cuando no nos rendimos, del poder de la voluntad de una persona", aseguraba Sukhvinder Nagi, uno de los médicos que le sigue tratando.

Aunque abandonó el hospital en camilla –imagen que dio la vuelta al mundo– y fue trasladado a su domicilio en ambulancia, Tom confesó a los periodistas que se sentía "genial", sobre todo después de ver a familiares, amigos y personal sanitario despedirle con pancartas y al grito de "eres un milagro""eres un IRONMAN".

Ahora, ocho meses después de aquello, Tom ya piensa en su próximo desafío: hacer un triatlón de media distancia en septiembre

"Soy muy competitivo y no quiero que gane este virus me gane. Voy a volver a estar lo más cerca posible de mi normalidad", explica en nbcbayarea.com Tom, que ha recuperado su peso habitual, aunque reconoce que no está siendo nada fácil volver a ponerse en forma y entrenar, ya que todavía siente los efectos persistentes del virus.

"Todavía tengo problemas para respirar. Puedo pronunciar entre 9 y 10 palabras y luego tengo que tomarme un respiro. No puedo leer una oración completa sin tener que detenerme y respirar", admite.

"Sé que tengo un largo camino por recorrer, pero, por Dios, voy a terminar esto. No importa si no termino el primero, porque ya he ganado la competición más importante: la batalla por la vida", dicho y hecho, en su camiseta lleva escrito: "Superviviente de coronavirus"...

Los mejores vídeos