Campenaerts duerme a 4.700 m en una tienda de altitud "para sentirse como un ciclista que toma EPO"

El 'recordman' de la hora asegura que "médicamente esa es la altura a la que simplemente no estás comenzando a morir".

Foto: Luc Claessen/Getty Images

Campenaerts duerme a 4.700 m en una tienda de altitud "para sentirse como un ciclista que toma EPO".
Campenaerts duerme a 4.700 m en una tienda de altitud "para sentirse como un ciclista que toma EPO".

Victor Campenaerts, vigente poseedor del récord de la hora, vive en Bélgica, en una zona que está prácticamente al nivel del mar, pero usa para dormir una herramienta que le permite simular las condiciones atmosféricas que hay a mucha más altitud, donde los niveles reducidos de oxígeno hacen que el cuerpo produzca más glóbulos rojos.

Se trata de una tienda de altitud. Es como si el ciclista belga, de 28 años, durmiera... ¡a 4.700 metros! Tanto es así que, en declaraciones a la emisora de su país ​​Sporza, el corredor del NTT Pro Cycling ha asegurado que ha podido imitar los beneficios del dopaje con EPO y que ha conseguido "un hematocrito sin precedentes".

Las tiendas de altitud, también conocidas como cámaras hiperbáricas o hipóxicas, están permitidas por las normas de la Agencia Mundial Antidopaje, pero están prohibidas en algunos países, como Italia y Noruega.

En las concentraciones en altitud, como en el CAR de Sierra Nevada, los ciclistas duermen por encima de los 2.000 metros. Campenaerts lo hace a 4.700...

"Eso es, por supuesto, extremadamente alto. Médicamente, esa es la altura a la que simplemente no estás comenzando a morir. Si fueras más alto, tu cuerpo comenzaría a descomponerse porque es demasiado pesado. Pero 4.700 metros es también la altura a la cual estimulas extremadamente a tu cuerpo para producir glóbulos rojos, y aún tiene suficiente energía para hacerlo", explica. 

Las condiciones eran tan duras que Campenaerts apenas podía montar en bici, cuando muchos de sus colegas estaban haciendo entrenamientos exigentes para ir afinando la forma. "Al principio, andaba menos que un cicloturista medio. Sólo hacía ocho horas a la semana. Pero después de esas semanas en la tienda, te sientes súper fuerte. Debido a que has producido tantos glóbulos rojos, te sientes como un ciclista que ha tomado EPO. Solo que apenas he entrenado durante tres semanas, mientras que un corredor que hubiese tomado EPO habría estado entrenando duro esas tres mismas semanas", comenta.

"Quiero comenzar el último bloque de entrenamiento antes de afrontar esta temporada con un hematocrito sin precedentes", concluye el 'recordman' de la hora, que ahora empezará a bajar paulatinamente el nivel de altitud de su tienda.

 

Los mejores vídeos