Cameron Brown competirá en el IRONMAN de Nueva Zelanda por 23ª vez... ¡¡con casi 48 años!!

El incombustible triatleta neozelandés vuelve a la carga.

Cameron Brown, a por su 23º IRONMAN de Nueva Zelanda... ¡¡con casi 48 años!!
Cameron Brown, a por su 23º IRONMAN de Nueva Zelanda... ¡¡con casi 48 años!!

"Por primera vez en 21 años me sentí como una mierda. Pedaleaba en la bicicleta y corría con 10 pianos en la espalda. Hoy solo logré llegar al kilómetro 4 de la carrera a pie. "... Son las palabras de Cameron Brown después de retirarse del IRONMAN de Nueva Zelanda el pasado mes de marzo. Hasta ese momento, llevaba 20 podios consecutivos en esta prueba: 12 victorias, 5 platas y 3 bronces. Además, un año antes, en 2018, había corrido el maratón en 2h41', para terminar en meta en la tercera plaza y con su mejor registro personal de siempre en esta competición (8h07'10"). Sin embargo, el veterano triatleta neozelandés, que el 20 de junio cumplirá 48 años, ya avisaba: "Te veré en la línea de salida pronto"...

Efectivamente, Brown volverá a competir el próximo 7 de marzo en el que ya podríamos definir como 'su IRONMAN'. "¡Anuncio gigantesco! Estoy muy emocionado de anunciar que estaré en la línea de salida del IRONMAN de Nueva Zelanda el 7 de marzo por 23ª vez. Quería hacer este anuncio dentro de 48 horas, pero no podía esperar para anunciar algo tan importante", ha explicado en las redes sociales este jueves.

Cameron Brown vuelve a demostrar que, para él, la edad no representa ningún factor limitante, más bien todo lo contrario. Ya lo comprobamos después de su inesperado DNF en la edición de 2019 del IRONMAN de Nueva Zelanda. El mismo día que cumplió 47 años, se propuso un nuevo desafío: acabar el IRONMAN Western Australia, que se disputó en Busselton el pasado uno de diciembre, por debajo de las 8 horas. "Cuando te levantas en tu 47 cumpleaños y piensas: objetivo sub8. Es un gran reto, ¡pero solo se vive una vez! Mi motivación está por las nubes", comentaba entonces un triatleta que ha sido capaz de conquistar dos platas y dos bronces en el Mundial de Kona y que también ha ganado el Campeonato de Europa IRONMAN de Frankfurt, entre otros muchos éxitos.

En Busselton, hace ahora casi dos meses, tampoco tuvo suerte. Llegaba tocado físicamente y no pudo ni tan siquiera acabar. "En un momento te sientes fuerte... y al minuto siguiente tu fascitis plantar y tu gemelo van a explotar. Odio los DNF pero es un verano largo y no quiero estar fuera, lesionado, durante todo este tiempo. Lucharemos otro día", comentaba tras el abandono.

En las últimas semanas ha estado trabajando duro para recuperarse de sus molestias. Le hemos visto entrenar en una cinta acuática con sesiones de hasta 70 minutos...

Y parece que Brown ha retomado las buenas sensaciones y la confianza, porque dentro de poco más de un mes irá una vez más a por el IRONMAN de Nueva Zelanda. Y van 23... ¡¡con casi 48 años!!