Tamara Gómez: "Nunca pensé en dejarlo; no quería que una piedra en el camino decidiera por mí"

Después de tres años luchando contra varias lesiones importantes, Tamara Gómez ha vuelto a proclamarse campeona de España.
Triatlón -
Tamara Gómez: "Nunca pensé en dejarlo; no quería que una piedra en el camino decidiera por mí"
Tamara Gómez: "Nunca pensé en dejarlo; no quería que una piedra en el camino decidiera por mí"

2015 había sido el año de su consagración definitiva como triatleta tanto a nivel nacional como internacional... Tamara Gómez se proclamó campeona de España de Distancia Olímpica (fue 2ª en 2014 tras Miriam Casillas) y de la Copa del Mundo de Mooloolaba (Australia). Sin embargo, en 2016, una fractura de vértebra la dejó en el dique seco toda la temporada. Y en 2017, cuando empezaba a ver la luz, recibió otro "puñetazo" en la cara –así lo definió la propia Tamara–. Unas molestias en los gemelos empezaron a "darle la lata" cuando estaba entrenando en Nueva Zelanda. Después de “volverse locos” intentando descubrir el problema –algo parecido a lo que le sucedió con la fractura de vértebra un año antes–, por fin dieron con él: síndrome de atrapamiento de la arteria poplítea, una dolencia que necesitó de cirugía en las dos piernas.

Ahora, después de las dos operaciones y de un largo proceso de recuperación y rehabilitación, Tamara ha vuelto...

Después de ganar en Fuente Álamo rompiste a llorar y no podías parar... ¿Qué 'decían' esas lágrimas?

Durante el tiempo que he estado apartada de la competición se me venía a la cabeza muchas veces la imagen de volver a ganar una carrera y la ilusión que me haría. En Fuente Álamo se juntó todo, poder ganar y encima una carrera que para mí es especial. No sé explicar muy bien la sensación, pero era felicidad y un poco ¡por fin!

Ahora volvemos a ver a Tamara en lo más alto, con sendas victorias en Fuente Álamo y en el Campeonato de España de Triatlón Sprint. Pero han sido cuatro años muy duros para ti... ¿En algún momento has pensado en dejarlo ante tanta adversidad?

Han sido casi 4 años en los que a veces he estado cansada de ‘remar contra corriente’ todo el rato. Y muchas veces me sentía como atada porque yo quería hacer algo y no podía, pero nunca pensé en dejarlo porque no quería que una piedra en el camino decidiera por mí. Además de que me encanta y me llena hacer triatlón, era un poco de cabezonería también. Tenía muchas papeletas para que la cosa no saliera bien pero tenía claro que iba a intentarlo con todas mis fuerzas. He tenido algún momento de ‘crisis existencial’ pero no por tirar la toalla con la recuperación, sino porque desgraciadamente. Por mucho que nos ilusione algo, no se puede vivir en el mundo de los sueños. Esto es la vida real y hace falta dinero para vivir. He estado mucho tiempo fuera de juego y, por lo tanto, mucho tiempo también sin ingresos económicos. Y sí que me he tenido que plantear si me compensaba arriesgar tanto por algo que era muy incierto. Por suerte, en estos momentos estaba ‘Chente’ (Vicente Hernández, paraje de Tamara) a mi lado, que en vez de ponerme los pies en la tierra me ha animado y ayudado a seguir teniendo la mente en los sueños.

Tamara Gómez: "Nunca pensé en dejarlo; no quería que una piedra en el camino decidiera por mí"

Tamara Gómez: "Nunca pensé en dejarlo; no quería que una piedra en el camino decidiera por mí"
Publicidad

¿Cuál ha sido el peor momento de todo este proceso de recuperación?

Los peores momentos son siempre los de incertidumbre, no saber cuánto tiempo te va a llevar o qué hacer. Si hablamos de la fractura de vértebra, el peor momento fue cuando después de 6 semanas parada fui a ver a un doctor en Barcelona y me dijo que tendría que estar mínimo otros 4 ó 5 meses más sin hacer nada de deporte (en un principio me dijeron que sería como una fractura por estrés, unas 6 semanas de recuperación, pero resultó que era más grave de lo que parecía al principio).

Si hablamos del síndrome de atrapamiento poplíteo, el peor momento fue sobre junio de 2018 (4 meses después de la segunda cirugía). Todo iba bien pero empezaron a dolerme las piernas de nuevo de forma muy parecida a la sensación de antes de las cirugías. Me dolían en todo momento, andando, sentada, tumbada, durmiendo… por lo que también me minaba un poco moralmente porque no podía olvidarme de esa sensación. No sabemos por qué ocurrió y hoy en día seguimos sin saberlo. Afortunadamente, semanas después empecé a mejorar y todo fue bien.

¿De qué te acordabas al pisar la moqueta azul como ganadora de estas dos carreras? ¿Y de quién?

Sinceramente no me acordaba de nada en especial. Solo lo estaba disfrutando... y mucho.

Tamara Gómez: "Nunca pensé en dejarlo; no quería que una piedra en el camino decidiera por mí"

Tamara Gómez: "Nunca pensé en dejarlo; no quería que una piedra en el camino decidiera por mí"

¿Qué te decías a ti misma cuando las cosas iban de mal en peor, primero con la fractura de vértebra y después con el síndrome de atrapamiento de la arteria poplítea?

He intentado tomarme las cosas lo mejor posible. Creo que me afectó más en algunos aspectos la fractura de vértebra, aunque lo de las piernas era bastante más grave.

No me gusta hacer dramas de nada e intento tomarme las cosas viéndolas con relatividad. Hay que relativizar todo, y eso intenté hacer. A todo el mundo le pasan cosas, solo hay que afrontarlas.

No quiero quedar como que todo ha sido bonito y no he tenido momentos malos, ni mucho menos, pero he intentado exprimir el lado positivo de estos años. Cuando me rompí la vértebra, lo peor era que no podía hacer nada más que esperar, esperar a que soldara. Me sentía un poco impotente. Cuando me diagnosticaron el síndrome de atrapamiento poplíteo y me lo pintaron muy mal, lo primero que pensé fue: ‘Vale, esto es lo que hay, qué hacemos para solucionarlo’.

Me ha ayudado muchísimo tener un círculo de amigos totalmente ajeno al triatlón, por eso mismo, porque me ayudaban a ver las cosas desde otra perspectiva. Además, tengo amigas que son ejemplos a seguir de cómo afrontar cosas desagradables de la vida y es una suerte tenerlas.

Publicidad

Te llegaron a decir que "te conformaras con hacer vida normal"...

Sí… la primera conversación que tuve con una médica después del diagnóstico para que me explicara cómo había que tratar el problema (no había otra alternativa que la cirugía) fue bastante dura. Las cirugías eran complicadas porque había que manipular mucho en un espacio muy pequeño donde hay estructuras delicadas, y consistían en seccionar una porción de gemelo interno en cada pierna, que me estrangulaba las arterías poplíteas. Yo solo preguntaba si iba a poder volver a correr como antes, y recuerdo perfectamente que me dijo: ‘Vamos a ver… no lo estás entendiendo. Yo sé que eres joven y es difícil de asimilar ahora. Pero no tengo que operarte para que vuelvas a correr, es necesario operarte para salvarte las piernas’.

Después de esa conversación busqué información (la poca que pude encontrar sobre este síndrome porque no es muy común) y visité a varios cirujanos vasculares. Todos coincidían en lo mismo pero el Doctor Francisco Javier Serrano (jefe del servicio vascular del Hospital Clínico de Madrid) fue el único que me dijo que estuviera tranquila, que entendía que lo más importante para mí era poder volver a hacer deporte, así que decidí que me operara él y fue la mejor decisión que pude tomar. Todo salió genial y gracias a él y a Bodoque (fisio de la FETRI y muy amigo mío con quien tengo una conexión especial y ahora más todavía) estoy mucho mejor de lo que hubiera firmado estar el día del que hablaba al principio.

¿De qué manera te ayudaron Javier Gómez Noya y Miriam Casillas?

En este periodo de buscar información y segundas (y terceras y cuartas) opiniones, Javi contactó con un reconocido traumatólogo de Nueva Zelanda para ver si nos podía orientar un poco sobre el tema, y fue gracias a Miriam que conocí al doctor que me operó. Ella estudió medicina e hizo sus prácticas en el Clínico de Madrid y le comentó mi caso a uno de sus profesores que es cirujano vascular. Concertamos una reunión con ‘el jefe’ y ese día planificamos todo.

¿Cómo era la Tamara Gómez que ganó la Copa del Mundo de Mooloolaba y el Campeonato de España de Triatlón Olímpico en 2015 y cómo es la Tamara Gómez que ha superado estos cuatro años repletos de obstáculos?

Me gusta mucho más la Tamara de ahora porque le doy mucha menos importancia a las cosas que no la tienen tanto. Pienso que en realidad nada es tan importante, todo llega y todo pasa.

En el ámbito del triatlón antes a veces me presionaba mucho a mí misma y no disfrutaba las carreras. Ahora las estoy disfrutando infinito, el antes, durante y después.

Tamara Gómez: "Nunca pensé en dejarlo; no quería que una piedra en el camino decidiera por mí"

Tamara Gómez: "Nunca pensé en dejarlo; no quería que una piedra en el camino decidiera por mí"
Publicidad

¿Qué enseñanzas te dejan estos cuatro años?

Uf… En este tiempo me he conocido mucho a mí misma. He tenido muchas conversaciones conmigo misma. Todos somos más fuertes de lo que creemos. Creo que afronto las cosas con otra actitud, vengan las cosas como vengan.

El día que me diagnosticaron el atrapamiento poplíteo y salí de la clínica pensando que posiblemente no volvería a correr, un amigo llamó a ‘Chente’ para tener una charla con él, y fue la primera vez que escuché la palabra ‘resiliencia’. Su familia estaba pasando por un momento complicado, y nos explicó (y tenia toda la razón del mundo) que, aunque lo que venía en ese momento era muy malo, tenia que ser capaz de enfrentarme a ello y superarlo, y de esa experiencia iba a sacar una enseñanza positiva que me iba a servir para todos los ámbitos de mi vida.

Además, no has perdido el tiempo ni mucho menos... Has estado estudiando y trabajando...

Sí, necesitaba sentir que estaba aprovechando el tiempo y tener la cabeza ocupada, así que cogí muchas asignaturas de la universidad (16 en el año), estuve trabajando desde abril hasta octubre en la sede en Madrid de una agencia de medios multinacional, y a la vez lo compaginaba con rehabilitación de lunes a sábado. En algunos momentos fue un poco estresante pero muy gratificante.

Tamara Gómez: "Nunca pensé en dejarlo; no quería que una piedra en el camino decidiera por mí"

Tamara Gómez: "Nunca pensé en dejarlo; no quería que una piedra en el camino decidiera por mí"

Empezaste a correr en septiembre de 2018. En menos de un año ya eres otra vez campeona de España... ¿Cómo lo has hecho?

Empecé a correr en septiembre pero hay muchos meses de muchísimo trabajo de rehabilitación y fortalecimiento detrás. De momento, mi volumen de kilómetros a pie a la semana es bajo porque todavía tengo muchas molestias y me cuesta recuperar mucho los gemelos y los soleos después de las sesiones de entrenamiento y competiciones (aunque estoy notando mucha mejoría estos últimos meses), pero parece que mi entrenador, Carlos Prieto, ha encontrado la combinación buena de volumen/calidad que me está permitiendo correr bien.

¿Cuánto crees que te queda para volver al mismo nivel que en 2015?

Eso es difícil de saber. Ojalá pueda volver a ese nivel y no solo eso, sino seguir mejorando.

¿Cuáles son tus objetivos a partir de ahora?

El objetivo ahora mismo es volver a coger consistencia, poder meter buenas semanas de entrenamiento, que desaparezcan por completo las molestias e ir asimilando cada vez mejor las competiciones que vaya haciendo.

Publicidad
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Ideas frescas y originales para disfrutar de viajes diferentes...

Analizamos cómo ruedan las zapatillas 890v7 de New Balance, una de las más polivalent...

Recibes la caja en tu casa, sacas la bici, aprietas 4 tornillos, le pones los pedales...

Ligeras, pero también estables y amortiguadas, así son las ASICS Gel-DS Trainer 24...

Además de entrenar duro, hay que prestar especial atención a la recuperación, element...

¿Sabías que en tu cuerpo conviven 100 billones de microorganismos? Y una buena parte ...