Saúl Ordoñez, bronce en el Mundial de Birmingham

La gallega Ana Peleteiro, bronce en triple salto.
EFE -
Saúl Ordoñez, bronce en el Mundial de Birmingham
Llegada a meta de la final de 800 metros.

El leonés Saúl Ordóñez regresó a la posición de medallista de bronce en la final de 800 de los Mundiales en pista cubierta tras la recalificación del estadounidense Drew Windle, que había terminado segundo por detrás del polaco Adam Kszczot y había sido descalificado por obstruir a un contrario. 

Windle había sido descalificado en una carrera lenta que no supo gestionar el otro español presente, el salmantino Álvaro de Arriba, que competía resfriado y terminó quinto con 1:48.51.

El polaco Adam Kszczot, invicto este año, refrendó su condición de favorito y se llevó el título con 1:47.47, seguido de Windle (1:47.99) y del berciano Ordóñez, que llegó al Mundial repescado por la IAAF tras la renuncia del sevillano Kevin López.

La carrera discurrió al ritmo lento que marcó el marroquí Mostafá Smaili (26.73 el 200, 55.77 el 400). De Arriba, que había pasado una mala noche, fue siempre a cola del grupo, en tanto que Ordóñez se situó segundo, hasta que Kszczot, defensor del título, tomó la cabeza al entrar en el último giro.

Ordóñez, con la peor marca de los participantes pero con su habitual descaro, resistió en la tercera posición hasta la meta, mientras que De Arriba, a diferencia de lo que hizo en semifinales, no pudo adelantar en la recta.

De Arriba es el único de la selección española que ocupaba puesto de podio en el ránking de los participantes en Birmingham: tercero, sólo por detrás del keniano Emmanuel Korir y del estadounidense Donovan Brazier. La baja del primero, por no tener el visado a tiempo, y la eliminación del segundo en las series reforzaron las opciones españolas.

Por primera vez en la historia de los Mundiales bajo techo España tenía dos representantes en una final de 800, una disciplina que hasta hoy había reportado al equipo español una medalla de plata (Tomás de Teresa en Sevilla'91) y un bronce (Mayte Martínez en Birmingham 2003).

Se trata de la segunda medalla para el equipo español, horas después del bronce obtenido por Ana Peleteiro en el triple salto. España nunca había subido a un podio en esta modalidad hasta el momento. “Hoy salté por mi familia, por mi entrenador y sobre todo por España”, relataba la gallega tras conseguir su ansiada medalla.

Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Es el primer coche SUV 4x4 híbrido enchufable y la opción que elige Gómez Noya para m...

Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...

La 890 de New Balance ha vuelto al mercado este 2018....

Así es la Merida Reacto Disc Team E....