Otra exhibición de los hermanos Ingebrigtsen en los Europeos de Cross

Mechaal acaba séptimo.
EFE -
Otra exhibición de los hermanos Ingebrigtsen en los Europeos de Cross
Otra exhibición de los hermanos Ingebrigtsen en los Europeos de Cross

La familia Ingebrigtsen, que dominó el mediofondo en los Europeos en pista de Berlín, volvió a lucirse cuatro meses después sobre el barro del Safaripark de Tilburgo (Holanda) en los Europeos de cross, con las victorias de Filip en la carrera sénior y de Jakob en la sub-20.

Adel Mechaal, subcampeón continental el año pasado, volvió a ser el mejor español en categoría sénior pero esta vez séptimo, después de venirse abajo en el último tercio de la prueba. Toni Abadía (14º), Dani Mateo (16º), Javi Guerra (31º), Chiqui Pérez (37º) y Fernando Carro (51º) completaron el equipo español que se quedó a un solo punto de la medalla de bronce, en manos de Italia.

Frío, viento, lluvia y barro, los elementos que otorgan su aureola épica al cross, se dieron cita en el circuito plano -con toboganes y algunos troncos atravesados- del Safaripark Beekse Bergen en la 25 edición de los campeonatos.

Sobre un recorrido de 10.300 metros defendía título Kaan Kigen Ozbilen, el último de tres campeones europeos turcos de origen africano (Polat Kemboi Arikan en 2014 y Aras Kaya en 2016), que venía de correr en octubre el maratón de Amsterdam en 2h06:24.

Mechaal, plata en 2017, salió tirando sin complejos. En el cuarto km, tras unos minutos con los turcos delante, lo hizo el noruego Filip Ingebrigtsen -de los tres hermanos, el intermedio-, que se estrenaba en categoría sénior.

Mediada la carrera quedaban ocho arriba. Mechaal aguantaba con los dos campeones turcos Kaya y Ozbilen, Ingebrigtsen y el belga Isaac Kimeli, pero se quedó rezagado en el séptimo mil y acabó séptimo, a 31 segundos del ganador.

Ingebrigtsen se quedó solo con Kaya y Kimeli para discutirles la victoria en la última vuelta y los batió con un tiempo de 28:49. Kimeli llegó segundo (28:52) y Kaya tercero (28:56).

La turca de origen keniano Yasemin Can se erigió en la primera mujer que gana tres títulos europeos de cross con una exhibición en solitario desde el tercer kilómetro de la carrera de 8.300 metros en el Safaripark de Tilburgo (Holanda).

España, sin dos de sus mejores especialistas -Ana Lozano e Irene Sánchez-Escribano, que se recuperan de sus lesiones- obtuvo el sexto lugar por equipos (uno peor que en 2017). Trihas Gebre, duodécima, volvió a ser la mejor española, seguida de Nuria Lugueros (35ª con 27:58), Tania Carretero (38ª con 28:02) y María José Pérez (28:11).

La carrera, de 8.300 metros, fue controlada por Can desde el disparo de salida. A su estela se puso Susan Krumins, subcampeona de Europa de 10.000 en posta, la ídolo holandesa que regresaba a los campeonatos diez años después de ser campeona sub-23 en 2008.

La turca, de 21 años, se fue en el tercer mil y a partir de ahí se dedicó a gestionar su ventaja, pero la suiza Fabienne Schlumpf, actual subcampeona europea en 3.000 m obstáculos, la alcanzó, con su larga zancada, poco antes de la última vuelta y la atacó varias veces. Ninguna cedió, de forma que el título se resolvió en el último 100 a favor de Can.

Con un tiempo de 26:05, la turca batió por un segundo a Schlumpf y el bronce, por cuarta vez, fue para la noruega Karoline Grovdal (22:04).

Jakob Ingebrigtsen, campeón de Europa absoluto de 1.500 y 5.000 metros en pista, trasladó su hegemonía continental al barro para hacerse con su tercer título consecutivo sub-20 en los Europeos de cross, en un mano a mano con el campeón de España, Ouassim Oumaiz.

El pequeño de los Ingebrigtsen, de 18 años, cubrió los 6.300 metros en 18 minutos justos, relegando al segundo lugar al atleta de Nerja, que había hecho la selección definitiva y cruzó la meta 9 segundos después.

El año anterior Oumaiz, que entrena en Madrid con Antonio Serrano, había acabado en el puesto 23. Esta vez rompió la carrera a mitad de recorrido, llevándose consigo a Elzan Bibic y a Ingebrigtsen. Atacó dos veces, pero sólo el serbio cedió. El noruego atacó en el último mil y se fue sin dificultad hacia la victoria.

Por equipos, primera victoria de Noruega, que se impuso con 28 puntos, seguida de Gran Bretaña (30). España, que defendía título por conjuntos, cayó al séptimo lugar.

La burgalesa Celia Antón, quinta, lideró al equipo español femenino que obtuvo la medalla de plata en la categoría sub-23.

El atletismo español aprobó, finalmente su asignatura pendiente en los Europeos de cross. España había conseguido medallas en todas las categorías excepto en esta, la femenina sub-23, pero hoy resolvió la carencia con una plata con 24,50 puntos, por detrás de Alemania (21,50).

Un cambio de la alemana Anna Gehring (plata en 2015) en el cuarto kilómetro seleccionó a siete arriba y dejó cortadas a la arandina Antón y a la viguesa Carmela Cardama, las dos mejores españolas.

Gehring parecía tener el oro a buen recaudo cuando se adelantó a todas, pero la danesa Anna Emilie Moeller llegó por detrás para arrebatarle la victoria con un tiempo de 20:34, dos segundos delante de la alemana. Antón terminó quinta con 20:57, Cardama séptima con 21:04 y Marta García -la tercera que puntuaba- duodécima con 21:13.

El francés Jimmy Gressier se convirtió en el primer doble campeón de Europa sub-23 en una carrera que dio la medalla de bronce por equipos a España, liderada por Tariku Novales, sexto.

Sobre la distancia de 8.300 metros en el circuito embarrado del Safaripark Beekse, Gressier puso un fuerte ritmo ya desde el segundo kilómetro. Sólo el campeón alemán absoluto, Samuel Fitwi, un refugiado de origen eritreo, se atrevió a seguirlo.

El francés castigó durante media carrera al germano, que se mantuvo siete metros por detrás pero acabó cediendo. Gressier ganó con un tiempo de 23:37, seguido, a 8 segundos, de Fitwi. Novales llegó sexto, a 28 segundos del ganador; Adrián Ben décimo con 24:12 y Aim Houkmi -tercer español que puntuaba- vigésimo sexto con 24:43.

Francia, que también obtuvo bronce con Hugo Hay, repitió oro por equipos con 11 puntos, seguida de Gran Bretaña (30) y España (42).

España había debutado con un séptimo puesto en la carrera sub-20 femenina. El año anterior había logrado bronce por equipos. La palentina Carla Gallardo se batió con las mejores y acabó sexta (ganando trece puestos respecto al año anterior), a doce segundos de la vencedora, Nadia Battocletti, campeona de Italia absoluta de 5.000, que marcó un tiempo de 13:46.

LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

El vigente bicampeón del mundo y 'recordman' de Kona, junto con el equipo BMC-Vifit, ...

Las prestaciones para el triatleta de la FuelCell Rebel y la FuelCell 5280....

La élite internacional del triatlón se concentró en Banyoles el pasado fin de semana ...

Bastante severidad exige la práctica del triatlón, como para tener que renunciar a la...

Aprende a alimentarte y a suplementarte para tus próximos retos con los consejos de M...