Cómo terminar 11 maratones sin el pie derecho

"Justo en ese momento supe que había cambiado mi vida; me iban a cortar el pie".
EFE (Javier Alonso) -
Cómo terminar 11 maratones sin el pie derecho
Cómo terminar 11 maratones sin el pie derecho

Tarde lluviosa en Palma en 2007. Ocho de la tarde. Dos jóvenes "hacen carreras" con sus coches junto a la gasolinera de Avenidas de la capital balear. Pierden el control y causan un accidente que cambiará la vida de Jaime Cardona, corredor aficionado de maratones. Tenía entonces 38 años.

Cardona había llevado el coche de su mujer a repostar tras recoger su dorsal y el de sus amigos, que corrían al día siguiente, 15 de diciembre, el maratón de Calvià. Se encontraba de pie fuera del automóvil.

Oyó un ruido y en una "décima de segundo" pegó un salto hacia un lado. Salvó su vida, pero su pie derecho quedó destrozado, según ha relatado en una entrevista con Efe: "Justo en ese momento supe que había cambiado mi vida; me iban a cortar el pie, aunque en este momento no sentía ningún dolor, de tan fuerte que fue el impacto". Hasta ese día había corrido 14 maratones.

Como era tan flaco, en la ambulancia pensaron que podría ser toxicómano y le preguntaron si había tomado algo. "No sé cuántos litros de Aquarius he bebido y cuánta pasta he comido, mañana corro un maratón", respondió.

Esa misma noche los cirujanos le amputaron el pie derecho en el hospital Son Dureta de Palma y empezó una nueva vida, pero mantuvo su ilusión: hacer deporte y, en concreto, atletismo, a pesar de que un médico le aseguró que podría volver a su trabajo en una fábrica de perlas de Mallorca pero que "jamás" volvería a correr.

"Al día siguiente", en cuanto despertó, le pidió a su mujer un bolígrafo y un cuaderno, que aún guarda con celo. En la primera página tituló "Planning de recuperación". El objetivo: correr el maratón de Calviá al año siguiente. No lo logró, pero sí lo consiguió tres años después: en diciembre 2010 volvió a Calviá y terminó triunfante en la meta.

"Tras la operación, mi maratón consistió en cómo recuperarme; solo pensaba en recuperarme", y en ello puso todo su empeño para poder volver a andar y a correr con la ayuda de una prótesis aferrada a la tibia que le cubre el vacío del pie inexistente.

No fue un camino fácil, asegura Jaime Cardona, que en agosto cumplirá 50 años. De hecho, su primera prótesis costó unos 9.000 euros y "no servía ni para ir a la piscina".

Pero con su espíritu de lucha y superación ha logrado hasta el día de hoy correr 11 maratones más, como Valencia, París, Berlín, Barcelona, Madrid, Ámsterdam y Zúrich.

"El primer kilómetro que corrí tras el accidente fue con un relleno y lo hice en casi diez minutos, después mi lucha fue correr 4,5 kilómetros, y así llegó mi primer medio maratón en Santa Pola", afirma orgulloso en la habitación de su casa del Portitxol de Palma, repleta de medallas de sus 25 maratones y casi 450 medias maratones, sus fotos y las entrevistas por su lucha deportiva.

"Esto es lo que intento trasladar (en sus charlas en colegios, hospitales y donde le invitan) cuando digo que vengo de una familia de cinco hermanos con un padre que nos abandonó cuando éramos pequeños, que no pude estudiar porque no teníamos dinero y que tuve que ponerme a trabajar a los 16 años: donde hay un problema, existe una solución; es mi manera de encarar la vida", cuenta.

En su casa, donde vive con su mujer y sus dos hijos, con los que practica deporte, tiene dos prótesis de fibra de carbono: una de 2 kilos para su vida ordinaria y otra para correr de 1,4 kilos.

Ya está preparando su próximo objetivo, que podría ser el maratón de Pisa, que sería la número 26, o bien un triatlón. "Cuando no pueda correr maratones, correré medios", asegura Cardona, que reconoce que el público y los propios corredores le aplauden cuando le ven correr con su prótesis. "La gente me anima muchísimo, pero yo animo muchísimo a los demás", apostilla.

También comenta su experiencia cuando dio una charla en la cárcel de Palma. Un preso le preguntó qué hubiera pasado si no hubiera terminado su primer maratón tras el accidente. "Le respondí: 'Yo ya he ganado'. Le dije: '¿sabes por qué? Aunque no llegue, he entrenado por cumplir mi ilusión, yo ya he triunfado porque he puesto lo mejor de mí'".

La diferencia de su marca antes y después del accidente es de media hora. Ahora su tiempo en maratón es de 3 horas y 20 minutos, aunque Cardona asevera con una sonrisa: "Pero pretendo mejorarla".

LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Si hay un componente crítico en una bicicleta de triatlón cuando se persigue la obten...

El vigente bicampeón del mundo y 'recordman' de Kona, junto con el equipo BMC-Vifit, ...

Las prestaciones para el triatleta de la FuelCell Rebel y la FuelCell 5280....

Bastante severidad exige la práctica del triatlón, como para tener que renunciar a la...

Aprende a alimentarte y a suplementarte para tus próximos retos con los consejos de M...