Alistair Brownlee: "Pasé por un infierno de tres meses antes de las Series Mundiales de Leeds"

Alistair Brownlee confiesa que deseaba e intentó estar en los Juegos con todas sus fuerzas y que, precisamente por eso, se lesionó.

Alistair Brownlee: "Pasé por un infierno de tres meses antes de las Series Mundiales de Leeds".
Alistair Brownlee: "Pasé por un infierno de tres meses antes de las Series Mundiales de Leeds".

Alistair Brownlee, de 33 años, doble campeón olímpico (Londres 2012 y Río 2016), se despidió de sus opciones de estar en los Juegos de Tokio de la peor manera posible. Hace un mes, compitiendo 'en casa', en la prueba de las Series Mundiales de Leeds, el mayor de los famosos hermanos británicos fue descalificado "por comportamiento antideportivo durante el segmento de natación". Para ser más concretos, Alistair le hizo directamente una aguadilla al triatleta estadounidense Chase McQueen, cuando ambos nadaban en paralelo.

Quería estar en Tokio a toda costa, pero no estaba en su mejor momento, ni mucho menos, y la apuesta le salió mal, muy mal... “No estaba muy en forma en la línea de salida de Leeds. Había tenido tres meses de infierno antes de la prueba, sabiendo que tenía este problema en el tobillo. Sabiendo al mismo tiempo que no había nada que pudiera hacer al respecto, y simplemente haciendo absolutamente todo lo que podía para estar en forma medio decente para intentar rendir. Y finalmente no funcionó", ha explicado ahora en el podcast de la web de la ITU (Federación Internacional de Triatlón).

“Mi gente me decía que no debía competir, pero yo pensaba: Estamos en Leeds, es tu última oportunidad, date la oportunidad, podrías tener mucha suerte y podría funcionar", asegura Alistair, que hace diez días se sometió a una cirujía para empezar a recuperar su maltrecho tobillo.

“Este ha sido definitivamente el final de mi carrera en la corta distancia. Si soy sincero, mucha gente me ha preguntado en estos últimos meses por qué he intentado volver a los Juegos Olímpicos... Sabía que correr rápido y entrenar para triatlón de corta distancia suponía un alto riesgo de lesión. Sabía que, al tener más años, era un poco más lento y me resultaba más difícil hacer ese trabajo rápido. Sabía que estaba en mi contra. Sabía que, incluso si llegaba a la línea de salida en Tokio en la mejor forma posible, no habría estado al nivel que en Río o en Londres. Y luego, obviamente, me lesioné y fue realmente frustrante y muy estresante. Y me pregunté por qué lo había hecho. Ese es el poder del deporte y de los Juegos Olímpicos. Esa es la respuesta a esa pregunta: Lo hice porque me encanta competir en triatlón en la cita más importante de la distancia olímpica", relata el mayor de los Brownlee, que confía plenamente en la capacidad y en las posibilidades de su compatriota Alex Yee.

“Conozco bastante bien a Alex. Es un atleta absolutamente fantástico y lo lleva demostrando ya varios años. Era solo cuestión de tiempo que estuviera en lo más alto. Realmente es un candidato a todo en los Juegos Olímpicos", concluye.

Los mejores vídeos