Acaba en la UCI tras retirarse del IRONMAN de Lanzarote... con COVID y "un posible infarto"

El triatleta toledano Pedro Tomé, de 53 años, hacía su undécimo IRONMAN, el quinto en Lanzarote.

Acaba en la UCI tras retirarse del IRONMAN de Lanzarote... con COVID y un posible infarto.
Acaba en la UCI tras retirarse del IRONMAN de Lanzarote... con COVID y un posible infarto.

"Dicen que pudo ser un posible infarto de estos que pasan y se van, o una angina de pecho, porque ahora todo está volviendo a la normalidad: los marcadores, los niveles de las enzimas del corazón"... son las palabras de Pedro Tomé en ABC desde la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín, en Las Palmas, donde permanece ingresado desde el sábado.

Allí acabó el triatleta toledano, de 53 años, el que iba a ser su undécimo IRONMAN, el quinto en Lanzarote. Sin embargo, en esta ocasión las circunstancias se volvieron en su contra, empezando por el Covid, del que estaba infectado de manera asintomática y sin saberlo.

"Competí con el virus y yo no lo sabía; por eso he preguntado al médico esta mañana si pudo causar esto, pero no lo saben", asegura Tomé, al que le van a practicar un cateterismo para comprobar si tiene algún tipo de afección cardiaca. 

Ya durante la prueba, vomitó al final del segmento de la natación, aunque en ese momento pensaba que fue sólo por haber tragado agua del mar. Llegó hasta el kilómetro 160 de los 180 del sector de ciclismo.

"Durante toda la bici notaba que las sensaciones no eran buenas, no me entraba en los pulmones todo el aire que tenía que entrar cuando lo demandaba. Entonces pensé que había algo raro", explica Tomé, que puso pie a tierra para ser evacuado vía aérea a Las Palmas de Gran Canaria.

Nuestros destacados