Abel Antón: "Hubiera podido acompañar a Kipchoge hasta el medio maratón"

"Hasta el medio maratón sí, y con zapatillas normales".

EFE

Abel Antón: "Hubiera podido acompañar a Kipchoge hasta el medio maratón"
Abel Antón: "Hubiera podido acompañar a Kipchoge hasta el medio maratón"

Abel Antón, doble campeón mundial de maratón, calcula que en su etapa como atleta de élite "hubiera podido acompañar a Eliud Kipchoge hasta el medio maratón en la carrera en que el atleta keniano derribó el muro de las dos horas en un maratón (1h59:40), el 12 de octubre pasado en Viena.

"Hasta el medio maratón podría haber ido con él, cuando yo era élite, a ritmo de 1h01 o de una hora pelada. No tengo una gran marca en el medio (1h03:15) porque estuve sólo cinco años en el maratón y los medios que hice no fueron al cien por cien, sino como entrenamiento para un maratón", explicó a EFE el exatleta soriano, que participó este domingo en la Vuelta Pedestre a Tres Cantos.

"Hasta el medio maratón sí, y con zapatillas normales", insistió, "pero a partir de ahí ya no podría seguirlo a ese ritmo tan impresionante (2:52 minutos por km). Tal vez hubiera podido seguir algún kilómetro más con sus zapatillas especiales", bromeó.

Antón no las ha probado nunca, pero tiene referencias de que las Nike AlphaFly utilizadas por Kipchoge "dan mucha ventaja porque corres con impulsión y te amortigua de tal manera el impacto que no te casca muscularmente. Es una doble ventaja que le ha permitido correr a esos ritmos".

"No he probado esas zapatillas especiales porque lo que hago yo es entrenar 13 o 14 kilómetros todos los días a mis ritmos, sin intención de hacer marcas, sino para mantenerme en forma. No se me ha ocurrido probarlas", señaló.

Antón siempre tuvo claro que un día u otro se bajará de las dos horas en el maratón en condiciones legales. "Y sigo pensándolo. Ahora, con estas ventajas Kipchoge corría como un gamo, y es cierto que tenía liebres, pero aún así había que correrlo", advirtió.

El doble campeón mundial se declara orgulloso de sus dos títulos mundiales de maratón (Atenas'97, por delante de Martín Fiz, y Sevilla'99), así como de sus triunfos en los prestigiosos maratones de Londres (1998) y Berlín (1996).

"Soy el último blanco en ganar un Mundial, pero también el último blanco que ha ganado en Berlín, donde se baten todos los récords. Ganar Londres ahora es imposible para un atleta blanco, con el nivel de africanos que corren en 2h02 y 2h03. Correr en 2h02 en Londres, como ha hecho Kipchoge, es mucho más difícil que correr en 2h03 en Berlín. Los buenos atletas -campeones olímpicos, mundiales, las 15 mejores marcas- siempre están en Londres, en Berlín sólo un par de ellos para hacer marca".

Antón se mantiene "fino" a sus 57 años, convertido ahora en adiestrador de debutantes para el maratón de Sevilla con el programa "123acorrer". Este domingo preparó en la Vuelta Pedestre a Tres Cantos (Madrid) a exdeportistas de elite como Fermín Cacho, Eli Pinedo, Rafa Pascual y Pedro García Aguado, a quienes acompañará el 23 de febrero próximo en el maratón de Sevilla.

"En este programa del Banco Santander preparo a deportistas famosos para correr su primer maratón en Sevilla. Tres Cantos era el primer test de cara a Sevilla. El objetivo consiste en correr sobre las cuatro horas en Sevilla".

Los 15 km de la 24 Vuelta Pedestre a Tres Cantos son duros, y no solo por los cero grados que marcaba el termómetro en la salida. Desde el polígono hay que subir, sobre la escarcha del Parque Central, hasta el Ayuntamiento, casi dos kilómetros de ascenso. "Sí, es durillo, pero ideal para ver como está la gente", asegura Antón.

Víctor Bugallo, del club Dzero Triatlón, con un tiempo de 50:44, a un ritmo de 3:22 el km, y Maite Rodríguez (Club Corredores) con una marca de 59:54, a 3:59 el mil, fueron este domingo los vencedores de la carrera de Tres Cantos.

"Fermín Cacho quiere volver a Sevilla para terminar su primer maratón, ya que el año pasado nos dejó tirados porque no entrenó lo suficiente. Pero este año sí que lo está haciendo -asegura su paisano Antón-. Después de Nochebuena hizo conmigo en Soria una tirada larga de dos horas y cinco minutos, 22 kilómetros seguidos y lo he visto bien. Con tres o cuatro tiraditas así, el maratón lo tiene chupado".