¡22 horas a la semana de entreno con la clavícula y la escápula rotas... y el brazo en cabestrillo!

El triatleta sueco Rasmus Svenningsson se operó hace tan sólo 13 días de fractura de clavícula y de escápula. Lo que no le impide seguir entrenando hasta 22 horas a la semana con el brazo en cabestrillo.

22 horas a la semana de entreno con la clavícula y la escápula rotas... y el brazo en cabestrillo
22 horas a la semana de entreno con la clavícula y la escápula rotas... y el brazo en cabestrillo

En 2018 conquistó el Mundial IRONMAN de Kona en su franja de edad (25-29), con un tiempo de 8h34'01" (32º de la clasificación general). Fue el espaldarazo definitivo para hacerse PRO. Se trata del triatleta sueco Rasmus Svenningsson, de 29 años, que también estudia Medicina en Estocolmo y del que ya hemos hablado en alguna ocasión.

En junio de 2020, en pleno confinamiento por la pandemia de Covid-19, se 'cascó' un IRONMAN de entrenamiento para comprobar si, después de unos meses dedicado plenamente al triatlón con semanas de hasta 30 horas de entrenamiento, era capaz de completarlo por debajo de las 8 horas. Así fue: 7h59'32" 

Como era de esperar, en 2021 llegó su eclosión definitiva: logró su primera victoria IRONMAN como profesional en Lake Placid. Además, fue segundo en el de Austria y tercero en el de Sudáfrica. En estos momentos ocupa el puesto 15º en el Ranking de la PTO (Organización de Triatletas Profesionales), una posición que quiere mejorar... a toda costa.

Para ello, sigue entrenando hasta 22 horas a la semana... ¡con el brazo en cabestrillo y tan sólo 13 días después de someterse a una operación para restañar una múltiple y complicada fractura de clavícula y escápula, que se produjo recientemente tras ser atropellado mientras entrenaba en bici en Fuerteventura!

"Desafortunadamente, lo que iban a ser siete semanas de concentración en Fuerteventura acaban aquí. He sido atropellado por una furgoneta (afortunadamente a una velocidad bastante baja) y me he fracturado la clavícula y la escápula", explicaba en las redes sociales Svenningsson el pasado 16 de febrero. 

1
 

Poco después la situación se complicaba. " Al principio, los médicos de Fuerteventura me avanzaron que se trataba de una fractura de clavícula estándar que, probablemente, no requería ninguna intervención quirúrgica, así como una fractura de escápula bastante sencilla. Después de más pruebas radiológicas ya en casa, quedó claro que la lesión era más grave: fractura de clavícula muy dislocada y fracturas generalizadas de la escápula. Me he sometido a una operación de 6 horas que ha dejado huella en el cuerpo", añadía el 4 de marzo.

Captura de pantalla 2022 03 15 a las 10.22.38
 

Ahora, trece días después de la intervención, el triatleta sueco nos cuenta, también en las redes sociales, que está entrenando hasta 22 horas a la semana. En el vídeo que ha publicado, se le puede ver haciendo rodillo con el brazo en cabestrillo.

"La primera semana de regreso a los entrenamiento después de la cirugía está hecha. Nos centramos en el trabajo aeróbico fácil en el rodillo, combinado con algún trabajo aeróbico alternativo (elíptica, caminar con una pendiente alta en la cinta) y ejecutar ejercicios específicos de fuerza/activación y core. El volumen general se mantuvo bajo: 22 horas, así como la intensidad. La potencia promedio en las sesiones de bicicleta fue de 258 vatios

Dado el volumen de ciclismo que puedo hacer, veo la oportunidad de aumentar mi capacidad aquí aún más, así como mejorar la calidad del movimiento al correr y nadar a través de ejercicios de habilidades motoras. Mi mayor desafío ahora será encontrar el equilibrio entre permitir que mi cuerpo continúe sanando y generar un estímulo aeróbico tan grande como sea posible para volver a estar en forma", explica.

Nuestros destacados