Roberto Cejuela: "Entrenar a Fernando Alarza ha sido el reto más importante de mi carrera"

Pocas veces salen de un segundo plano y, sin embargo, son parte fundamental de los éxitos, sean de los triatletas de élite o de los grupos de edad. Entrevistamos al hombre que lleva a Fernando Alarza y al campeón del mundo sub-23, Roberto Sánchez Mantecón.

Cristina Azanza

Roberto Cejuela: "Entrenar a Fernando Alarza ha sido el reto más importante de mi carrera"
Roberto Cejuela: "Entrenar a Fernando Alarza ha sido el reto más importante de mi carrera"

ROBERTO CEJUELA, LA CIENCIA AL SERVICIO DE LA EXCELENCIA

Con frecuencia destacamos el altísimo nivel de nuestros triatletas de distancia olímpica, grandes dominadores del triatlón mundial (Mario Mola, Javier Gómez Noya y Fernando Alarza acabaron las Series Mundiales 2019 entre los cuatro primeros). Pero detrás de estos extraordinarios deportistas también hay excelentes técnicos capaces de guiarlos por el camino correcto para alcanzar la excelencia deportiva. Entre ellos, Roberto Cejuela, entrenador vocacional que buscó en la universidad la evidencia científica que luego contrastó con su experiencia diaria. Esta mezcla de evidencia-ciencia le ha llevado a progresar profesionalmente abarcando ambas facetas para mejorar cada año y, sobre todo, para hacer evolucionar a sus deportistas. En esta entrevista os acercamos a uno de nuestros mejores entrenadores.

En el último año, los éxitos de Roberto Sánchez Mantecón (campeón de españa en 2018 y del mundo sub-23 en 2019) o de Fernando Alarza (tercero en la Gran Final de las Series Mundiales 2019 y cuarto en el ranking final) han hecho que tu nombre se asocie al entrenador que está detrás de estos resultados, pero quién es Roberto Cejuela? ¿Cuál es tu trayectoria como entrenador?

Soy un chico de Benavente (Zamora). Lo que empezó siendo mi pasatiempo -entrenar- en el colegio y el instituto se ha convertido en mi trabajo. Porque no es lo mismo entrenar para competir que hacer un deporte para pasar el tiempo. Eso fue lo que aprendí cuando entrenaba ciclismo en escuelas, cadetes, junior y sub-23. A raíz de ello, cambié mi opción de estudios en la universidad y, en lugar de hacer Veterinaria, comencé la Licenciatura en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte en la Universidad de León, en el curso 2000/01. Ahí comencé a aprender sobre entrenamiento conociendo las Ciencias del Deporte (fisiología, biomecánica, anatomía, sociología, psicología, métodos de enseñanza, etc). Y empecé a ponerlo en práctica en mi segundo curso en 2002, cuando empecé a hacer las prácticas de director deportivo en el equipo de cadetes y juveniles de ciclismo en Bembibre y Torre del Bierzo (León), donde antes había competido yo. Hasta 2004 fui el preparador físico de este equipo. Por entonces, aún sabia muy poco. Los entrenamientos se basaban en kilómetros como control de la carga, aunque ya teníamos individualizada la intensidad de cada ciclista. Medíamos de forma directa sus zonas de entrenamiento con análisis de gases tres veces por temporada. Con los datos de esos años, ya publicamos mi primer artículo científico de impacto internacional: Exercise Intensity and Load During Different Races in Youth and Junior Cyclists, en el Journal of Strength and Conditioning Research, en Estados Unidos. Luego he mantenido siempre esa filosofía como entrenador: ensayar (práctica)-resultado (error o acierto)-análisis científico, para mejorar el proceso constantemente.

En 2004 conocí el triatlón porque organicé, junto a tres compañeras y un compañero de clase, la primera participación de la Universidad de León en el Campeonato de España Universitario, que fue en Gorliz (Bilbao), donde, por cierto, me luxé un hombro en la natación, aunque terminé nadando todo el segmento con un solo brazo. Ese mismo año, hago el curso de entrenador nacional de la FETRI, que dirigía Cristina Azanza, y comienzo a entender lo que era este maravillo deporte. En 2005 creé el grupo de entrenamiento en la Universidad de León, nos federamos por primera vez, y durante algunos años, fui la única persona con licencia en triatlón de la provincia de Zamora. En 2006 me fui a vivir a Alicante, comencé a estudiar en el programa de doctorado de su universidad e hice las prácticas de entrenador nacional de natación en un club. Allí conozco a dos compañeros de Caravaca de la Cruz (Murcia), que también están estudiando en Alicante y entreno con ellos y compito en su club. Esos años voy entrenado a varios deportistas de ciclismo, triatlón y corredores en el club de Natación Tenis de Elche. En 2008 comienzo a trabajar de profesor e investigador en la Universidad de Alicante y en 2009 ya creo mi grupo de entrenamiento en la UA.

Empecé con juniors que no tenían experiencia en triatlón. Habían nadado de pequeños. Conseguimos ir llegando a nivel élite nacional. Y poco a poco, me han ido eligiendo como entrenador deportistas con más nivel y experiencia previa, como Roberto Sánchez y Jesús Gomar desde 2014, y de otros países como Lasse Lührs o Amitai Yonah desde 2017, hasta Fernando Alarza en 2019. Además, trabajo asesorando a algunos atletas como Dani Arce. Y he entrenado a Elena Lloret desde 2016 a 2018, subcampeona de España de BTT y ganadora de la Copa de España.

Fernando Alarza, en una entrevista reciente, destacaba el “nuevo método" mucho “más específico" de entrenamiento que sigue contigo. Podrías, en la medida de lo posible, resumir cuáles han sido los cambios introducidos en la planificación de Fernando para mantener un nivel tan alto durante todo el 2019?

Comenzar a entrenar a Fernando, ha sido, hasta la fecha, el reto más importante de mi carrera. Disputar las Series Mundiales implica estar en forma desde el mes de marzo a final de agosto, algo que nunca había preparado, y para lo que no tenemos datos ni publicaciones científicas que nos ayuden. En primer lugar, determinamos de forma directa sus zonas de intensidad de entrenamiento individuales para cada disciplina. A partir de ahí, hemos podido hacer un control de su carga de entrenamiento específico mediante el sistema ECOs (volumen de entrenamiento en minutos, multiplicado por su zona de intensidad y por el deporte a entrenar). Y controlamos la fatiga que generaban las sesiones de entrenamiento mediante marcadores subjetivos (ECSs), objetivos (frecuencia cardiaca) y biológicos. Con estos datos, hemos podido distribuir la carga de entrenamiento en los periodos entre competiciones de una forma lo más optima posible, para que pudiera llegar a las competiciones en el mejor estado de forma posible.

Roberto Cejuela, la ciencia al servicio de la excelencia

Roberto Cejuela, la ciencia al servicio de la excelencia

Hablando de planificación, deduzco que no eres muy partidario del método tradicional, con ciclos específicos por segmentos, y sí del ATR (acumulación, transformación y realización). ¿Te sientes más cómodo con esta metodología o simplemente te parece más adecuado para deportistas que tienen que mantener un nivel alto durante toda la temporada (Series Mundiales)?

Me es indiferente el método de planificación. Lo explico en mis clases, los sistemas de planificación han sido experiencias que fueron publicadas por entrenadores, sobre todo de la antigua URSS, sobre deportistas en concreto. En realidad, para crear cualquier programa de entrenamiento, se tendrá un elevado acierto si nos basamos en dos cosas:

  1. Los principios de entrenamiento deportivo

  2. Medir la magnitud de la carga

Si respetamos esto, podemos hacer diferentes sistemas de planificación individualizados a los objetivos y características de cada deportista. Las Series Mundiales 2019 han requerido una periodización ondulante de marzo a agosto, con un periodo de base de diciembre a febrero. En 2019 ese fue el sistema; en 2020, veremos.

En 2009 presentaste tu tesis Análisis de los Factores de Rendimiento en el Triatlón Olímpico. ¿Qué supuso este arduo trabajo respecto a tu quehacer diario como entrenador; es decir, modificó este conocimiento tu metodología previa? ¿Integraste tu conocimiento científico en tu práctica como entrenador?

Siempre, como entrenador, aprendí desde mi experiencia práctica como deportista y, posteriormente, a la vez que aprendía en la práctica como entrenador, estudiada Ciencias del Deporte en la Universidad. Esa ha sido siempre mi forma de trabajo. Y me parece la más acertada para ser lo más cercano a la objetividad posible (ciencia – evidencia), que en sí, es imposible porque el entrenamiento no es una ciencia en sí misma (puesto que no se pueden compara dos situaciones idénticas con diferente estímulo de entrenamiento).

La tesis doctoral es el primer trabajo de investigación que haces en tu carrera, la toma de alternativa. Supone aprender a trabajar en el método científico y capacitarse para aplicarlo. Sin duda, me mejoró como profesional.

Roberto Cejuela, la ciencia al servicio de la excelencia

Roberto Cejuela, la ciencia al servicio de la excelencia

Eres profesor universitario, director de investigación de la Universidad de Alicante, responsable técnico del equipo de Triatlón de la UA, redactor de Sportraining, co-fundador de All your mind (plataforma de entrenamiento para deportistas populares), ¿eres un apasionado del trabajo o del deporte? ¿Cómo lo compaginas todo?

Es mi pasión. Lo que fue mi pasatiempo, gracias al estudio y la práctica se ha convertido en mi trabajo. En trabajos son uno solo. Doy clase de entrenamiento deportivo y triatlón, en el Grado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte de la Universidad de Alicante, investigo sobre entrenamiento deportivo, principalmente en el deporte de triatlón, analizando y estudiando a los deportistas que entreno, que viven todos en la UA. Y eso lo difundimos al mundo, en nuestros artículos científicos y mis clases. Digamos que cada año puedo mejorar nuestro sistema de entrenamiento, nuestros resultados y el conocimiento que difundimos. Sportraning Magazine es la forma de difundir ese conocimiento científico a un nivel más técnico y entendible para entrenadores y deportistas, tanto en la revista como en el simposio anual que realizamos, que fundamentalmente desarrolla mi socio José Enrique Quiroga. Y All in Your Mind es la manera de aplicar, a nivel de deportistas populares, nuestro conocimiento sobre entrenamiento, que fundamentalmente realiza mi socio Jonathan Esteve.

En tu tesis doctoral, en el apartado de perspectivas de futuro, dejabas abierta una interesante línea de investigación como es el análisis de la carga interna (estrés físico y psicológico) en el triatlón olímpico. ¿Qué metodología utilizas para cuantificar la misma con tus deportistas? ¿Utilizas esta información para ajustar las cargas o incluso para modificarlas si la asimilación de las mismas no es la correcta?

Sí, es nuestro tema de investigación actual. Modificamos el programa de entrenamiento, de una sesión a otra, o incluso dentro de la misma sesión, si detectamos que la fatiga generada por el entrenamiento no es la programada, tanto a nivel físico como psicológico, aunque el físico se puede detectar más a corto plazo. Cuando seguimos el principio de individualización del entrenamiento, nos referimos a esto. Un mismo deportista no recupera igual de la misma carga de entrenamiento en dos momentos diferentes de la temporada. Para mí, esta es una de claves del éxito en los deportes donde se acumula una alta carga de entrenamiento.

El entrenamiento de triatlón ha evolucionado mucho en las últimas campañas. ¿Cuáles crees que serán las líneas de investigación de los próximos años que hagan que la metodología de entrenamiento mejore y sea más específica?

Ha evolucionado mucho, porque los entrenadores somos capaces de aprender y cambiar lo que hacemos cada temporada, en base a la experiencia y al conocimiento científico. Esa es la clave. El perfil del entrenador de triatlón es bastante ilustrado en conocimiento. Esto nos debe ayudar sobre todo a ser humildes y saber que sabemos poco y que siempre vamos a poder aprender a mejorar lo que hacemos. El funcionamiento del cuerpo humano ante el esfuerzo, durante y después, la recuperación necesaria, son unas de las claves para poder aplicar la carga de entrenamiento óptima para cada triatleta, que no la máxima carga, sino la que necesite. Además, la técnica de movimiento... Pese a parecer básico, creo que debemos entrenar de forma más específica la técnica de natación de crol en aguas abiertas, y ciclismo y carrera con fatiga previa.

Roberto Cejuela, la ciencia al servicio de la excelencia

Roberto Cejuela, la ciencia al servicio de la excelencia

Eres el entrenador del equipo de Triatlón de la UA, ¿cómo ha evolucionado este equipo en los últimos años? Sois el equipo de la Universidad o al amparo de ésta buscas un grupo de alto rendimiento que se beneficie de las sinergias de entrenar en grupo? ¿Qué tiene tu equipo para atraer a deportistas de élite como Fernando Alarza?

La Universidad de Alicante es nuestra casa y compartimos la filosofía del desarrollo integral de las personas. En este caso, a través del deporte y el estudio. El objetivo es entrenar y estudiar, o viceversa, en función de las posibilidades de rendimiento deportivo que tenga cada persona. Eso siempre será así en deportistas jóvenes de cualquier país del mundo que entrene. Eso ayudará a que sean mejores personas y aprendan a vivir en el mundo normal. No quiero ser responsable de “juguetes rotos" una vez finalicen sus carreras deportivas.

Además, estamos abiertos en nuestro grupo de entrenamiento a deportistas profesionales ya formados que tengan posibilidad de lograr los máximos objetivos: Juegos Olímpicos y Series Mundiales. En cualquier caso, siempre debe ser el deportista quien me elija a mí como su entrenador, que me contrate él o ella, es básico. Que nadie espere que nosotros llamemos a un deportista. Es básico para tener éxito que el deportista crea ciegamente, con fe extrema, en que yo soy el mejor entrenador del mundo para él o ella y le puedo llevar a conseguir sus objetivos.

El equipo lo fundé en el año 2009 para ayudar a mejorar el nivel de entrenamiento del grupo de deportistas que entrenaba entonces. Nos permite trabajar de forma más profesional, con estabilidad en el tiempo y el personal técnico. Comencé solo como entrenador, con deportistas jóvenes de nivel autonómico. Y en la actualidad soy el entrenador jefe de un cuerpo técnico, con dos entrenadores más y dos asesores técnicos. Y compartimos con el resto de equipos una fisioterapeuta y dos masajistas. Nuestras primeras victorias a nivel nacional fueron en el año 2015, con la Copa del Rey, al igual que los primeros top-10 en Copa del Mundo. A partir de ahí, hemos ido subiendo el nivel de los resultados a medida que los deportistas que entrenamos han ido mejorando de igual modo.

Roberto Cejuela, la ciencia al servicio de la excelencia

Roberto Cejuela, la ciencia al servicio de la excelencia

Eres co-fundador de la plataforma All in your mind de entrenamiento de resistencia. ¿En el entrenamiento de triatletas populares o amateurs, qué factores te parecen más importantes y qué debe tener el entrenador para una correcta planificación? ¿Qué diferencias en la distribución de las cargas hay entre un triatleta aficionado y uno profesional?

Un aspecto fundamental es conocer lo que pueden descansar los deportistas, cuántas horas de sueño pueden tener y de qué calidad son. Al igual que la calidad de la alimentación. A partir de ahí, se puede entrenar más o menos carga. Siempre, en un aficionado, se entrena menos carga porque es capaz de recuperar menos, debido a una menor experiencia, una menor calidad genética y, sobre todo, un menor tiempo de descanso (trabajo, familia, hábitos de vida).

Por lo tanto, mi opinión es que, en demasiadas ocasiones, los triatletas aficionados van sobreentrenados, con incorrectas puestas a punto para las competiciones. Compiten demasiado y no tienen unos entrenamientos muy específicos para sus características físicas, psicológicas y técnico-tácticas.

Para terminar, Roberto, ¿dónde te sientes más realizado profesional y personalemente, dando clases en la Universidad, investigando o entrenando a triatletas?

Estudié en la universidad para ser entrenador, siempre lo tuve claro. Ahora mismo estoy cumpliendo mi sueño profesional. Pero lo que he aprendido siendo PDI (Personal Docente e Investigador) es que es fundamental dejar un legado en la vida, para mejorar el mundo. Sin ello, los logros deportivos aportan mucho menos o a veces solo un recuerdo lejano en la memoria. Y la historia de mi experiencia la puedo trasmitir en mis clases y mis publicaciones. Así que, cuando recibo un aplauso al final de una clase, o firmo un libro, o se baja un deportista de un pódium o me dan un premio como entrenador, todo ello, hace que me sienta realmente realizado y feliz.