Por qué deberías alargar la temporada con una prueba más

Resulta conveniente ir dejando el enganche de la temporada de manera progresiva. Y la mejor manera es darte una prueba más antes de cerrar ciclo.

Maribel Blanco

Por qué deberías alargar la temporada con una prueba más
Por qué deberías alargar la temporada con una prueba más

Si seguimos el calendario de competiciones de triatlón, la temporada de competición abarca desde abril-mayo hasta octubre-noviembre. De esta manera, nos quedan unas semanas de noviembre de descanso y un periodo de preparación de diciembre a abril de unos cinco meses.

Sin embargo, la realidad es que la temporada de cada uno de vosotros es distinta. Dada la inmensa oferta de pruebas de diferentes niveles, distancias y modalidades, los objetivos que os proponéis son diversos. Atreviéndome a generalizar, la mayoría nos planteamos solo 1-2 objetivos importantes en la temporada. El resto de pruebas en las que se compite forman parte de los entrenamientos de calidad de la semana con objetivos “parciales" y sin puesta a punto previa.

Independientemente de vuestro planteamiento, lo que sí es verdad es que tras la que consideramos la última prueba de la temporada se produce un vacío, en ocasiones muy largo. Además, la ansiedad de ver que esa prueba es la última del año 
y, probablemente, la de mayor importancia, genera un extra de tensión que a veces es difícil de gestionar.

Por todo ello, resulta conveniente ir dejando el enganche de la temporada de manera progresiva. Y la mejor manera es darte una prueba más antes de cerrar ciclo. Tener previsto en vuestra programación una prueba extra tras “la última" abre el horizonte y tendréis una baza más que jugar.

Lo ideal es que sea 2-3 semanas después del último gran objetivo. Si este año no lo has hecho, prueba para la temporada que viene. Es más, ¡aún estás a tiempo de probarlo este año!

Tanto si el resultado de ese último objetivo os dejó satisfechos como si no, os propongo una prueba final de temporada con un contenido extra. Que la haga diferente del resto, en la que encontremos un atractivo paralelo más allá del resultado. ¿Un Triatlón? o no... Hablo de una prueba que por ser en un lugar de especial interés vuestro, en un entorno increíble o en un formato distinto, hagan de esa prueba una experiencia inolvidable, agote el verano y que, sobre todo, alargue el fin de la temporada.

Los entrenamientos de cara a esta prueba son más “abiertos", donde la diversión y mero placer de entrenar está por encima de la secuencia de las cargas correctas. Lo ideal es prepararla con amigos y buscar el premio en todo aquello que rodea la prueba.

ES VUESTRA FIESTA FINAL DE CURSO.

Los mejores vídeos