Los mandamientos del triatlón VII: las claves de la T1 y la T2

Tocan los consejos para una de las partes fundamentales del triatlón: las transiciones.

TRIATLÓN

¿Eres nuevo en el triatlón? ¿O por el contrario te conoces todos los trucos de este deporte? Estamos seguros que, sea cual sea tu nivel, aquí tienes un buen glosario de ideas que bien puedes llamar mandamientos. Hasta que no hayas aprobado estos cien consejos no eres un triatleta de los pies a la cabeza. ¿Seguro que lo eres?

Puedes leer el resto de trucos para natación en aguas abiertas, piscina, bici en solitario, bici en grupo, running y precarrera.

T1

 

80-Todo en tu box

Se cuidadoso a la hora de dejar todo el material de la anterior sección dentro de tu caja en boxes o te expones a ser sancionado por alguno de los jueces. Cuidado que es algo serio, pues te puede penalizar con un tiempo precioso que te prive de ganar alguna carrera, entrar en podio o, simplemente, molestar a otro participante. Gafas, neopreno y gorro deben quedar bien guardados. Entrénalo algún día que vayas a nadar con el neopreno una vez hayas acabado con el entrenamiento para tener referencias y luego poder cotejar tus tiempos con los de competición.

 

81-A pie y con casco

En los boxes, especialmente cuando sales de la T1 debes ir con el casco correctamente puesto y abrochado, además de no subirte a la bici hasta que te encuentras fuera de la zona señalizada por la organización. Se cuidadoso porque hay jueces vigilándolo y si no sigues las normas serás probablemente sancionado. También debes de ponerte el cinturón de goma portadorsal con tu número hacia atrás, colocado en la espalda de tal manera que sea visible ante jueces y organziación. Es simple, entrénalo y naturaliza tus movimientos. En poco tiempo verás que si siempre dejas  los elementos en la misma posición serás capaz de hacerlo incluso con los ojos cerrados.

 

82-Tanto monta, monta tanto

Entrena a subirte con la bicicleta en movimiento si tu nivel te permite luchar por los puestos del cajón. Si no, mejor que ahorres un par de segundos y te subas con seguridad a la bicicleta. Estamos hartos de ver en salidas de T1 numerosos triatletas que, por tratar de ser rápidos o simplemente 'quedar bien', literalmente se dejan las partes nobles en el sillín por aterrizajes 'forzosos' sobre el mismo. E incluso maniobras poco entrenadas que acaban con el triatleta por el suelo... Como te decimos, si no vas a disputar la carrera no te arriesgues. Y si vas a subirte a la bicicleta en marcha, por favor, asegúrate de tener bien interiorizado el movimiento. Especialmente en carreras de media y larga distancia el tiempo que inviertes en montar/desmontar es ridículo comparado con el resto de tiempo que pasas luchando contra el crono. Si te vas a proponer mejorar el mecanismo, te recomendamos que también realices movimientos laterales que te permitan entender el equilibrio, compensación y propiocepción de movimientos habituales sobre la bici.

 

83-Pies descalzos

Resulta interesante que empieces a manejar algunos conceptos de la carrera natural, es decir descalzo. En la T1 y en la T2 te tocará correr descalzo sobre tramos de todo tipo, generalmente sobre moqueta pero también sobre asfalto, caminos, hierba, piedras... Cada superficie te permitirá un tipo de pisada distinta y debes de saber cómo encararla. Endurecer la planta del pie te vendrá bien para recuperar sensaciones de pisada, así como fortalecerla. No te pedimos que te pongas a andar sobre chinchetas o brasas, no es necesario que te conviertas en faquir. Prueba simplemente a hacer alguna transición cerca de casa para saber cuál es la sensación de llevar las plantas de los pies con pequeños elementos adheridos que pueden ser molestos. Así sabrás lo importante que es repasar rápidamente la planta del pie a fin de evitar que una pequeña piedra, rama o cualquier tipo de elemento arruine tu sector de bicicleta y/o carrera a pie.

 

84-Adiós neopreno

Si vas a nadar con neopreno debes aprender a naturalizar los movimientos para deshacerte del neopreno en carrera de la forma más eficiente posible sin dañarlo y tardando el menor tiempo posible. Estos dos conceptos son ciertamente contradictorios en algunas ocasiones puesto que ir rápido exige ser preciso en los movimientos, algo complicado cuando vamos al límite de pulsaciones en una competición. Vete perfeccionando la técnica poco a poco y conseguirás alargar la vida de tu neopreno. Si encima llevas las uñas de las manos bien cortas, menos probabilidades tendrás de acabar clavándolas en el mismo. En Triatlón nº 17 repasamos seis pasos básicos para quitarte el neopreno, no tiene mucha ciencia pero deberás de conocer cada pliegue de tu neopreno con los ojos cerrados. En muchas maniobras a la hora de quitártelo lo harás a base de tacto, sin referencias visuales.

 

85-Propiocepción

Entrena el equilibrio, quitarte el neopreno es una maniobra que requiere quedarte a la 'pata coja' y no todo el mundo aguanta sin caerse con las pulsaciones altas. Entrénalo en seco y luego en la rutina de una transición simulada. Verás en qué pierna flojeas más y dónde debes mejorar tu equilibrio. Tus rodillas y tobillos lo agradecerán con un extra de fuerza añadida que también te vendrá bien para evitar lesiones así como asumir apoyos críticos de la zona media y delantera del arco plantar. Aprender a jugar con los pesos del cuerpo y tu propia gravedad, evitarás muchos golpes innecesarios.

 

T2

 

86-Todo lo que sube, baja

Te recomendamos que entrenes el mecanismo de bajarte de la bicicleta en movimiento. Los que venimos del mountain bike o han montado en disciplinas como el ciclocross, son movimientos que están absolutamente naturalizados. Pero muchos triatletas no están familiarizados con el mecanismo ni con la táctica previa que recomienda ir aflojando e incluso sacando los pies de las zapatillas, con todo lo que supone a nivel de conocimiento de tu material así como de la propiocepción necesaria para seguir dirigiendo una bicicleta mientras haces otra cosa que no sea pedalear o beber agua. Entrénalo cuantas veces sea necesario. Primero con pedales de plataforma si no estás muy acostumbrado y si ya tienes hábito con los pedales automáticos y las zapatillas con las que compitas.

 

87-Conoce y cumple a rajatabla el reglamento

En las transiciones hay unas normas muy concretas que debes conocer y cumplir, bajo riesgo de ser descalificado. Debes llevar el casco puesto mientras vas caminando con la bicicleta al lado, y no quitártelo hasta que la dejes en el soporte que tengas asignado en boxes. Además, en el segmento de carrera a pie el dorsal debe ser visible por delante, por lo que antes de salir de esta segunda transición verifica que llevas el dorsal reglamentariamente colocado (para ello sólo debes girar el cinturón portadorsal). 

 

88-Todo, absolutamente todo, se tiene que entrenar antes de la competición

Desde cada uno de los movimientos en las transiciones hasta los geles o bebidas que vas a ingerir en carrera o los primeros metros de ésta tras bajarte de la bicicleta, todo –absolutamente todo- te irá mejor si lo tienes bien entrenado. En concreto, puedes llegar a automatizar todos los movimientos que debes hacer en la T2 si los entrenas con regularidad. Al menos un día a la semana dedica un rato a ensayarlos: dejar la bicicleta, quitarse el casco, ponerse las zapatillas de running, coger los geles, colocarse bien el dorsal, empezar a correr lo antes posible, acostumbrar al cuerpo a las sensaciones de correr tras bajarse de la bicicleta… Verás como en poco tiempo consigues dominar todos estos movimientos haciendo que te salgan de manera más rápida y fluida. 

 

89-¿Gomas o cordones?

En función de la distancia y el ritmo al que vayas a cubrir la distancia de la carrera a pie, te recomendaremos una u otra opción. Cuanto más corta sea la distancia más influye en los resultados una mínima pérdida de tiempo entre ambos sistemas.

Por una parte las gomas aportan rapidez a la hora de ponerte las zapatillas y los cordones, al tener que ajustar la lazada son más lentos de poner pero ofrecen mejor agarre. También el tipo.

 

90-Problemas de equilibrio

¿Cada vez que llegas a la T2 necesitas sentarte para ajustarte el calzado?... Prueba en casa cada vez que te pongas o quites los zapatos/zapatillas a hacerlo de pie, como si estuvieras en una transición. Eso si, con mucha menos prisa y pudiendo centrarte solamente en el equilibrio de tu cuerpo. ¿Cuántas veces te pones y quitas los zapatos en un día, y en una semana?... Si estás empezando son detalles que te harán progresar, así como testar tu flexibilidad dorsal.

 

91-Entrena en casa

Si tienes un rodillo ya puedes empezar a familiarizarte con las extrañas sensaciones que experimentarás cuando empieces a habituarte de pasar de la bici a la carrera a pie. Al principio notarás que se te van las piernas, como si no pudieras sujetar tus cuádriceps... Entrénalo en casa con sesiones específicas y verás con se convertirá en puro trámite en competición. Además puedes aprovechar para mecanizar los movimientos de la T2.