Curar antes de empezar

Si has dado por concluida tu temporada te mereces unas cuantas semanas de descanso y desconexión.

ARTURO GUEDE SEARA

Curar antes de empezar
Curar antes de empezar

En primer lugar, hay que tener en cuenta la duración y el tipo de inactividad que hemos tenido durante las vacaciones. En función de esto va a variar mucho la programación de la pretemporada, cada uno tiene que ser consciente de su nivel antes y después del parón.

Pongamos un ejemplo extremo, no es lo mismo un triatleta que normalmente compite en categoría élite y para el que tomarse un descanso es pasar de entrenar seis días a la semana a hacerlo tres y al que le puede ser imposible no cuidar la dieta; a otro que todas las semanas entrena tres días y cuida poco o nada la dieta y pasa a un descanso absoluto en sus vacaciones.

A tener en cuenta que si entrenamos en grupo, hay que procurar evitar mantener ritmos que excedan nuestras condiciones o piques con compañeros porque de nada nos van a ayudar. Por lo tanto, es importante no pretender volver a nuestro nivel previo en dos días y estructurarse la pretemporada de forma progresiva y adecuada teniendo en cuenta todo lo dicho anteriormente.

Estiramientos

Una vez fijados los entrenamientos también debemos prestar atención a los estiramientos, un aspecto que siempre deberíamos incluir dentro del mismo, sobre todo, después de la práctica deportiva. Hay que tener en cuenta una serie de premisas al realizarlos, porque del mismo modo que ayudan a prevenir patologías, pueden ser lesivos si se realizan de forma incorrecta. Ya que estamos hablando de un deporte muy completo no hay que olvidarse del tren superior, al que muchas veces dejamos de lado.

En resumen, considera el estiramiento como parte de tu entrenamiento y si eres de los que va con el tiempo justo, sacrifica diez o quince minutos para poder hacerlo de forma correcta. Esto no sólo te va a ayudar a prevenir lesiones, hay que tener en cuenta que un músculo más flexible, a la par, es un músculo más fuerte y por lo contrario el acortamiento muscular es sinónimo de debilidad y de mayor tendencia a lesión.

Después de un día duro de entrenamiento y de realizar un buen estiramiento empieza el proceso de recuperación. Hay muchas cosas que pueden ayudar a acelerar este proceso para poder afrontar con mayor garantía lo que tengamos programado al día siguiente. Juega un papel fundamental la nutrición, al igual que mantener una buena hidratación en todo momento pero sobre todo en los momentos posteriores.

Aunque es un tema que todavía está en debate actualmente, es interesante, tras los estiramientos, la aplicación de “crioterapia” mediante la inmersión en agua fría para aliviar el dolor, controlar el tono muscular y reducir la inflamación que ocasionan las microroturas en el tejido muscular. Para favorecer el retorno venoso se recomienda el uso de medias de compresión (unas específicas para esto, no las de competición) y la elevación de los miembros inferiores por encima del nivel de corazón.

Fisioterapia

Otra de las cosas que puede ser de vital importancia en la recuperación y a la que le voy a dedicar un capítulo aparte es la fi sioterapia. Mediante la realización de un masaje de descarga se ayudará a bajar el tono muscular y aumentará la circulación sanguínea, lo que favorece la eliminación de toxinas y productos de desecho consecuencia del ejercicio físico.

En determinados casos, con un excesivo tono muscular, también puede ser interesante alguna de las siguientes maniobras:

El tratamiento de puntos gatillo (punto hiperirritable en el músculo esquelético que se asocia con un nódulo palpable hipersensible), es decir, un punto doloroso a la presión y que puede irradiarse a otras zonas. Una de las formas de hacerlo y que obtiene buenos resultados es el método invasivo, lo que genéricamente se conoce como “Punción seca” y que consiste en la punción, mediante una aguja, del punto más doloroso dentro de una banda muscular tensa y que se finaliza con la realización de unos ejercicios excéntricos.

También para el tratamiento muscular está cada vez más extendido y consigue grandes resultados la “Fibrólisis Diacutánea”, que consigue la destrucción de adherencias que se forman en los diferentes planos de deslizamiento de los tejidos blandos, por medio de la aplicación de unos ganchos. Esto resuelve fenómenos compresivos que pueden ser causa de dolor y disfunción.

Por último, para la descarga específica de un músculo, el vendaje neuromuscular es otra de las opciones. Se han visto mucho en los deportistas que han participado en los Juegos Olímpicos de Londres y pueden tener distintas funciones y una de ellas es ésta. Aclarar, ya que es una pregunta habitual, que los colores no influyen en su función y que su aplicación está destinada únicamente a Fisioterapeutas y no a muchas de las personas que ahora lo aplican sin formación alguna. Esto influye en el desprestigio de la técnica por su mal uso en muchos casos.