Auto-confianza: el impulso necesario para alcanzar tus objetivos

La importancia de la “dureza mental” para competir con un diálogo interno positivo que nos lleve a la meta.
Cristina Azanza -
Auto-confianza: el impulso necesario para alcanzar tus objetivos
Auto-confianza: el impulso necesario para alcanzar tus objetivos

Los deportes de resistencia no sólo exigen una gran dureza física tanto para la preparación como para afrontar las competiciones. Los triatletas y los entrenadores destacan la importancia de la “fortaleza mental”. Y de las variables psicológicas relacionadas con esta facultad, quizá la más relevante sea la auto-confianza.

La auto-confianza no implica confiar ciegamente en nuestras  capacidades (eso sería más un acto de fe) sino tener una expectativa realista de que todo lo realizado con mucho esfuerzo durante nuestra preparación lo podremos plasmar en la competición. Es decir, no mejora nuestras habilidades, simplemente nos permite un uso óptimo de las mismas. Lo más importante, a efectos prácticos, de esta variable es que implica una percepción de control de la situación, de que el deportista conoce sus posibilidades, pero también sus limitaciones.

Muchas veces se ha relacionado la auto-confianza o el carácter ganador con el uso de frases grandilocuentes, tan de moda últimamente (“querer es poder”). Sin embargo, estas frases no reflejan auto-confianza por sí mismas, ya que esta cualidad está más relacionada con un estado interno del deportista.

El nivel de auto-confianza tiene una relación directa con el rendimiento, tanto en el entrenamiento como en la competición. Cuando percibimos que tenemos recursos para afrontar una situación, ésta tendrá un impacto estresante menor y aumentará nuestra motivación por el reto de plasmar todo nuestro trabajo previo. Por lo tanto, trabajar nuestra auto-confianza como triatletas implica también mejorar el control del estrés asociado a la competición y la mejora de nuestra motivación, que son variables cruciales para lograr que nuestra experiencia deportiva sea gratificante y duradera en el tiempo.

La relación entre la auto-confianza y el rendimiento tiene forma de U invertida. Es decir, el rendimiento mejora a la vez que nuestra confianza hasta un punto óptimo. A partir de ese punto, un exceso de confianza puede disminuir nuestra motivación, nuestra concentración y, por lo tanto, nuestro rendimiento. El punto óptimo de auto-confianza implica el convencimiento de que se pueden alcanzar nuestros objetivos, siempre y cuando prestemos atención a todos los detalles relevantes de nuestra actuación y nos esforcemos al máximo. Vamos a requerir toda nuestra atención, motivación y esfuerzo para alcanzar nuestra meta.

TRABAJANDO NUESTRA AUTO-CONFIANZA

Establecer objetivos razonables que supongan un reto por su dificultad pero que estén a nuestro alcance.

Planificar nuestro entrenamiento de forma personal o recurriendo a un profesional, de tal forma que confiemos en que el proceso nos lleve a nuestro objetivo sin tener que cuestionarlo constantemente.

Plantear metas parciales que nos proporcionen feedback durante el proceso y que refuerce nuestra confianza en el mismo.

Trabajar más sobre nuestros puntos débiles: reforzar nuestra auto-confianza implica también trabajar sobre nuestros puntos débiles y minimizarlos para que globalmente tengamos más control de la situación.

Establecer metas de rendimiento personal por encima de la metas de resultado que dependen de aspectos menos controlables.

Actitud positiva: somos deportistas y cada entrenamiento y cada competición nos sirven para disfrutar de algo que nos apasiona, muy por encima de una actuación concreta.

 

Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Es el primer coche SUV 4x4 híbrido enchufable y la opción que elige Gómez Noya para m...

Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...

La 890 de New Balance ha vuelto al mercado este 2018....

Así es la Merida Reacto Disc Team E....