"No me veo en Kona por una suma de factores emocionales y pragmáticos"

Jaime Menéndez de Luarca renuncia a competir en Hawaii en octubre en el Mundial IRONMAN: éstas son sus reflexiones al respecto.

Jaime Menéndez de Luarca

No me veo en Kona por una suma de factores emocionales y pragmáticos.
No me veo en Kona por una suma de factores emocionales y pragmáticos.

Jaime Menéndez de Luarca fue el mejor triatleta español en la prueba de grupos de edad del Campeonato del Mundo IRONMAN que se disputó en St. George (Utah, EE.UU.) el pasado 7 de mayo: acabó en el puesto 69º de la general y en el 9º de su franja (45-49) con una marca de 9:55:58.

En un principio, aceptó el slot para competir en el segundo Mundial IRONMAN que tendrá lugar de nuevo en Hawaii en octubre. Sin embargo, Jaime ha decidido finalmente renunciar a la plaza. Éstas son las sabias razones que ha argumentado y que ha publicado en las redes sociales:

Kona se hace a un lado

“A todos nos gusta que lo bueno dure siempre, pero luego dura lo que tiene que durar” (Doctor Deseo).


Tomé la decisión equivocada y admití la plaza. Sin embargo, termina junio y me percato de que no me veo en Kona por una suma de factores emocionales y pragmáticos que no pueden ser entendidos aislados. Son razones que solo me afectan a mí y no establecen ninguna valoración de decisiones distintas.

-He estado 6 veces

-El Ironman que me apasionaba era una prueba de 1.500 deportistas en la que tomábamos la salida todos al tiempo. Lograr la clasificación me llevo 6 años de estrellarme. En 2022 hay dos carreras en jueves y sábado, con casi 5.000 inscritos y la salida es por oleadas.

-No soy un iluso que viva en “Un Mundo Feliz” de Aldous Huxley. Pero cuando una organización pasa a tratarme como mero cliente, espero que mi trato como cliente sea el propio de una empresa que valora la experiencia y el trato; el trato de WTC es “si no te gusta, has firmado esto, y por cada uno como tú tenemos tres que sí les compensa”. Entiendo el mensaje y seguramente vuelva a correr pruebas WTC como Lanzarote, Gales o Vitoria, por la prueba en sí misma que supera la experiencia de cliente. No obstante, será casi imposible que vuelva a Sudáfrica, Vichy, Dubai o Wisconsin.

-La masificación de inscritos se traslada a los precios de la isla. Me es difícil asumir ese esfuerzo económico en estos momentos de incertidumbre.

-Los aeropuertos están colapsados y el ambiente ha tornado en sumamente incómodo, con mucha incertidumbre en escalas, pérdida de conexiones y extravío de equipaje.

-Ironman es muy exigente, más aún en lo mental que en lo físico. No me veo este 2022 saltándome la norma de “Un año, un Ironman”, aunque el segundo sea Kona.

Sé que voy a volver, pero quizás sea a una prueba que otra franquicia quiera organizar en febrero, quizás sea al 70.3 de Waikoloa, quizás al Ultraman o puede que con 50 años y otra perspectiva vuelva a estar en octubre, y todo eso si WTC no decide que el Mundial Ironman puede pasar a otras sedes sin que eso repercuta en su balance de resultados

See you in Kona, pero no en 2022

Nuestros destacados