Specialized Tarmac

Con la nueva Tarmac Specialized no sólo ha presentado la que probablemente sea la bici más racing de todos los tiempos.

Antonio del Pino Fotos: Alex Chiu/Specialized

Specialized Tarmac
Specialized Tarmac

La nueva Tarmac es uno de los primeros trabajos en salir a la luz tras el acuerdo establecido entre Specialized y McLaren. La posibilidad de analizar con datos objetivos y cuantificables de todo el conjunto que forman bicicleta/ciclista y ver cómo responden en todas las condiciones a la que se enfrenta un ciclista, les ha permitido desarrollar la nueva Tarmac talla a talla, desde la 49 a la 64 (talla existente únicamente en la versión Expert). Esto hay que valorarlo con la justicia que merece, supone un nuevo estándar en la construcción de cuadros para bicicletas porque no hablamos sólo de adaptaciones geométricas por tallas, hablamos de bicis con todos los tubos distintos y ninguno igual a otro en cada paso de talla.

Con este análisis pormenorizado, cada talla ajusta la rigidez del triángulo trasero (pedalier, vainas y tirantes) mejorando su rigidez en las tallas más grandes (56,58 y 61) y sobre todo en las tallas pequeñas (49, 52 y 54), adecuando la sensibilidad del tren delantero (tubo horizontal, tubo diagonal, tubo de dirección y horquilla) al reparto de masas y fuerzas dinámicas que cada usuario imprime al cuadro dependiendo de su estatura y la talla sobre la bici con la que monta.

Con esta valiente apuesta, porque cada bici implica un molde, unos tubos con diferentes secciones, ubicación de fibras y casi ningún proceso de producción coincidente, Specialized ha conseguido que la Tarmac desde la talla 49 a la 61, reproduzca exactamente la misma experiencia de bici para ciclismo de élite a todos los usuarios.

CON DISCOS
Specialized se ha adelantado a lo que parece que la UCI acabará por aprobar: la aceptación de los discos dentro del pelotón profesional. Conceptualmente una bici como la nueva Tarmac en la que los detalles definen una buena bici de la mejor en aspectos de alto rendimiento, parece que los más de 400gramos de incremento de peso que implica su instalación o la menor oferta de ruedas de disco de muy alta gama todavía por llegar, pueden ser argumentos que hoy, en 2014, no convenzan del todo a ciclistas profesionales o a los usuarios más puristas de las carreras. Sin embargo hay que admitir que 400g gramos arriba o abajo en bicis de ciclistas profesionales que tienen que ir lastradas para no superar los 6,8Kg mínimos de la UCI, se pueden conseguir perfectamente montando unos discos.

Luego estamos los aficionados que, a quien más quien menos, nos sobran a la mayoría. Ciertamente nos son argumentos en contra que en la práctica reporten tanto ni te hagan ser tan rápido como bajar un puerto de más 15 kilómetros sin sobrecalentar una llanta, frenando con total precisión y ningún esfuerzo y sobre todo, que la lluvia sólo sea un factor de resistencia física a la temperatura y no a las caídas por una mala frenada de tu bici. Por este motivo Specialized llega con tres versiones para disco en la nueva Tarmac, más un cuadro SWorks Tarmac Disc module con ruedas incluidas para montaje personal.

Opinión personal

Seguramente mis creencias profesionales no estén en sintonía con lo que pide actualmente un mercado bulímico de riadas de información casi siempre inasimilable. Digo esto, porque me parece una falta de respeto ir a una presentación de producto con ideas preconcebidas de lo que todavía ni he visto ni he tocado, sin antes dar la oportunidad a que el equipo que ha trabajado en el nuevo producto se explique con el tiempo que se merecen y expongan todos sus argumentos.

Como profesional, pero sobre todo como enamorado hasta los huesos de todo tipo de bicis, he aprendido que me gusta darme de lleno y en vivo con un nuevo producto. Prefiero no ver demasiados detalles previamente, mantener el misterio hasta el encuentro en directo y sobre todo, después de esos segundos de asimilación visual, dejar que las personas que están detrás del producto te cuenten el porqué de las cosas.

Luego, tampoco me gusta tardar demasiado en subirme a la bici para que mis propios gustos no me condicionen sobre la verdad de la bici o el producto que tengo delante. Sales a probarlo y es entonces cuando verificas si es tan cierto todo lo que anuncian con lo que luego se percibe en el mundo real. Si esta actitud es recomendable con todos los productos, en el caso de la nueva Tarmac lo es mucho más aún por su espectacular diferencia dinámica respecto al modelo anterior y en comparación a la mayoría de bicis de competición que conozcas.

Con la nueva Tarmac, es recomendable subirse y probarla lo antes posible porque es mejor incluso de lo que yo te pueda contar. En bicis como la nueva Tarmac, la experiencia de sentirla jamás podrá ser superada por las palabras. Mucho se había especulado sobre esta nueva bici que según muchos “gurús” iba a ser la nueva “Tarmac SL5”, quienes por no esperar a verla más allá de las fotos en competición de algunos ciclistas profesionales, tuvieron que tragarse sus palabras, conclusiones y aseveraciones. Antes de la presentación, algunos compañeros de la prensa internacional parecían conocerla tan bien que casi podrían haber salido ellos a presentarla.

Esto es un error de bulto en un profesional de la prensa especializada. Sin embargo, sería comprensible que un usuario de a pie cuyo vital papel dentro de la industria de la bici es disfrutar de las bicis que al ver la nueva Tarmac y no ser un obseso del diseño y de los datos como nosotros, pudiera sobreentender que es bastante parecida a la versión SL4 por su razonable parecido estético, al menos a una distancia de 10 metros cruzándote con ella por el carril contrario.

Debido a que la nueva Tarmac ha sido desarrollada desde lo que siente el ciclista (Ride-First Engineered) y porque sobre esas necesidades se han exprimido sus programas más avanzados de diseño, en Specialized tenían muy claro que la mejor introducción a su nueva bici, debía llegar montando sobre ella. Prácticamente fue llegar a Santa Cruz y subirnos a la nueva Tarmac para sentir en vivo y sin muchos condicionantes técnicos previos, que la nueva Tarmac era una bici totalmente distinta a la SL4 anterior.

Como me comentaba Chris Riekert, responsable de marketing además de un ciclista de un nivel estratosférico “El  proyecto de esta nueva Tarmac ha implicado tantos cambios y diferencias respecto a la anterior Tarmac SL4, que vimos ridículo ponerle el sufi jo SL5, así que como casi hemos empezado de cero, por eso decidimos llamarla sencillamente Tarmac”.

Soy totalmente consciente de que en muchas ocasiones, como probador yo mismo utilizo términos un poco ambiguos como: manejo, precisión, reactividad, equilibrio… palabras que intentan defi nir las sensaciones y capacidades que proporciona una bici y su diseño. Más adelante tendremos en estas páginas un test a fondo de una S-Works Tarmac donde nos explayaremos en estos términos que unos entenderán y otros no del todo, pero os avanzamos algo que todo el mundo entenderá respecto a lo que se siente al pedalear desde el primer día en la nueva Tarmac: Cualquier ciclista que se suba en una Tarmac percibirá de inmediato que todo sucede muy rápido, desde la repuesta al pedaleo más leve  al paso por las curvas más complicadas, con una sensación de control y agilidad altísima en todo momento.