Neumáticos: ¿tubulares o cubiertas?

Te contamos las características de los distintos tipos de neumáticos para que montes en tu bici los que más te convengan.

Triatlón

Neumáticos: ¿tubulares o cubiertas?
Neumáticos: ¿tubulares o cubiertas?

Los triatletas hacemos cuentas muy precisas en el papel, pero luego suelen ser un poco raras. “Si bajo 1 cm el manillar mejoraré mi aerodinámica. Gano un segundo al kilómetro, que en 180 km son 3 minutos” o “ Si mis zapatillas de correr son 20 g más ligeras y en la media maratón de un Half doy unas 15.000 zancadas, moveré un total de 300 kg menos”… Probablemente ese centímetro más bajo te destroce los lumbares, o puede que esos 20 g menos te acaben machacando las rodillas y llegues a meta casi a rastras.

Hay que intentar mejorarlo todo pero siempre dentro de nuestra realidad y sin perder la visión más práctica, que en triatlón suele ser la más rápida. Para un "pro" tres minutos son el todo o nada, pero para la mayoría de triatletas, intentar ganarlos puede suponer perder 30 minutos e incluso la posibilidad de no finalizar la prueba. Toma decisiones técnicas que no comprometan tu resultado y que te den un punto de confianza. Nunca busques una mejora de ultima hora, que después de tanto entrenar y el esfuerzo de acudir al triatlón, pueda poner en riesgo tu permanencia en la prueba.

Los neumáticos son uno de los puntos intocables de tu bici, ante la duda siempre hay que apostar por la fiabilidad. Una buena posición encima de la bici o una correcta hidratación te ayudará mucho más que jugar con 50 g de peso en unas cubiertas o la posibilidad de poder hinchar unos tubulares por encima de 10 bar, porque a partir de 7.5 bar, la diferencia para el 90% de triatletas es inapreciable. Estas son las opciones que ofrece el mercado y luego serás tú quien elija lo más conveniente para tí en función de tu nivel y tus necesidades. ¿Nosotros? Nos quedamos con el sistema tubeless.

CUBIERTA

Peso medio: 190-220g
Presión máxima admitida: 8.5 bar
Montaje: Muy sencillo y rápido, tan sólo hay que tener cuidado de no pellizcar la cámara al talonar la cubierta con los desmontables.
Reparación: 2 minutos. En caso de pinchazo sólo hay que sustituir la cámara, pero si se produce un corte amplio, la estructura de la carcasa no soporta la presión y se abre aunque peguemos un parche en el interior.
Cualidades: Es el sistema internacional por excelencia, donde hay más oferta en precios, calidades y tipos de uso. Sencillez, buen comportamiento y practicidad. Ante la duda, es la elección pero siempre con versiones reforzadas.
Desventajas: Los labios de las llantas ejercen como dos puntos de palanca críticos en la unión con los flancos de la cubierta. Esto supone que por mucha presión que añadamos siempre deformarán la cubierta cuando se producen apoyos laterales, cuando esprintamos o pedaleamos en pie aunque algunas marcas están construyendo cubiertas de diseño radial (Maxxis Radiale) que reducen un poco este efecto.. Además estos labios son dos afiladas aristas que ante un fuerte impacto pellizca la cámara produciéndose la conocida mordedura de serpiente. Cuidado con las llantas full carbon para cubierta, si te pasas o aproximas a la presión máxima recomendada por el fabricante, unos 7.5 bar, se destalonan con facilidad. Al llevar una cámara de caucho en el interior absorben más energía.

TUBULAR

Peso medio: 220-260g
Presión máxima admitida: 11 bar
Montaje: Un total de más de 20 minutos. El más complejo y requiere de bastante experiencia. Hay que aplicar dos o tres capas de mastik, dejarlo secar y luego dejarlo fraguar contra el tubular en el ultimo pegado. También se pueden utilizar cintas autoadhesivas Tufo, pero dejan mucho residuo adherido a la llanta y si luego quieres cambiar el tubular, cuesta mucho limpiarlo
Reparación: 10 minutos o más. Muy complicado, sobre todo si estás entrenando o compitiendo. Hay que llevar un tubular de repuesto y pegamento, con el riesgo que supone montar con un tubular recién pegado. La segunda opción es llevar un bote de líquido antipinchazos, retirar el obús de la válvula, aplicarlo, hinchar y esperar a que sea suficiente para reparar el agujero. Si esto no lo repara… hay que tirarlo.
Cualidades: Es el sistema favorito de los profesionales y la verdad: el tacto explosivo y homogéneo que ofrece es una maravilla. El apoyo plano contra la llanta evita la mordedura de serpiente y al no haber puntos de palanca hace que no se deformen en los apoyos laterales. Su estructura cerrada admite presiones de más de 12 bar en algunos casos y el conjunto con la rueda siempre es más ligero que las cubiertas. Es el sistema que menos energía absorbe y además, para rodar con presiones bajas y obtener más adherencia. Resisten muy bien.
Desventajas: Son caros y además de su costoso montaje y difícil solución inmediata en caso de pinchazo, es frecuente que pierdan presión de un día para otro. Si las condiciones del asfalto varían, no los puedes cambiar con rapidez antes de la carrera. Si no tienes experiencia, te pones perdido de pegamento al montarlos.

TUBELESS

Peso medio: 270-300 g
Presión máxima admitida: 7.5-8 bar
Montaje: 5 minutos. Suelen estar duros porque tienen que quedar muy ceñidos. Es frecuente que haga falta un compresor o un bombona de CO2 comprimido para talonarlo. Hay que añadir un poco de líquido antipinchazos, que actúa de sellador entre el labio de la llanta y los flancos laterales del tubeless. La válvula no se mueve, va unida independientemente a la llanta y sellada por una junta de goma.
Reparación: 3 minutos. Es poco frecuente pincharlos, al menos con pequeños cristales, piedras o pinchos, pero en ruta se reparan igual que una cubierta convencional, retirando la válvula fija, pones una cámara convencional y listo para seguir.
Cualidades: El tacto es sensacional, confortable y eficiente. Al no llevar cámara no absorbe tanta energía como las cubiertas y con una presión de 7-7.5 bar, responde casi como un tubular. Es complicado pincharlo y aunque sean algo pesados la respuesta dinámica es muy buena. La superficie de rodadura es la misma que la de una cubierta, pero su comportamiento es mucho más estable al apoyarla lateralmente, no se deforman tanto. Jugando con la presión, dejándolos un poco más bajos, 6.5 bar, aprovechas una total adherencia para circuitos mojados con curvas y sin miedo a pinchar. Pasan las semanas y mantienen la misma presión.
Desventajas: Aunque hay una oferta aceptable de ruedas y llantas, todavía no hay muchas marcas de neumáticos que apuesten por este sistema, aunque marcas como Hutchinson ya ofrecen varias versiones.

OPEN TUBULAR

Peso medio: 180-200 g
Presión máxima admitida: 9-10 bar
Montaje: Muy rápido, igual que una cubierta aunque por su diseño suelen quedar más ceñidos a la llanta y hay que tener más cuidado
todavía de no pellizcar la cámara.
Reparación: 2 minutos, igual que una cubierta.
Cualidades: Es una cubierta de resultado ligero que busca el tacto de un tubular. El diseño de su carcasa es muy laborioso, porque la banda de rodadura va pegada por norma a mano. Utilizan un TPI (densidad del tejido) muy alto para dar un tacto tan duro como el un tubular. Para que soporte un poco más de presión que una cubierta, también hay que ver lo que admite la propia llanta, los flancos son sensiblemente más anchos que los de una cubierta y a la misma presión que una cubierta son más firmes.
Desventajas: Son caros y son pocas las marcas que los fabrican (Challenge, Vittoria…) Es la elección de quien, en caso de pinchazo, quiere la fácil solución de una cubierta contando con un plus de reactividad similar a un tubular, aunque es recomendable usar cámaras de látex.

 

También te pueden interesar los siguientes artículos:

Todo sobre ruedas

Todo lo que tienes que saber sobre el Tubeless

¿Cómo se monta el sistema Tubeless?

Reglajes de tu bici de montaña

Aprende a trazar la curva perfecta

Los mejores vídeos