"Yo soy de IRONMAN"

¿Estás enfadado porque no te han devuelto el dinero y no vas a volver a competir en IRONMAN?

Emilio Moreno López (@tri4dream)

Yo soy de IRONMAN.
Yo soy de IRONMAN.

En el artículo del jueves pasado hablaba de la opción de  cambiar Niza por Trade Inn visto cómo estaba evolucionando la pandemia. El ritmo de vacunación en Europa va muy lento y tenía muy claro que las primeras pruebas de la temporada iban a ser pospuestas.  Lo que no sabía era cuándo nos iban a empezar a comunicar estos cambios.  Pues bien, esta semana se ha movido el avispero. Challenge anunció el aplazamiento de su prueba reina. Roth pasa a disputarse el 5 de septiembre. Ironman España ha hecho lo mismo con todas sus eventos nacionales salvo Vitoria, que todavía aguanta en el mes de julio.

En mi caso me veo afectado por la cancelación de Ironman 70.3 Marbella. Ya tenía claro que el 25 de abril no iba a estar en Puerto Banús junto a otros 2000 triatletas. Era evidente, aunque no por ser esperado deja de doler. De nuevo el COVID-19 se convierte en el organizador de nuestras vidas.  Todos pensábamos que en esta primavera la pandemia estaría controlada pero estamos casi igual que hace 8 o 9 meses.

Muchos achacábamos a Ironman el poco margen que nos dio el año pasado con la cancelación de las pruebas. Esperaron hasta el último momento para anunciarlo y eso creó mucha crispación. Yo estuve pendiente de Niza hasta bien entrado mayo. Lo mismo pasó en septiembre dándonos falsas esperanzas. Incluso recuerdo la ciudad de la Costa Azul engalanada de carteles como si todo fuera a celebrarse.  La falta de información y la no devolución del dinero provocó un gran incendio entre los afectados, que incluso ahora sigue sin apagarse.

Ironman parece que ha aprendido de los errores y este año ha movido ficha antes. El CEO de la marca habló el lunes avanzando que la celebración de las pruebas europeas de la primera parte de la temporada estaban muy complicadas y en España inmediatamente después se tomaron decisiones. Siguen sin devolver el dinero pero ahora te dan más opciones. Incluso te ofrecen un bono para cambiarlo por cualquier prueba de la franquicia hasta 2024. Algo es algo.

Sigo viendo en los comentarios de las redes a la gente muy enfadada por el tema de las devoluciones.  Yo me incluyo, pero como es su política y no van a cambiar, es tontería seguir perdiendo el tiempo. Lo que sí tengo claro es una cosa: a pesar de todo, ¿cuántos de nosotros dejaremos de participar en pruebas Ironman por este tema? Yo no. Me explico.

Trasladándolo al fútbol, participar en una carrera con la M roja de por medio es como jugar la Champions. No conozco a ningún equipo que no sueñe con disputarla alguna vez en la vida aunque no esté muy de acuerdo con el funcionamiento de la UEFA.  En Ironman pasa igual. Vitoria está lleno. Barcelona colgó el cartel de no hay billetes en apenas unos días. ¿Por qué? Se supone que había indignación con la marca pero al final a todos nos gusta acudir a sus pruebas.

Sé que hay muchos que buscan otro tipo de eventos. Y muy bien organizados, por cierto. Hay pruebas en España espectaculares a buen precio pero que no te aportan lo que te da Ironman. Lo siento pero es así.  Sé que me meto en un charco pero no me veo entrenando un año entero con el sacrificio que ello conlleva para llegar a una prueba con 400 personas, con una meta desértica y con una ciudad que no sabe qué hacen ahí unos locos corriendo por la calle. Será que me gusta o nos gusta mucho el show, el marketing o el postureo. Puede ser.  Respetable, ¿no?

Ironman es otra liga. Debéis de reconocerlo. Me encanta el ambientazo que hay en la ciudad, la organización, el estar con triatletas de 50 nacionalidades distintas o competir con los más grandes. Yo en la maratón de Lanzarote 2016 tuve la suerte de cruzarme con Frodeno, Jesse Thomas, Raña o Lucy Charles. ¿Qué prueba te ofrece esta oportunidad?

Entiendo y respeto todas las decisiones. ¿Pero cuántos de vosotros a pesar del tema de las devoluciones dejaréis de competir en Ironman? Si hiciéramos una macro encuesta a nivel mundial, estoy seguro que la ilusión por pisar de nuevo una alfombra roja con la M grabada en el suelo ganaría por goleada.

Es así y lo sabéis.