PoolMate

Si eres de los que se pierde mientras cuenta mentalmente los largos que nada en la piscina este reloj será perfecto para ti.
Juan Ignacio Eguiara -
PoolMate
PoolMate

Los aficionados a nadar en la piscina ya podemos estar de enhorabuena. Por fin tenemos una herramienta útil para nuestros duros entrenamientos en el agua. A no ser que tengas la suerte de vivir en una costa cálida que te permita entrenar todo el año en el mar, a los «mortales» no nos queda más remedio que hacerlo en una piscina más o menos grande. Y, como normalmente, suele ser menos que más, contabilizar los largos para saber la distancia que hacemos y, por tanto, la mejora en nuestros entrenos suele ser algo tedioso y aburrido. Y lo que es peor, conlleva errores y frustraciones. Después de un duro ejercicio de más de 3 ó 4 kilómetros, suele ser fácil haberte equivocado en uno de los 150 ó 160 largos que tienes que hacer. No es nada fácil mantener la concentración en contar largos.

Casi diría que es lo más frustrante y odioso para cualquier triatleta. Pues bien, eso se ha acabado. Por fin han inventado un instrumento sencillo que cuenta los largos por ti. Y sin equivocarse ni un solo largo. ¡Maravilloso! Se llama PoolMate y pertenece a una colección de la firma Swinmovate. Es un cómodo y sencillo reloj que tiene las funciones básicas que necesitas. Ni más ni menos. Existen en la gama de   la marca otros modelos más sofi sticados con cardiofrecuencímetro, vibración en cada largo y descarga en ordenador, pero con el PoolMate tienes la solución al principal de tus problemas: la cuenta de largos. Y además tiene la ventaja de que su tamaño es el más pequeño, por lo que agradeces en las brazadas tener el mínimo tamaño y peso.

Está fabricado de plástico-caucho muy agradable al tacto y con una hebilla que permite asegurar la lengüeta sobrante sin que tenga posibilidad de salirse, una molestia que suele suceder con casi todos los relojes en la piscina. Se nota que está pensado por profesionales de la piscina para verdaderos usuarios de la piscina.

Al analizar este reloj lo primero que hay que destacar es su manual de instrucciones. Está hecho con el mismo criterio que el reloj: claro y sencillo de entender. Los torpes como el que suscribe este artículo odiamos los manuales de usuario por su complejidad. Pues éste es todo lo contrario. En 5 minutos te lees todo lo que hay que leer y ya estás con tu PoolMate en el agua.

Hay que introducir, por supuesto, el tamaño de la piscina en metros para que el instrumento nos precise la distancia que recorremos. Dispones de cuatro botones en los laterales que advierten en el manual no pulsarlos debajo del agua. Porque no se trata de un reloj para bucear y si pulsamos los botones en profundidad entonces podría entrar agua. Estos son el Mode, Start, Subir y Bajar, que actúan como uno piensa.

Son intuitivos. No hace falta pulsar veinte veces a uno y a otro como a un acordeón para llegar al programa deseado. En este caso llevas el reloj en la muñeca como cualquier otro, entras en el agua y, con sólo pulsar el botón Start una vez, ya se pone en marcha en la función que interesa cuando te pones a nadar. Sólo tienes que bracear sabiendo que cuando pares (con otro toque al Start para pausa o de dos segundos para detener) tendrás toda la información que necesites, sobre todo la de los largos hechos y, por tanto, la distancia. Pero también te apunta las calorías consumidas, el tiempo cada 100 metros, el tiempo total de entrenamiento y la efi ciencia en la brazada.

Con este último dato podemos ir comprobando si vamos bajando de brazadas por largo en cada entrenamiento. Y alguno se preguntará, ¿cómo cuenta los largos el PoolMate? Pues porque contiene unos sensores que detectan los movimientos del brazo y un software con un complejo algoritmo que sabe adivinar cuando cambias el sentido del nado.

Y lo más increíble, es capaz de reconocer los estilos de natación. El croll es el más reconocible para el reloj y es con el que mejor funciona, pero también lo hace con la braza, la espalda y la mariposa. Lo que no es efectivo es haciendo series a un solo brazo o con solo pies. Y funciona en piscinas a partir de 15 metros, porque dicho algoritmo necesita detectar varias brazadas y en piscinas pequeñas puede que se llegue al final antes de que eso ocurra.

Mientras el estilo de natación esté dentro de la normalidad (no haya gestos raros, etc), el PoolMate garantiza su funcionamiento en un 99,75% de los usuarios. Donde no funciona es en aguas abiertas, porque su sentido son las piscinas y contar largos. Aunque también se puede utilizar sólo como cronómetro, en cuyo caso el sensor del movimiento del brazo se anula y no mide largos ni nada parecido. Esta función está pensada por si se quiere utilizar el reloj también fuera de la piscina, en la bici o el running.

Precio: 79,95€

www.swimovate.com

 

Te recomendamos

Ideas frescas y originales para disfrutar de viajes diferentes...

Analizamos cómo ruedan las zapatillas 890v7 de New Balance, una de las más polivalent...

Recibes la caja en tu casa, sacas la bici, aprietas 4 tornillos, le pones los pedales...

Ligeras, pero también estables y amortiguadas, así son las ASICS Gel-DS Trainer 24...

Además de entrenar duro, hay que prestar especial atención a la recuperación, element...

¿Sabías que en tu cuerpo conviven 100 billones de microorganismos? Y una buena parte ...