¿Cuál es la edad mínima para competir con garantías en un medio Ironman?

Ante esta cuestión, no ayuda el hecho de que haya maratones o triatlones de media distancia que permiten la participación a menores de 18 años.
Alberto Cebollada -
¿Cuál es la edad mínima para competir con garantías en un medio Ironman?
¿Cuál es la edad mínima para competir con garantías en un medio Ironman?

Tema preocupante este sin duda, pero en especial cuando somos padres y leemos a cerca de casos de niños que afrontan con “supuesto éxito” esfuerzos extenuantes, largas distancias, levantan pesos increíbles o afrontan retos impropios de sus edades o como mínimo de una forma prematura.

Que si una adolescente con coletas de apenas 16 años termina su primer maratón por debajo de 3 horas, que si un niño de 7 años hace la maratón de Nueva York o que el mismísimo Kilian Jornet a los 6 años ascendió una montaña de 3000 metros. Son todos ellos casos excepcionales, en ocasiones, mediáticos, que reavivan el debate de si es saludable o no para un niño realizar esfuerzos de tal calibre o incluso si se debería prohibir su participación.

Entiendo que en el caso de menores de edad, son el padre y la madre los responsables de lo que hacen sus hijos y de lo que hacen con sus hijos. Entiendo que cada caso es diferente y, por ejemplo, en el de Kilian, cuyos padres gestionaban un refugio de alta montaña, desde que nació se vinculó como nadie a ese paisaje, caminando y corriendo de una forma muy natural entre montañas. Conociendo las características de la familia, el entorno en el que se crece y las experiencias previas, no parece tan descabellado que subiera a un monte de 3000 metros siendo ayudado por sus padres, porque después de ese reto vinieron muchos más. Y conforme iba creciendo, estos han sido cada vez de mayor entidad y ahí sigue el gran campeón. En absoluto defiendo esta iniciación prematura en el rendimiento deportivo, pero sí que me gustaría aclarar que los casos mediáticos precisamente llaman la atención por su excepcionalidad y que se salen de toda recomendación generalizada.

En otros casos sí que aprecio una irresponsabilidad en los padres al permitir, por ejemplo, afrontar largas distancias antes de tiempo, conductas que delatan querer tener un futuro campeón o campeona en la familia sin importarles el riesgo que esto supone, porque precisamente hay que hacer lo contario y respetar los procesos de maduración biológica y psicológica de los niños.

Lo digo por el caso de la niña de 16 años que corrió la maratón por debajo de las 3 horas, y al que el New York Times le dedicó un reportaje en el que daba datos de su precocidad, como que con 6 años hizo un 5000 en 27 minutos. Los que nos dedicamos a prescribir ejercicio físico para mejorar la salud, nos refiramos a casos como este de ‘precocidad temeraria’.

Todos ellos tiene en común un claro atentado a los principios generales del entrenamiento que se basan en las leyes de la biología, una evidente ausencia de moderación en las cargas que no tiene en cuenta el riesgo físico y psicológico que pu de suponer para un organismo en crecimiento realizar determinados esfuerzos; aparte de que desde mi punto de vista permitir e incluso alentar a un menor a realizar esos retos no es ético, cuando lo lógico es que se prime el juego y la diversión en vez del sufrimiento. Pero es cierto que en otras culturas no lo ven así. Por ejemplo, los japoneses empiezan a correr largas distancias a edades muy tempranas y en situaciones familiares de necesidad, como es el caso de los africanos. Ven en la distancia del maratón una posibilidad de que sus hijos los saquen de la pobreza.

Ante este dilema, no ayuda el hecho de que haya maratones o triatlones de media distancia que permiten la participación a menores de 18 años. Diversos estudios confirman el riesgo que hay para el organismo de un niño someterlo a un volumen elevado de kilómetros que permita acabar con garantías una prueba de larga distancia, a parte del estrés térmico durante la competición y el riesgo de lesión musculo-esquelética que es proporcional al tiempo que dure el esfuerzo. Así se estima un mayor riesgo de lesión durante la etapa de crecimiento rápido de la adolescencia y se sabe que el cartílago de crecimiento es menos resistente a las presiones y por ello más vulnerable. Pero el problema radica en el diferente y particular ritmo de maduración biológica. Por esta razón, algunos especialistas argumentan que establecer en 18 años la edad mínima para la participación en estas pruebas carece de fundamento, ya que hay mujeres que antes de esa edad ya han concluido su crecimiento y maduración.

Hay casos de fracturas de huesos por estrés y lesiones del cartílago de crecimiento en atletas jóvenes, pero no sólo relacionadas con la carrera a pie y las largas distancias. También me gustaría destacar el mayor riesgo de sufrir una hipertermia en un niño por falta de adaptación termo-reguladora al realizar cualquier tipo de esfuerzo en condiciones extremas de calor y humedad, y para que pase esto no hace falta correr un maratón.

Por ello, las sugerencias de muchos especialistas van en la línea de que si los niños disfrutan la actividad, han progresado durante años en la realización de los esfuerzos y no tienen síntomas de que este tipo de esfuerzos les causen algún tipo de molestia o lesión, no hay ninguna razón para privarlos de entrenar y participar en estas competiciones. De hecho no hay datos que demuestren que participar en maratones a pie frente a maratones de spinning o aerobics o realizar un medio Ironman por parte de un menor de edad, tenga mayor riesgo de lesión que el que corre al jugar un partido de futbol.

Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Es el primer coche SUV 4x4 híbrido enchufable y la opción que elige Gómez Noya para m...

Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...

La 890 de New Balance ha vuelto al mercado este 2018....

Así es la Merida Reacto Disc Team E....