A PRUEBA | Zapatillas Hoka Kawana

Según sus responsables, las Hoka Kawana están hechas para llevarte de tu entrenamiento de running al gimnasio sin que tengas que cambiar de zapatillas. Un evento “clandestino” en el centro de Madrid nos lo demuestra.

Noemí Alonso

probamos las hoka kawana
probamos las hoka kawana

Sábado, 8:00 am. No suelo salir a entrenar mucho más tarde un fin de semana y siempre lo hago en ayunas, así que la invitación para probar las nuevas Hoka Kawana no provoca que me lleve las manos a la cabeza. Nombradas como la famosa playa australiana de Sunshine Coast (pierdo la apuesta conmigo misma, pues me sonaba a Hawái), prometen ser “las zapatillas de running más versátiles”, permitiéndote realizar los kilómetros habituales y, sin cambiar de calzado, entrar en el gimnasio para practicar tu clase favorita.

El movimiento se demuestra andando, deben haber pensado los responsables de la marca, ya que el evento consiste, precisamente, en combinar una tirada de 3 kilómetros con una sesión de HIIT en el espacio madrileño de Tracy Anderson (todo organizado en colaboración con los especialistas de Clandestinemood, que no han desvelado lugar y hora de la cita hasta 24 horas antes). Lo primero, familiarizarme con las Kawana para mujer y la curiosa forma de su suela. Un simple vistazo ya me dice que la estabilidad es su fuerte, pues el talón se abre en una especie de “espolón” (la geometría SwallowTail de Hoka) que puede resultar muy útil a la hora de agarrarse al asfalto y, como se confirma después, en ciertos movimientos que haremos en el gimnasio.

Zapatillas Hoka Kawana
Zapatillas Hoka Kawana

Un peso de 237 gramos habla de ligereza; se hace patente en los primeros minutos de trote suave. Casi parece mentira que una zapatilla con una suela que no es precisamente discreta sea tan liviana. Eso ayuda a la comodidad, desde luego, y también juega un importante papel en la reducción de impactos. Al poner el pie en el asfalto, no solo percibes amortiguación y agarre (los tacos y estrías no están donde están por casualidad), sino también cierta ayuda a empezar el movimiento de la siguiente zancada: una nueva espuma dinámica en la mediasuela proporciona aplomo, equilibrio y una respuesta viva. Su objetivo es conseguir una transición suave en cada pisada y lo consigue sin restar dinamismo al entrenamiento.

Más allá de geometrías y diseño (aunque ahora volveremos sobre ello), regreso al gimnasio encantada con el confort que ofrecen las nuevas Kawana de Hoka. ¿Se comportarán igual en la clase de HIIT? Pues sí. Durante la sesión, esa suela tan llamativa parece rebotar, casi lanzándote al vuelo, aunque hay cierto “truco”: bajo el parqué de la sala, unos muelles actúan de impulsores para que el movimiento sea más ágil y sencillo. Aun así, de nuevo priman la comodidad y el dinamismo, proporcionando rápidos cambios de apoyo sin temor a una lesión.

Era cierto: con estas zapatillas Hoka para mujer puedes realizar múltiples actividades, ya que se adaptarán a lo que necesites con la misma facilidad que la zona superior, confeccionada en malla de material reciclado, se amoldará a tu pie. Por cierto, esta área es altamente transpirable: el HIIT se practica a 35ºC y, aunque he sudado a chorros, las Kawana están impecables, secas y tan atractivas como cuando las he sacado de la caja.

Hablando de imagen… la apuesta por el diseño es fuerte y acertada: las nuevas Hoka son diferentes, pero no en exceso; audaces sin caer en la exageración; innovadoras de esa forma que acaba por ser imitada. Sabes que llevas algo muy especial. Y lo pagas, claro, pero tras seguir probándolas a fondo en días posteriores he llegado a la conclusión de que el precio está completamente justificado. ¿Unas zapatillas premium y con un punto de exclusividad, que además proporcionan un rendimiento más que adecuado? Rara vez confluye todo en un mismo producto.

Precio: 140 €


PÓDCAST: El suelo pélvico, a examen

Puedes suscribirte al pódcast CORREDOR en las principales plataformas: iVOOXApple y Spotify.

Nuestros destacados