[VÍDEO] "Van der Poel tenía el manillar roto; aproveché la ocasión"

Tim Merlier gana Le Samyn con un poderoso sprint y tras un gran trabajo de Van der Poel. El neerlandés, con el manillar roto, renunció a sus opciones en el grupo de cinco que marchaba destacado y maniobró buscando la victoria de su compañero.

"Van der Poel tenía el manillar roto; aproveché la ocasión".
"Van der Poel tenía el manillar roto; aproveché la ocasión".

Tim Merlier se ha impuesto en la 53ª edición de la clásica belga Le Samyn al superar en el sprint final a Rasmus Tiller, Andrea Pasqualon, Sep Vanmarcke y al campeón en 2020 Hugo Hofstetter, que llegó quinto.

Tras una carrera frenética, llena de alternativas, todo se decidió en un sprint reducido de unos 30 ciclistas, en el que el noruego Tiller se lanzó primero, abriendo un hueco que remontaría saliendo desde muy atrás un potente Merlier, que incluso tuvo tiempo de festejarlo antes de superar la línea de llegada.

El belga del Alpecin-Fenix remataba así el gran trabajo previo que había hecho Mathieu Van der Poel, quien al ver que no podría ganar al sprint en el grupo de cinco en el que iba destacado -ya que llevaba un lateral del manillar roto- maniobró en favor de su compañero en los instantes finales.

Le Samyn -de 205 km, con 8 cotas y 12 tramos de pavés, todos ellos en su segunda mitad- vivió su punto culminante en los 25 kilómetros finales, a los que se llegó con el pelotón fraccionado en varios grupos y con Victor Campenaerts en cabeza de carrera. El recordman de la hora sería alcanzado a 14 de meta por un grupo de unos 30 ciclistas, tirado por los Deceuninck, para dar paso a nuevos intentos de los ciclistas del Qhubeka ASSOSgrandes animadores de este final de carrera. 

De nuevo fue Campenaerts quien intentó marcharse con el campeón belga De Bondt, y a estos les sucedería el polaco Lukasz Wisnioski, quien mantuvo un bonito pulso con el pelotón hasta entrar en el último tramo de pavés, a 4 km de meta.  Ahí, una aceleración de Florian Senechal Mathieu Van der Poel formó un quintento en cabeza, junto a Wisnioski, Aimee De Gendt y un inmenso Sep Vanmarcke, que se había recuperado tras pinchar unos kilómetros antes. 

Pero Van der Poel -que ya llevaba el manillar roto- sabía que no tenía opciones de victoria si llegaba este quinteto destacado, por lo que tomó la cabeza y frenó el ritmo, mirando constantemente hacia atrás, lo que provocó un parón y que fueran cazados a 1,5 km del final. Tras ello, se puso a tirar para llevar bien colocado a la que ya era la principal opción del Alpecin-Fenix, un Tim Merlier imperial que remató en los metros finales el buen trabajo de su compañero. Especialista en ciclocross, es la 10ª victoria de Merlier, de 28 años, como profesional en carretera. 

El único español presenta en La Samyn, Carlos Barbero (Qhubeka ASSOS), tuvo una actuación destacada -marchaba en el grupo cabecero de unos 40 ciclistas- pero un pinchazo a falta de 7 kilómetros le dejó sin opciones.  

Los mejores vídeos