Ponte bien el dorsal

Tres deportes y una reglamentación diferente para cada segmento hacen que debas prestar una especial atención al tema del dorsal, sobre todo si te estás iniciando en el triatlón.
TRIATLÓN -
Ponte bien el dorsal
Ponte bien el dorsal

Las pruebas de triatlón son tres carreras en una, y esto también es válido si hablamos de cómo y dónde llevar el dorsal. En competición, a cada triatleta se le asigna un número, que debe llevar visible en todo momento, pero de manera diferente en cada segmento de la prueba.

NATACIÓN:

Lógicamente, en el segmento de natación está prohibido llevar el dorsal de papel o tela que nos han asignado. En las competiciones en las que no es necesario nadar con neopreno, los triatletas llevan su nú­mero pintado (con una calcomanía o rotulador indeleble, según la prueba) en el brazo y el muslo (o pantorrilla, tipo JJ.OO.). Por lo general el gorro que nos asigna la organiza­ción lleva pintado nuestro número, para identificarnos en el segmento de natación y a la salida del mismo.

CICLISMO:

Durante el segmento de ciclismo el dorsal deberá ser visible por la parte de la espalda, además de llevar el número en una pequeña placa en la bicicleta (enganchada a la tija del sillín). Sin embargo, en algunas competiciones no es necesario llevar el dorsal encima durante este segmento; en estos casos, además de en la placa de la bicicleta el número aparecerá visible, con unos adhesivos, en el casco del triatleta.

CARRERA A PIE:

En la carrera a pie es obligatorio llevar el dorsal bien visible por la parte delantera. El lugar para hacer el cambio es el áera de transicón. En ningún otro lugar se debe hacer si no queremos exponernos a posible sanción por parte de los jueces árbitro.

GOMA PORTA-DORSAL:

Lo más aconsejable y habitual en pruebas de triatlón es llevar una goma elástica porta-dorsal en la cintura, muy sencilla de colocar y de girar para llevar el dorsal en la posi­ción requerida en cada momento. Previamente al inicio de la prueba, colocamos en la goma el dorsal con los engan­ches que lleva, y lo dejamos en los boxes de la T1, junto a todo el material necesario para el segmento de bicicleta. Si lo dejas con el enganche ya abierto, puedes ahorrar algún segundo extra a la hora de colocártelo. Al salir del agua, nos ponemos la goma a modo de cinturón, dejando el dorsal de papel visible por la parte trasera durante todo el segmento de la bicicleta. Después, en la segunda transición, sólo ten­dremos que girar la goma de manera que el dorsal quede visible por la parte delantera. Así de sencillo.

Aunque es un utensilio barato, hay una opción todavía más económica: fabricarse uno mismo el cinturón porta-dorsal. Para ello, tan solo debes comprar en una merecería una goma elástica ancha de color negro (de unos dos dedos de grosor), y unos broches de cierre rápido (como los de las mochilas), con pasador para coserle la cinta. Y para “fijar” el dorsal a la cinta elástica hay varias opciones: utilizar un par de imperdibles; o usar un par de gomitas que cuelguen de la cinta principal, con unos pasadores con autocierre (tankas) para sujetar el dorsal.

ALGUNOS TRUCOS QUE SE PUEDEN CONSIDERAR DE UTILIDAD:

►Si te tienen que pintar el número de dorsal en el brazo o el muslo con rotulador indeleble, asegúrate de ponerte protector solar un rato antes (30'), ya que la zona de la piel que quede pintada de negro absorberá más fácilmente el sol, con lo que la posibilidad de quemarte en esa zona será mayor. Procura que la base del fotoprotector no sea muy grasa a fin de conseguir que el dorsal pintado no se borre.

►Si hace un día ventoso, puede resultar muy molesto llevar el dorsal flaneando continuamente en la espalda durante el segmento de la bicicleta. En esos casos, puedes optar por sujetar el dorsal con una doble goma elástica (una en la parte superior y otra en la inferior), y de esta manera ya no se te moverá. Este consejo puede ser útil incluso aunque no haga viento, ya que con la velocidad de la bicicleta el dorsal también puede moverse continuamente y resultar molesto.

►En el segmento de carrera a pie, ponte el cinturón lo más bajo que puedas, de manera que el dorsal no se te suba mientras corres.

►A la hora de agujerear el dorsal en las esquinas superiores para engancharlo al cinturón porta-dorsal, es recomendable utilizar una perforadora (las que se utilizan para hacer agujeros en las hojas). De esta manera, el agujero quedará más limpio que si lo haces con unas tijeras, unas llaves, etc, y habrá menos opciones de que se termine rompiendo. Y para que quede mejor sujeto puedes hacer varios agujeros –una al lado del otro- y pasar el cordón por todos ellos en zig-zag.

►Si el dorsal es muy fino, puedes poner un trocito de cinta aislante, cinta de celo o similar en la zona que posteriormente vas a agujerear, para darle mayor consistencia y evitar que se rompa. Pero en este caso debes tener mucho cuidado de no tapar ninguna publicidad ni modificar el tamaño del dorsal, ya que podrías ser sancionado por ello.

Algunas marcas venden portadorsales para bicicleta: una placa con una pequeña barra incorporada que se acopla fácil- mente a la parte trasera del sillín, y sobre la cual solo tienes que pegar en cada carrera el adhesivo que te dé la organización con tu número.

►Los adhesivos con el número de dorsal para el casco que se utilizan en algunas pruebas resultan difíciles de quitar una vez finalizada ésta, y pueden llegar a estropear el mismo. Un buen truco para evitarlo es colocarte un trozo de cinta americana en el casco (de superficie mayor al adhesivo), y sobre éste pegar el adhesivo con el número. Así luego podrás despegarlo más fácilmente sin estropear el casco. Sería como una especie de 'portamatrículas-dorsal'. Cuando vayas a poner la pegatina sobre el casco, ten en cuenta las entradas de aire de éste para no entorpecer el flujo interno; así preservarás todas las cualidades aerodinámicas de tu casco y su capacidad para transpirar mediante las diferencias de presión del aire.

Y un último consejo: es muy importante que te aprendas tu número de dorsal antes de iniciar la prueba, ya que no es en absoluto improbable que, por un motivo u otro, puedas perder tu dorsal en algún momento de la carrera. Si esto te ocurre y no recuerdas tu número de dorsal, puedes llegar a verte en un aprieto en algún control. Familiarízate con él y te será más fácil identificarte en puntos intermedios de control.

Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Es el primer coche SUV 4x4 híbrido enchufable y la opción que elige Gómez Noya para m...

Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...

La 890 de New Balance ha vuelto al mercado este 2018....

Así es la Merida Reacto Disc Team E....