Con un par...

Test Orbea OIZ M-LTD 7.599€.
Antonio del Pino / fotos: César LLoreda -
Con un par...
Test Orbea OIZ M-LTD 7.599€

Orbea ha seguido su propio camino. No han ido a por una bici con la que convencer y complacer a todo el mundo, han sido consecuentes con su misión: han ido directos a por una pura sangre de carreras. ¿El resultado? Una bici que enamora y marca la diferencia, que vuela y que la lleva a ser una de las bicis más deseadas y con mejor critica mundial de todos los tiempos. Es un honor poder traeros esta bici a las páginas de TRIATLÓN.

Te subes a una Oiz y, sepas mucho o poco de bicis, en sólo un segundo sientes que algo diferente ha pasado. Si digo diferente digo mejor, muchísimo mejor. En este país somos así, si está hecho en casa, por bueno que sea, ya tiene dos puntos menos por definición. Podemos negarlo a la mayor, pero todos sabemos que es así. Mejor vamos a empezar a decir “siempre ha sido así”. La verdad es que creo que esta reacción acomplejada e histórica tan interioriza, que tantísima rabia me ha dado siempre, es lo que está llevando a que muchas de nuestras marcas nacionales ya sean referencia mundial y que desde fuera se las esté valorando mucho más que desde dentro, prestándolas total atención a cada uno de sus movimientos.

El resumen de esta historia es feliz, y es que nos ha costado tanto convencer a nuestros propios compatriotas, que ese esfuerzo extra continuado en el tiempo, ha mejorado exponencialmente nuestro nivel y hasta el punto de llegar a marcar la diferencia en el contexto internacional.

Al final tendremos que darnos las gracias por creer tan poco en nosotros mismos, pero ya va siendo hora de sacar un poco de pecho, no por una cuestión de fe, ni de principios ni si quiera  por propio interés, sino por hechos reales y consolidados: que si quieres lo mejor, ya no tienes que ir obligatoriamente a buscarlo fuera.  

Esta Oiz es más que una gran bici, es un ejercicio de valor materializo en una bicicleta magistral en la que Orbea, siguiendo sólo su criterio, se ha saltado todas las tendencias marcadas por los gigantes, para demostrar que teniendo suficientes recursos,  las grandes ideas, la creencia en ellas y el valor de jugarte los cuartos para ponerlo en la calle con la seguridad de que la gente lo va a valorar, puede superar a la fuerza neta del musculo económico.

Relax. No quiero decir ni mucho menos que las mejores bicis de las entendidas como mejores marcas no sean escandalosamente buenas, que por supuesto que lo son, pero creo que es histórico que una marca como Orbea, en un sector tan tecnológico y avanzado como es de las bicis de montaña, más aun en el área que implican las complejas cinemáticas de suspensión trasera, Orbea haya conseguido lo que ha conseguido.

Incluso después de probarla largo y tendido (pocas bicis he probado tanto, porque quería estar muy seguro de lo que me parecía que al final iba escribir lo que estoy escribiendo) aunque siempre me haya resistido, yo también soy producto de mi entorno y me costaba creer que Orbea hubiera conseguido hacer algo así de forma consciente. ¿No verdad?  En este oficio, además de montar en bicis de ensueño, además de compartir opinión libremente, uno tiene la obligación de documentarse.

Entro en la web de Orbea, me dirijo al site de la Oiz y en uno de sus apartados leo un largo  artículo de Xabier Narbaiza Product Manager de Orbea responsable del proyecto Oiz , en el que con todo lujo de detalle expone el porqué de cada cosa. Como probador profesional, y no me la estoy jugando porque todo lo expuesto se sostiene, suscribo la gran mayoría de las bondades y aportaciones técnicas que expone. ¿Por qué? Porque se plasman fidedigna y obviamente en los caminos. No son matices, son evidencias.

Puede parecer un contrasentido que un profesional de un medio te dirija a otra parte a leer lo que él miso podría contarte. Podría haberme ahorrado que suene a patrocinio velado y haberme apropiado de todo eso, pero no sería ni decente…ni necesario. Os invito a que lo leáis con bastante credulidad. Pasando por alto el lógico tono corporativo de algunas escenas descritas, no hay mucho más que desgranar en lo referente a lo que buscaban, porqué lo han hecho, cómo lo han hecho y cómo lo han logrado. La Oiz es un cúmulo de planteamientos, de objetivos y dificultades superadas que les ha dado una bici que hace cara a la mejor entre las mejores… y humildemente puedo decirlo porque las he probado todas.   

La Oiz desborda tecnología, pero tampoco más que otras bicis del mercado. De hecho analizándola pieza a pieza ni siquiera invitaría a pensar que se trata de la que probablemente sea la bici doble de carreras más explosiva de la actualidad, pero si las pones todas juntas…no es que todo cobre sentido, es que se convierte en la bici de alta escuela que Orbea ha logrado más allá de un único modelo tope de gama como el que probamos, porque la magia está en el cuadro y no sólo en el carbono de alta gama, sino en la estructura y el cuidado de cientos de pequeños detalles que juntos, han marcado una gran diferencia. Insisto, y no ha sido nada casual.    

Dicho esto, ¿qué se siente en una Oiz? ¿Por qué digo que es tan buena? Como comentaba anteriormente, los deportes evolucionan y sí, estoy plenamente de acuerdo en que la llegada de las ruedas de 29 y en que la adaptación de las geometrías de la copa del mundo (vainas muy cortas, tubos horizontales más largos y horquilla más lanzadas) es algo que necesitan los corredores profesionales y que al tiempo, es algo que hace que las bicis sean netamente  mejores para que las disfruten los usuarios de a pie…Del mismo modo, también estoy plenamente de acuerdo en que no hay un único estilo de conducción, ni una única manera de entender el mountain bike.  Cannondale, Specialized, Trek y otras tantas magnificas marcas gigantes más, tienen su visión de cómo debe ser una bici de XC doble suspensión, pero Orbea tiene el suyo y no es peor.

Puede que sea porque ya voy siendo un viejo rockero, pero montarte en una 29 pulgadas con tacto de dirección tan directo, a precio competitivo, con un sistema de suspensión que no se come las pedaladas sino que las consolida, que bloquea y bloquea, con una ligereza que invita a colocar la bici en el aire en cada salto, una distancia entre ejes que es 3cm más corta que la nueva Epic y que te deja decidir, bajo tu responsabilidad, cuánto peso quieres que vaya en cada momento a cada rueda… No sé, entiendo que la nueva escuela de deportistas necesiten bicis ultra rígidas, que asuman más carga de trabajo para que aporten el valor o la calidad que  a  uno le falta… Pero creo que mucha gente se queda muy lejos de los límites de la física, que el que es bueno es bueno con muchas bicis diferentes y al final lo que te hace ir más rápido es sentir que vas rápido y en eso… ninguna bici gana a la Oiz.

Estas son las cosas que sólo se está atreviendo a hacer Orbea, sin hacer locuras, todo productos que atienden a un porqué, a base de estar muy cerca de la realidad de los usuarios y poniendo los medios para que nuestros sueños se hagan realidad.    

      

 

 

 

Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Es el primer coche SUV 4x4 híbrido enchufable y la opción que elige Gómez Noya para m...

Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...

La 890 de New Balance ha vuelto al mercado este 2018....

Así es la Merida Reacto Disc Team E....