La rueda perfecta para el triatleta

La única característica común que tienen todas las ruedas ideales para cada uno de los tipos de triatlón que hay en el mundo es su forma.
Jaime Menéndez de Luarca / foto: @michael_rauschendorfer -
La rueda perfecta para el triatleta
La rueda perfecta para el triatleta

¿Recordáis aquellos problemas de matemáticas en el colegio acerca de combinaciones de varios elementos tomados de dos en dos o de tres en tres? Con las ruedas tenemos casi infinitas combinaciones, partiendo de tres opciones de neumáticos (tubular, cubierta o tubeless), ancho de dicho neumático (6 o mas medidas desde 19 a 32 mm), ruedas de bastones, lenticulares, de perfil (aquí lo complicamos mas con perfiles desde 20 mm hasta 110), en las que prima la ligereza o en las que la aerodinámica es lo más importante, algunas pueden ser ilegales para categoría élite y legales para grupos de edad, en función del numero de radios, con drafting no se permiten ruedas que no sean de radios. Todo un maremágnum de posibilidades en el que es fácil sumergirse y no salir a flote ante la magnitud y la diversidad de la oferta y para ponerlo aún más difícil, la oferta se multiplica por dos si debemos escoger entre freno de disco o de zapata.

La gran mayoría de nosotros no tenemos un camión como el del equipo Ineos en el que llevar la mayoría de las opciones que serían más aconsejables en función de cada circunstancia y, por eso, desde estas líneas queremos guiaros en la mejor opción posible en función del escenario de cada triatleta, tanto de lugar de competición como presupuestario.

En primer lugar, debemos tener en cuenta que en competición la mejor rueda es la que más rápido nos va a llevar de T1 a T2, independientemente de las sensaciones (por lo tanto subjetivas) que esa rueda nos transmita. Los tres factores más importantes que van a determinar la velocidad de una rueda son la aerodinámica y el coeficiente de rozamiento de los neumáticos, prácticamente igual de importantes, y, en menor medida, el peso, tanto más importante cuantos más metros de desnivel acumulado tenga la prueba. La rigidez de la rueda, en contra de lo que creemos, no va a determinar apenas en tiempo su rendimiento. Existen otros factores como el estético o el motivador zumbido que emiten las lenticulares que son importantes a la hora de motivarnos pero en los que no entraremos en este articulo.

Publicidad

La importancia de conocer el reglamento

El reglamento de cada prueba viene determinado por la Federación Nacional que aloje dicho evento o por el Reglamento ITU en caso de World Series, Copas del Mundo, Copas de Europa o Campeonatos Mundiales/Continentales MultiSport.

En el pasado Mundial de Duatlón de Pontevedra hubo varios casos de deportistas elite con ruedas de menos de 20 radios que debieron sustituir para poder competir, lo que puede causar cierta controversia cuando los grupos de edad pueden usar ruedas de 12 radios. En cualquier caso, la norma es conocida y pública. Tampoco podremos correr un Campeonato de España con drafting permitido (ni en élite ni en grupos de edad) con una lenticular trasera o una rueda de bastones. Consultad reglamentos para evitar disgustos o discusiones de última hora con los oficiales de los eventos, que solo hacen su trabajo.

“Si compito en pruebas de drafting, la aerodinámica no es importante"

¡¡¡Error!!! En llano, más del 80% de la resistencia a nuestro avance es aerodinámica, vayamos a rueda o tirando de un pelotón. Ir a rueda disminuye nuestra resistencia al avance entre un 25 y un 50% en función del tamaño del grupo y de nuestra colocación, pero del total de nuestra energía aplicada a los pedales, el 80% se seguirá gastando en vencer la resistencia del aire a nuestro avance. Y si vamos a rueda de Noya o de Sara Pérez querremos que nuestras ruedas nos ahorren el máximo número de watios para no descolgarnos o para correr mejor. Eso no quiere decir que en pruebas con drafting la mejor opción sea una pareja de 90 mm de perfil, porque en ese tipo de pruebas suele haber curvas en las que la aceleración a la salida de ellas y el manejo lateral con compañeros a los lados es importante.

Publicidad

“Es que estas ruedas solo son chapas”

Algunas ruedas como las Hed, Flo o varias traseras que incorporan tapas tipo Laminar Cover o WheelBuilder tienden a ser denostadas porque la pieza que las hace rápidas no deja de ser un alerón no estructural. Este tipo de ruedas son ruedas de radios con laminas de carbono pegadas, siendo la rigidez estructural de la rueda la propia de las ruedas de radios mientras que el comportamiento aerodinámico es el otorgado precisamente por la forma. Sin embargo, el mercado admite comercialmente mejor las ruedas “duras”, aquellas en las que la estructura aerodinámica a la vez es estructural. A nivel de velocidad ambos tipos de ruedas se comportan de modo muy similar y en peso en cubierta no hay diferencias significativas. La ganancia en velocidad o el ahorro en potencia viene de cómo al aire pasa a través de estas ruedas. Y el aire no distingue si son estructurales o chapas. Las estructurales darán una mayor sensación de rigidez y las de chapas permiten seguir utilizando la rueda aunque el flanco aerodinámico sufra algún percance.

“El peso es lo más importante”

El peso no es cuestión baladí, pero, salvo que nuestras pruebas objetivo sean Alpe D ́Huez, Altriman, Embrunman o similares, la aerodinámica siempre primará sobre la ligereza. Incluso en pruebas como Zarautz o Lanzarote, nuestros mejores representantes nacionales optaron por lenticular (Nan Oliveras y Eneko Llanos en Zarautz, Emilio Aguayo en Lanzarote).

Para entenderlo de un modo más sencillo, podemos comparar el conjunto más ligero contra el aerodinámico de una misma marca (700 gramos de diferencia entre ruedas de 20 mm de perfil versus lenticular y 90 mm delantera) y analizarlo en un recorrido mixto como Lanzarote de 2.500 metros de desnivel positivo con Best Bike Split. A lo largo de todas las ascensiones, los 700 gramos que ahorramos con las ruedas ligeras nos darían una ventaja de aproximadamente 2'30" sobre las ruedas aerodinámicas, que ganan unos 40W, lo que traducido a velocidad en los tramos rápidos (aproximadamente unos 120 kilómetros del recorrido) supone unos 8 minutos de ganancia (siempre hay que individualizar estos datos en función de las características del triatleta), por lo que la ganancia neta en Lanzarote sería de 6 minutos utilizando ruedas de perfil en vez de las ligeras. En un caso completamente distinto como la prueba corta de Alpe D ́huez, estos 700 gramos de aerodinámica sí supondrían perder unos 90” en T2.

Publicidad

¿Tubular o cubierta?

Agárrate, que vienen curvas. Tradicionalmente las mejores y mas ligeras ruedas desde hace décadas han sido las de tubular. Eliminan peso, disminuyen riesgo de pinchazos al ser casi imposible pellizcarlas y durante mucho tiempo los tubulares tuvieron mejor desarrollo tecnológico que las cubiertas. Eso ha cambiado en los últimos 10 años con un desarrollo en calidad de rodadura de las cubiertas (actualmente los neumáticos con mejor calidad de rodadura son cubiertas según varias fuentes externas e independientes) y las mejores llantas para cubierta son cada vez más ligeras.

Por otra parte, los tubulares tienen una complicación logística a la hora de instalarlos y apenas quedan artesanos que los arreglen tras un pinchazo de un neumático de 80 €. Con la llegada de los tubeless, neumáticos estancos para llanta de cubierta que eliminan la cámara interna podemos encontrar lo mejor de ambos mundos en lo que se refiere a combinación de pinchazos-calidad de rodadura, por lo que las ruedas de tubular podrían quedar indicadas sobre todo para pruebas élite donde un pinchazo nos elimina de carrera y el encadenamiento de curvas y baches propias de los circuitos urbanos puede provocar un riesgo de abandono mayor utilizando cubiertas.

23 ó 25

Con las nuevas llantas anchas, el mejor coeficiente de rozamiento las están ofreciendo los neumáticos de 25 mm de ancho, que en este tipo de llantas suelen dar una medida real de 28 mm. Hay triatletas experimentando con ruedas de 28 mm obteniendo buenos resultados.

No data

Las marcas de ruedas aerodinámicas suelen publicar los datos de túnel de viento. Si no los publican, las dos explicaciones más plausibles son que no han invertido en esta tecnología para el desarrollo de las ruedas, por lo que los datos son un acto de fe, o que sí han medido el rendimiento de estas ruedas y por algún motivo comercial deciden no publicar dichos datos. Afortunademente, publicaciones como Slowtwitch o BikeRadar suelen hacer estudios independientes y rigurosos de distintas marcas. Desde estas líneas os recomendamos que la elección de ruedas aerodinámicas venga determinada entre aquellas que sí publican sus datos aerodinámicos.

Publicidad

Triatleta de eventos drafting

Nuestro consejo sería disponer de unas ruedas de radios para entrenar a diario, con cubiertas duraderas y difíciles de pinchar (hemos llegado a hacer 6.000 kilómetros sin un solo pinchazo con neumáticos Continental 4000 II o Specialized Turbo) y un juego de ruedas exclusivo para competir de perfil 50 mm con neumáticos Tubeless (Continental 5000 TL o Vittoria Corsa 2.0+ TLR) o Tubular (Vittoria Corsa Speed).

Triatleta de eventos sin drafting

Para triatletas de LD, nuestro consejo sería optar por ruedas de cubierta que permitiesen “tubelizarlas” y optar por las posibilidades mencionadas en anchos de 25 mm

-Presupuesto libre. 5 ruedas, siendo 2 traseras: lenticular trasera o 90 mm trasera en pruebas con viento muy agresivo o en las que este prohibida la lenticular (Kona, Cozumel); y tres delanteras: 60 mm, 90 mm y bastones para los días de poco viento

-Presupuesto ajustado. Perfil 90 mm trasera + 60 mm delantera. Esta es la combinación más versátil que podremos utilizar en la que no tendremos que envidiar casi nada a ningún rival y aseguraremos el control de la bicicleta, aun en triatletas ligeros y condiciones de mucho viento. Podemos optar por unas cubiertas Laminar Cover (producto nacional) para convertir la rueda trasera a lenticular y así tener un 2 x1.

-La opción del probador. Quien esto firma dispone de 3 ruedas, utilizando siempre 90 mm en la rueda delantera y lenticular trasera para competir en media y larga distancia, y una de 90 mm trasera para pruebas con drafting, eso sí, pesando 80 kg y muy acostumbrado a manejar ese perfil.

Publicidad
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Ideas frescas y originales para disfrutar de viajes diferentes...

Analizamos cómo ruedan las zapatillas 890v7 de New Balance, una de las más polivalent...

Recibes la caja en tu casa, sacas la bici, aprietas 4 tornillos, le pones los pedales...

Ligeras, pero también estables y amortiguadas, así son las ASICS Gel-DS Trainer 24...

Además de entrenar duro, hay que prestar especial atención a la recuperación, element...

¿Sabías que en tu cuerpo conviven 100 billones de microorganismos? Y una buena parte ...