La Hora de Orbea

Os contamos cómo es una de las mejores cabras del momento, la nueva Orbea Ordu.
Antonio del Pino -
La Hora de Orbea
La Hora de Orbea

En su quinta entrega del modelo Ordu, Orbea ha alcanzado su versión más perfeccionada, eficaz y realista en el camino a seguir hacia la máxima velocidad, en una bici que salvo su nombre y marca, aunque mantenga algunas similitudes de diseño con las anteriores versiones, nada tiene que ver con lo visto a la fecha.

Te dejamos una completa galería para que puedas ver a fondo todos los detalles de la nueva Ordu

Orbea entra directamente en la elite mundial de bicis aerodinámicas de larga distancia con una bici rápida en todos los aspectos: rápida de ajustar, de rápida adaptación y muy rápida contra el viento y en todas las condiciones de uso. La nueva Ordu consigue lo que pocas: responder a todos los ideales que espera obtener cualquier usuario que adquiere una bici técnica para la lucha contra el crono en solitario.

FREEFLOW

Unos de los conceptos más interesantes que aporta la nueva Ordu es su horquilla Freeflow con las patas de la horquilla abiertas respecto al eje vertical de la bici. En realidad es algo totalmente lógico por varios motivos. El primero es que los radios siempre se mueven en dirección apuesta al avance de la bici, generando un vórtice de viento que en el caso de que las patas de la horquilla vayan muy ceñidas a la rueda, generan un área de presión muy alta que lógicamente se traduce en más drag (efecto que produce la turbulencia del viento que impacta y que genera un arrastre que nos frena) y en caso de vientos cruzados, más inestabilidad de dirección.

El resultado es absolutamente claro en cuanto te subes a la bici, además de que la horquilla es más rígida, la rueda delantera trabaja mejor sacando el mejor rendimiento sobre sus estudios teóricos y percibes como el control de la dirección responde con mucha más precisión que la mayoría de bici de crono que hayamos probado hasta la fecha con viento cruzado. Es una de las pocas veces que una aportación aerodinámica se nota no sólo como un “intangible” argumento técnico, sino en aspectos como el del control y la calidad dinámica. Nuestra más sincera enhorabuena para Orbea porque además, en las dos primeras tallas se incluye esta misma horquilla pero con su respectiva y necesaria compensación geométrica de 53 mm respecto a los 45mm de avance que llevan el resto de tallas.

DIRECCIÓN MINI TAPER

Buscando reducir al máximo el área frontal de la bici, la nueva Ordu va al límite dejando un rodamiento inferior de la dirección de tan sólo 28,6 mm para que apoye la horquilla y de 25,4 mm en la salida hacia la zona de anclaje de la potencia. Esto no compromete su compatibilidad ni añade estándares extraños, ya que la salida del tubo de la horquilla ancla con cualquier potencia de 1 1/8” como la FSA OS 99 que montaba nuestra unidad de test y que podría ser sustituida por cualquier otra del mercado, en cualquier longitud o graduación, al gusto del usuario.

Tanto el 10% de reducción del área frontal de la pipa de dirección, como el hecho de que la potencia no sea específica y ultra técnica en un sentido estrictamente aerodinámico, son ese tipo de consideraciones a las que entre comillas denominamos “intangibles” en un sentido  práctico, aunque  los datos hablen a favor de la pipa más estrecha y en contra de usar una potencia estándar. Sin embargo poder obtener con facilidad e infinita oferta, una potencia en longitud y graduación acorde a las necesidades biomecánicas de cada usuario, bien para buscar el límite de la eficiencia aerodinámica o de la comodidad, eso sí que reporta el máximo rendimiento de cada usuario que es lo que realmente marca diferencias en el crono y todo, con modificaciones sencillas, sin complejidades.

Para dejar integrada la potencia dentro de la propia línea del tubo horizontal, han desarrollado un pieza que queda anclada entre la tapa de la dirección y la potencia y que genera una transito suave del viento en este punto móvil de unión.

Sigue leyendo →

Publicidad

DISEÑO DE TUBERÍA MONDRAGÓN

Orbea ha trabajado conjuntamente con la Escuela de Ingeniería de la Universidad de Mondragón para dar forma a cada uno de los tubos de la nueva Ordu. El objetivo ha sido doble, en realidad cuádruple como ahora veremos, trabajando siempre en que la bici sea muy aerodinámica a alta velocidad (moviéndose siempre en velocidades aplicables al ciclismo y no tanto al de la aeronáutica o la automoción) y también a baja velocidad, manteniendo un compromiso excelente con la rigidez y el peso.

Las zonas de entrada, como la horquilla y la pipa, diseccionan los flujos viento sin apenas oposición, para que el viento discurra estable por toda la tubería de sección aplanada lateralmente hasta el tubo vertical, que también es sumamente estrecho y que llega hasta el pedalier, para que sean las vainas las que abracen a este tubo marcando el ancho del pedalier 386, asumiendo las labores de estabilización y salida del viento por la parte baja de la bicicleta. Para conseguir el equilibrio ideal entre el beneficio aero a alta velocidad y también a baja, han aplanado la parte trasera de toda la tubería (excepto en la tija para que sea reversible) para crear un tubo virtual más alargado cuando el viento entra de frente, reduciendo el área lateral para que el viento cruzado no sea tan intrusivo y, de paso, que el cuadro sea más rígido, ligero (concretamente 194g declaran respecto al anterior) y que de la opción de instalar portabidones de distintas configuraciones, una caja de herramientas tras el tubo vertical o una bolsa de geles y barritas en el tubo horizontal.

GEOMETRÍA

En Orbea han aprovechado el lanzamiento de la nueva Ordu para ir un poco más lejos en cuanto al ajuste de la bici, que ahora ofrece cinco tallas en lugar de cuatro. Para esto han estudiado al máximo tanto la altura de la bici como la longitud del tubo horizontal de cada talla, para que todo tipo de usuario pueda llegar con comodidad al manillar. Por este motivo se cambian las horquillas en las tallas más pequeñas, porque si no, al ser los tubos horizontales tan cortos y bajos en estas dos opciones, sería casi imposible evitar que la rueda delantera no chocara contra el tubo diagonal. Habiendo suficientes tallas con una lógica progresión y compensación de geometrías en el incremento o reducción de tallas respecto a la original 56 o M, en una bici de larga distancia como la nueva Ordu, para ir acoplado no habrá ningún problema para que un hombre o una mujer pueda encontrar su posición ideal sobre su talla adecuada, por muy pro o conservadora que sea su posición.

Orbea, dando continuidad a su consagrado concepto OMP, garantizan que estructuralmente cada cuadro ha sido específicamente modificado en la distribución y precisa aplicación de cantidad de fibras de alto módulo combinadas con módulo medio, en total entre 150 y 160 planchas de carbono en función de la talla, para que todos los usuarios obtengan la misma experiencia en cuanto a la respuesta del cuadro…otra cosa es el comportamiento que se derive de cada ajuste personal. Podéis encontrar un completo y pormenorizado test en el número 41 de la revista. Obviamente su terreno son las rectas pisando las bielas a fondo, pero gracias a su tren trasero de 40,5 cm se pueden trazar curvas apurando la tumbada con confianza, modulando a la perfección sus potentes frenos aero Tririg Omega, así como superar todo tipo de repechos y largas subidas con la placentera reacción que reporta un cuadro rígido, con un tren trasero compactado al límite y un conjunto de bielas-pedalier que trasladan al asfalto todos los vatios que salgan de tus piernas, muchos o pocos, pero todos.   

AL DETALLE

Sí, de primeras la nueva Ordu nos ha encantado por múltiples motivos pero sobre todo porque, después de comprobar que es muy rápida aunque luego cada uno la hará correr lo que den sus piernas, Orbea no se ha conformado con cubrir el expediente ni en el más pequeño de los detalles. El acuerdo con FSA-Vision para desarrollar su tija o integrar el pedalier 386 ha sido todo un acierto.

La tija aerodinámica es reversible para disponer de un rango de posición de 90 mm, a los que hay que añadir otros 85mm que de media incluyen todos los sillines, en el que además se puede realizar un ajuste fino, sencillo y preciso. Ahora los tres ajustes del sillín (altura, avance y graduación) se hacen de manera independiente sin que ninguno de ellos afecte a los otros. Así la tija se fija al cuadro con un collarín de forma oval de dos piezas para evitar tener que roscar los tornillos al cuadro, como sí obligan otras marcas del mercado y que da auténtico terror por miedo a pasar la rosca y cargarte el cuadro. Luego el cabezal cuenta con dos juegos de tornillos: los inferiores para adaptar el ángulo de inclinación del sillín y los superiores para modificar el avance o retraso del sillín.

Tornillos de acero de alta calidad, previstos para poder modificar tantas veces como sea necesario sin que se abocarden, hasta que encuentres tu mejor posición. También se ha pensado en la nueva Ordu como una bici de presente y de futuro de cara al usuario. Lógicamente el grupo que mejor le sienta, como a todas las bicis de larga distancia y como muestra el cajetín Hatchback para la batería oculto en la parte posterior del tubo vertical, es Shimano en cualquiera de sus combinaciones electrónicas (Campagnolo no está previsto). Conscientes de que no todo el mundo puede acceder a este nivel de grupo o al menos no de primeras, cambiar de sistema mecánico a electrónico o viceversa, es tan sencillo como reemplazar la tapa distribuidora de cables que se aloja tras la potencia, nada más, ni topes ni guías, sólo eso.

Luego, aunque la nueva Ordu está prevista para trabajar con los nuevos frenos aero Tririg Omega, con un guiado específico por el que el cable trasero sale por el centro del tubo vertical para que el tiro central del cable discurra a la perfección, también se pueden montar cualquier otro freno de tornillo central y entrada de cable lateral  (todos los frenos actuales) ya que el cuadro dispone de esa guía lateral que viene disimulada con un tapón enrasado de goma. Por último, toca sacar la rueda trasera y…oh milagro, no hemos tenido que llamar a tres amigos ni ponernos de grasa hasta las orejas. Gracias a que las vainas son de 40.5, las punteras traseras son de acceso diagonal y sólo hay que empujar o tirar de las ruedas trasera para sacarla o instalarla.     

LA GAMA

ORDU M30 2.199

ORDU M20 2.599 €

ORDU M20i 3.699 €

ORDU M20-LTD 3.999 €

ORDU M20i-LTD 6.999 €

ORDU M10-LTD 6.999 €

ORDU M10i-LTD 8.499 €

Sigue leyendo →

Publicidad

ENEKO ZARANDONA

Entrevistamos al ingeniero del proyecto Ordu

¿Hay algún detalle de la bici que no sea obvio y que te gustaría destacar de la nueva Ordu?

Sobre todo la gran cantidad de trabajo que hay detrás de la nueva Ordu, porque a veces puede parecer  que el siguiente modelo sólo se aplican algunos detalles de mejora y, en este caso en especial, se ha partido de cero con todo. Sólo con esta bici, llevamos dos años de trabajo diario, en el que los últimos tres meses de proyecto fueron realmente intensos en todo lo relacionado con los acabados finales, porque era fundamental que cada rincón de la bici fuera excelente. El reto era que la bici entera, además de tener una aerodinámica óptima y una estructura de máximo nivel, que absolutamente todo respondiera a la máxima exigencia. Humildemente y con mucho trabajo de por medio, creo que lo hemos conseguido. Ha sido un trabajo de coordinación perfecta entre Europa y EEUU, pensando siempre que debíamos conseguir la mejor bici de triatlón y que al tiempo le diera la mejor bici a nuestros corredores del equipo Cofidis. Empezamos con los bocetos en papel, lógicamente nosotros tenemos nuestra línea de diseño y en algunas partes hay similitudes con otros diseños, aunque en la práctica no tengan nada que ver con lo desarrollado hasta la fecha, y luego una vez definidas las líneas de trabajo empezamos a darle forma con diseños 3D y la reproducción de cada parte de la bici de forma física, para ser analizada de manera individual y con todo el conjunto de la bici. Esto supone que cada vez que cambias algo, hay que analizar de nuevo cómo afecta ese cambio al resto de la bici en su totalidad. Este paso es el más delicado, porque este trabajo de diseño e ingeniería luego tiene que poderse llevar a cabo en producción y aunque la experiencia acumulada ya nos hace no caer en la mayoría de errores, cada vez que se aplica alguna innovación hay que cerciorarse totalmente de que todo lo que se añade como novedad sólo va a reportar beneficios a la bici y la experiencia del ciclista sobre ella. Cada paso hacia delante supone una carga de trabajo bestial…y la nueva Ordu está plagada de grandes cambios y nuevos detalles. Hemos pasado largas jornadas en el túnel A2 de San Diego, que es donde Orbea realizamos las pruebas aerodinámicas periódicamente con atletas y producto avanzado. Luego, al formar parte del grupo Mondragón disponemos de un túnel del viento en el parque tecnológico de Polo Garaia en Mondragón, del cual obtenemos información y hacemos uso con bastante frecuencia para hacer comprobaciones de que es todo momento estamos en la línea de trabajo planeada.

Entonces ¿Cuáles han sido las prioridades a la hora de plantear la nueva Ordu?

Lógicamente hemos trabajado en la aerodinámica de forma prioritaria, dándole un nuevo enfoque para conseguir que la bici sea realmente aerodinámica en todo tipo de condiciones, es decir, que aerodinámicamente sea muy equilibrada. En el equipo de trabajo de Orbea entendemos que la máxima tecnicidad que puede alcanzar una bici aerodinámica para larga distancia debe estar claramente en reducir el drag del viento en todo tipo de condiciones, y en este caso con la experiencia de  Scott Warren, nuestro Product Manager de la categoría triatlón en Orbea, hemos hecho que la bici sea una flecha y que cada vatio del ciclista se traduzca en velocidad en todo tipo de condiciones. Por eso nos hemos esforzado al máximo en que la Ordu sea un bici rígida, ligera, totalmente adaptable a cualquier necesidad biomecánica y por supuesto, que sea una bici fiable, que frene a la perfección, que el triatleta pueda entender su bici con facilidad y que esta aporte todas las soluciones que plantee cualquier necesidad en cada entrenamiento y competición. Ese ha sido el trabajo desarrollado con la nueva Ordu.

Habéis buscado alianzas con otras marcas que os aporten soluciones a vuestras necesidades. ¿Por qué?

Nosotros sabemos lo que necesitamos para que nuestra bici sea la mejor, pero ahora cada solución técnica, hasta la más pequeña, requiere del mejor nivel y muchas veces para asegurarte de que lo vas a conseguir, lo más inteligente es rodearte de quienes saben hacerlo mejor que nadie. En Orbea tenemos un equipo de trabajo de referencia con el criterio para crear las mejores bicis, para elegir a los mejores proveedores de carbono y del mismo modo, si necesitamos componentes específicos como una tija de ajuste súper preciso y seguro, sistemas de frenos aerodinámicos que garanticen que detengan a la perfección una bici que está pensada para ir toda velocidad o unas bielas aero con pedalier avanzado que aseguren la mejor transferencia de energía…por nuestra parte es un orgullo poder alcanzar acuerdos con otras marcas del sector de tan alto nivel e integrar sus componentes en nuestras bicis para conseguir que funcionen mejor que en ninguna otra bici. Así FSA nos ha aportado un gran valor con su conocimiento en la aplicación del pedalier 386 y la tija específica para la Ordu, Prologó con el sillín de triatlón en exclusiva para la nueva Ordu y claramente, la incorporación de los frenos Tririg. Todas han sido unas aportaciones que le dan mucho valor a la nueva Ordu. Hoy por hoy es la mejor opción, porque el mercado va tan rápido que si al final te andas metiendo en el desarrollo de componentes en los que no tienes experiencia, seguramente conseguirás un buen producto, pero pasará demasiado tiempo…y como las bicis aero, el mercado ahora mismo va muy rápido y los errores se pagan caros.

Entrando un poco en contenidos técnicos de la nueva Ordu, ¿cuál ha sido el proceso de desarrollo aerodinámico?

Es lo que más tiempo, recursos y energía nos ha consumido. Creo que la clave del éxito de la nueva Ordu está en lo bien que nos hemos organizado en los plazos de trabajo y la programación de test aerodinámicos. Aunque la Ordu es una bici de triatlón, también debía cumplir los requisitos de diseños de UCI para el equipo Cofidis, los hemos llevado al límite y aunque es  algo que siempre ralentiza más el ritmo de desarrollo porque no te puedes exceder de unos límites, a la larga nos ha valido para obtener una bici súper rápida y estable. Ha sido algo que aunque nos ha supuesto mucho más trabajo, nos ha valido para llegar a la bici aerodinámicamente equilibrada que buscábamos. Llevamos numerosos prototipos al túnel A2 de San Diego y trabajamos con un programa muy amplio de test muy bien definidos. Así, trabajando con viento frontal y ángulos de 10, 20 y 30 grados…a tiempo real íbamos comprobando las mejoras que ha supuesto esta última versión respecto a la anterior con todos los cambios de tuberías. Hemos invertido lo que ha sido necesario en su desarrollo, pero también hemos aprendido a trabajar de manera mucho más eficiente. En Mallabia hemos ensayado hasta la extenuación con test de resistencia del cuadro y la bici completa. Le hemos exigido un grado de rigidez muy alto, un poco por debajo del nivel de categoría Racing de la Orca, que para el uso en larga distancia y contrareloj tiene una calificación sobresaliente. Luego hemos conseguido optimizar muchísimo los procesos de moldeado del cuadro, con lo que hemos podido aligerarlo bastante, prácticamente 200g, además de aumentar ese índice de rigidez y muy importante, homologando siempre las prestaciones del cuadro en cada talla, para las que hemos añadido una talla más con la XS y que el ajuste sea perfecto midas lo que midas, seas hombre o mujer.

Como ingeniero ¿Hacia dónde crees que va el futuro de las bicis aerodinámicas?  

Todavía hay mucho por hacer en este tipo de bicis aerodinámicas que como siempre ha sucedido, cada año serán mejores y mejores. Sin embargo, creo que a corto plazo el salto más grande lo vamos a vivir con la llegada de los frenos de disco y los ejes pasantes para las ruedas. En este sentido sí que creo que las bicis que van a llegar en los próximos años incorporando estas tecnologías, van a mejorar bastante y va a suponer un salto de calidad importante tanto en seguridad como en las prestaciones de las bicis.

Publicidad
Te recomendamos

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Es el primer coche SUV 4x4 híbrido enchufable y la opción que elige Gómez Noya para m...

Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...

La 890 de New Balance ha vuelto al mercado este 2018....

Así es la Merida Reacto Disc Team E....