Publicidad

El Crol por dentro: deslizamiento y fase de agarre

Para poder correr, ir en bici o nadar correctamente, es muy importante que domines la posición inicial e idónea de cada disciplina. Lo primero para no lesionarte, y lo segundo, para que desde esa posición de partida, puedas trasladarte lo más rápida y económicamente posible.
Alfonso Maltrana -
El Crol por dentro: deslizamiento y fase de agarre
El Crol por dentro: deslizamiento y fase de agarre

LA POSICIÓN HIDRODINÁMICA (PHD)

Ser consciente de la posición de mínima resistencia en el agua te ayuda a buscar las sensaciones de mínima resistencia mientras nadas. De esta forma, te frenarás lo menos posible. Además, y teniendo en cuenta que te sueles entrenar en la piscina, dominar la posición hidrodinámica – PHD – o de mínima resistencia te permitirá entrenar a más nivel y con más continuidad, y no te cortarás el ritmo cada vez que llegues a la pared.

A continuación, te vamos a mostrar tanto las posiciones correctas para que las tengas como modelo, como las erróneas para que te alejes de ellas todo lo que puedas.

Observa como el cuerpo está perfectamente alineado de las manos a los pies. Para conseguir esa alineación, hay que mantener todo el cuerpo en tensión.

Sin embargo, si levantas la cabeza y relajas el abdomen, el cuerpo ya no describe una línea recta, aumentado las partes del cuerpo que te frenan.

Observa como la cabeza está encajada entre los brazos a la altura de las orejas. Ni más abajo ni por supuesto, más arriba.

Arquear el lumbar crea curva en el cuerpo que generan turbulencias en el agua, frenándote.

Observa la tensión de las piernas para mantener la línea recta y no arquearte.

Levantar la cabeza tiene unos efectos nefastos sobre tu posición, aumentando mucho la resistencia que ofreces al avance.

Una mano encima de la otra y llevar los brazos estirados en tensión, provoca que el agua “pase” sin golpearse contra el cuerpo, y frenándote lo menos posible.

Separar las manos y flexionar los codos, te provoca una gran superficie enfrentada al agua frenándote de nuevo.

EL AGARRE

La primera parte del estilo crol comprende desde que estiras el brazo al entrar en el agua, hasta que colocas la mano y flexionas ligeramente el codo, dejando así el brazo preparado para la tracción.

Desde la posición de “L” hasta la posición de “C”, se desliza mucho, pero se pierde continuidad y hay que arrancar continuamente.

¿Te imaginas que te pasara esto cuando corres? Pues nadando ocurre lo mismo. La única excepción aparece  en ocasiones al nadar en mar y/o con neopreno, que debes buscar exageradamente el deslizamiento.

Desde la posición lateral, la mano que está dentro del agua hace presión hacia abajo, flexionando poco a poco el codo.

Puedes iniciar el agarre bien desde la posición de “L”, o bien nadar con una coordinación de “T”, llevando ambos brazos uno por encima y otro por debajo del agua siempre en el punto opuesto de la brazada.

Sobre todo no olvides que la función del agarre es dejar el brazo perfectamente colocado para hacer la tracción del brazo lo mejor posible

EL TIRÓN

Si has ejecutado correctamente el primer tercio de la brazada, probablemente habrás cogido un montón de agua. A partir de ahí, tienes que poner toda tu atención en no “perderla…” y ¿cómo se hace eso?, colocando el brazo durante la fase del tirón de forma correcta, forma que te desmenuzamos a continuación. No te quedarán dudas.

 

El tirón va desde que se coloca la mano mirando hacia el suelo y el codo se va elevando hasta, como ves en la foto, los dedos miran hacia abajo y el codo está arriba a la misma altura del hombro – si, a la misma altura, recuerda que está girada sobre ese lado. Si la vieras horizontal, verías hombro y codo a la misma altura –.

Nota como ambos brazos van conectados. Mientras uno comienza por abajo, el otro  comienza por arriba.

La mano describe en realidad una trayectoria curvilínea, pero tú sólo preocúpate de que la mano profundice, manteniendo el codo alto, como en la foto.

Insisto en lo anterior. Mira como los codos se encuentran en el mismo punto, el más alto, tanto fuera como dentro del agua.

Cuidado con esto, porque la imagen te puede llevar a tomar decisiones erróneas

Agradecimientos: Este reportaje no hubiera sido posible sin la inestimable colaboración de los modelos Isabel Sanz (campeona de España 2012 GE distancia sprint y subcampeona de España 2013 GE distancia olímpica) y Carlos Peralta (6º Cto. de Europa de natación Berlin’14 en 200 mariposa)

 

Te recomendamos

La aventura de la campeona olímpica y mundial de natación en las Highlands escocesas...

Sácale todo el partido posible a tu entrenamiento indoor...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.