Publicidad

Trabajo de técnica con palas

También puedes usar la natación con palas para favorecer la posición de codo alto a la mitad de la tracción.
Alfonso Maltrana / foto: cesarlloreda.com -
Trabajo de técnica con palas
Trabajo de técnica con palas

Nadar con palas tiene como objetivo principal aumentar la fuerza específica de la brazada. Pero también puedes usar la natación con palas para favorecer la posición de codo alto a la mitad de la tracción, posición ésta que te asegura propulsarte utilizando como músculo para ello el dorsal ancho. Para esto te proponemos 3 ejercicios:

-Nado agarrando palas. Coge las palas del extremo plano, dejando la parte más circular a la altura del antebrazo. Esto provoca que la muñeca esté “bloqueada”. Desde esa posición, nada con normalidad.

Ejemplo: 8x50m/15” progresivas 1 à 4; 3 repeticiones con las palas agarradas y 1 sin palas.

-Nadar con las palas atadas al antebrazo. Abre las gomas y coloca las palas para que al traccionar apunten directamente hacia los pies. Las manos se colocan alineadas con las palas.

Ejemplo: 300m/15” ritmo uniforme con palas en antebrazo + 100m progresivo sin palas.

-Nado en contrastes. Nada en una mano con un pala en posición normal y sin pala en la otra. La intención es nadar intentando “utópicamente” que la mano sin pala coja la misma agua y traccione igual que la mano que lleva la pala, que tiene más superficie para coger agua.

Ejemplo: 6x100m/15” 2 repeticiones con la pala en la derecha – 2 repeticiones con la pala en la izquierda – 1 repetición con palas – 1 repetición sin palas (las 4 primeras al mismo ritmo, la 5ª algo más rápido y la última la más rápida).

¿QUÉ PALA NECESITO?

El uso de las palas: las palas grandes provocan que la velocidad de la mano dentro del agua disminuya, aunque tus tiempos mejoren; sin embargo, las palas de dedos, también llamadas pequeñas o de bracistas, al nadar a crol, provocan que aumente la presión al principio de la brazada, evitando los momentos de parada. Mejoran la fuerza específica de los brazos. Las clasificamos en distintos tipos:

-Palas de dedos: son las palas más pequeñas que existen, apenas cubren los dedos. Necesarias para comenzar a mejorar la sensibilidad en las remadas.

-Palas de tamaño medio: del tamaño aproximado de la palma de la mano. Te ayudan en los trabajos de fuerza y, sobre todo, a mejorar tu sensibilidad en la trayectoria acuática de la brazada.

-Palas grandes: para el trabajo de fuerza y potencia. Son ostensiblemente más grandes que la palma de la mano.

-Antipalas: imprimen velocidad al gesto técnico. Muy adecuadas para realizar contrastes y mejorar la sensibilidad.

¿CÓMO LAS UTILIZO?

Ancla los dedos con la goma. Mantén o disminuye el número de brazadas y aumenta la velocidad de nado.

 

¡Compra tus palas de natación directamente aquí!

Te recomendamos

La aventura de la campeona olímpica y mundial de natación en las Highlands escocesas...

Sácale todo el partido posible a tu entrenamiento indoor...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.