Publicidad

Por qué correr en ayunas les va mejor a los triatletas de 'larga'

¿Entrenas en ayunas? Descubre cuáles son sus beneficios y los trucos para hacerlo de forma eficiente.
Cristina Azanza -
Por qué correr en ayunas les va mejor a los triatletas de 'larga'
Por qué correr en ayunas les va mejor a los triatletas de 'larga'

Sois muchos los triatletas que antes de comenzar vuestra jornada laboral os calzáis las zapatillas y salís a correr sin antes haber ingerido nada. Algunos de vosotros lo hacéis porque no tenéis otro momento para realizar esta sesión de carrera, otros porque creéis que este entrenamiento os ayudará a perder peso y los más entrenados para ser más eficientes en metabolismo de grasas.

Pero, ¿qué hay de cierto en cada una de estas creencias? En este artículo te contamos los beneficios de correr en ayunas, así como los consejos prácticos para llevar a cabo este tipo de entrenamiento.

No se ha demostrado científicamente que entrenar en ayunas sea la forma más eficiente de perder peso. Es cierto que correr en ayunas te puede ayudar a perderlo, pero sólo si comes menos y/o entrenas más a lo largo del día.

De nada vale salir a correr sin desayunar si la carrera madrugadora te abre tanto el apetito que acabes desayunando más de lo que hubieses ingerido sin haber realizado esta sesión en ayunas. Así que, si decides salir a correr en ayunas, hazlo con cabeza y sabiendo para qué lo haces.

Lo que sí está demostrado de forma científica, es que podemos entrenar a nuestro cuerpo para que sea más eficiente quemando grasas y por lo tanto, no sólo podamos obtener más energía a través de las mismas, sino también energía de “alta calidad” muy necesaria en las competiciones más largas. En situación de ayuno, el organismo parte de una limitación en sus reservas de glucógeno, ya que durante el sueño, hay una parte de las funciones metabólicas, órganos y células que necesitan de glucosa para efectuar sus funciones. Sin embargo, los depósitos de grasas conforman una gran reserva de energía, que funcionalmente está diseñada para abastecer al organismo en estas situaciones de ayuno.

El páncreas segrega una hormona denominada glucagón que se encarga de obtener energía, transformando las reservas de glucosa del hígado en glucógeno. Esta función se cumple correctamente cuando el ejercicio es de intensidad ligera a moderada. Si realizamos ejercicio intenso, los músculos necesitarán obtener la energía por la glucólisis, sustrato del cual en esta situación de ayuno no se dispone, por lo que el organismo no funcionará correctamente (hipoglucemia, mareos, fatiga, etc. ...) y el rendimiento  disminuirá.

Por tanto, debemos evitar siempre el ejercicio intenso en situaciones de ayuno. Sin embargo, el organismo no tendrá ningún tipo de problema para obtener la energía a través de la oxidación de los ácidos grasos, siempre y cuando ya tengamos un mínimo de condición física cardiovascular.

Estos entrenamientos en ayunas cobran más importancia para aquellos triatletas que se dedican a la larga distancia, en la cual estarás más de 8 horas compitiendo y la oxidación de las grasas cobra un gran protagonismo. Esta cualidad de quemar grasas de forma más eficiente para la obtención de energía se entrena y esta condición es la que diferencia a los grandes triatletas de larga distancia. Es por ello que te animamos a entrenar tu mecanismo a quemar grasas y usar éstas como fuente de energía, pero no te olvides de tener en cuenta las siguientes indicaciones:

  • Si tu sangre está llena de glucosa, el músculo no tendrá la oportunidad de aprender a usar las grasas como combustible.
  • Un buen trabajo aeróbico de base (entre 6 y 10 semanas) va a proporcionar unas adaptaciones a nivel celular y enzimático que mejorarán la obtención de la energía por la vía aeróbica, lo que nos va a permitir tirar de grasas a intensidades más elevadas.
  • Realizar algún entrenamiento suave en ayunas, cuando el estado de forma del sujeto es aceptable.
  • No ingerir alimentos nada más terminar el entrenamiento. Conviene esperar un tiempo y no ingerir alimentos (excepto agua) hasta pasados unos 40-60 minutos, ya que el organismo sigue degradando grasas y consumiendo los ácidos grasos libres en sangre durante un tiempo.
  • Reducir el consumo de carbohidratos. De esta forma las reservas de glucógeno serán menores y la lipólisis como fuente de energía se pondrá antes en funcionamiento.

Así que ya sabes, el verdadero beneficio de entrenar en ayunas, está en ser más eficiente quemando grasas y por lo tanto en obtener la energía de este sustrato. Si eres de los que entre semana no tiene otro momento para correr que antes de trabajar y en ayunas, no olvides que este entrenamiento debe ser suave y no ser superior a 40-50 minutos. Así que deja las series y entrenamientos más exigentes para cuando tu cuerpo esté preparado para ello y con las reservas de energía a tope.

Te recomendamos

Así es el nuevo casco de Fox, el Flux, que llega en dos versiones, una de ellas con s...

Las herramientas más precisas para controlar tu preparación, para hacer que tu esfuer...

El Polar V650 ahora muestra tus segmentos de Strava y se entiende con el novedoso sen...

Descubre la plataforma de marca global 'Fearless since 1906'....

Una vendedora de Decathlon se enfrenta a la Titan Desert 2018....

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.