Publicidad

Ana Casares: "Otro aspecto que trabajo es la capacidad de generar motivación"

Planifica tu mejor temporada de triatlón (III).
Cristina Azanza / foto: Félix Sánchez Arrazola -
Ana Casares: "Otro aspecto que trabajo es la capacidad de generar motivación"
Ana Casares: "Otro aspecto que trabajo es la capacidad de generar motivación"

La perspectiva de Ana Casares Polo, entrenadora superior de atletismo y triatlón...

Respecto al tipo de planificación que prefieres para sus triatletas Ana nos expone que... “me siento cómoda cuando veo que la planificación funciona con el deportista. No me decanto por un tipo u otro. Primero pienso en cómo es la persona, qué quiere y de qué medios dispone. A partir de ahí, adapto el entrenamiento. No hay una planificación concreta con la que me sienta más cómoda. Todas pueden ser válidas si funcionan con el deportista. Me gusta dejar un margen para imprevistos y entrenar la capacidad de gestionarlos para avanzar y hacer ajustes en la planificación si es necesario. La planificación nace del triatleta. A partir de su nivel, experiencia, objetivos, motivación y disponibilidad, planifico el entrenamiento que dé respuesta a sus objetivos. Es prioritario mantener un equilibrio en la energía para todas las actividades del día. Para mí es muy importante hacer una valoración inicial del deportista, para conocer bien sus cualidades y capacidad física y la manera en que enfoca su deporte”.

En cuanto a su opinión sobre la planificación inversa... “me parece un método que puede encajar en algunos deportistas, sobre todo si preparamos largas distancia y trabajamos para llegar con mucha frescura muscular a la competición. Puede ser preferible iniciar la temporada con entrenamientos de intensidad alta y bajo volumen para después ir trabajando volumen en el camino hacia la competición importante y trabajar sobre todo el ritmo de competición. Cualquier método puede ser bueno dependiendo del tipo de deportista. No soy partidaria del todo o nada. Es decir volumen alto intensidad baja o intensidad muy alta y volúmenes bajos. En el comienzo de temporada me gusta arrancar con volúmenes medios-altos y siempre metiendo toques de calidad cortos que no penalicen ni sobrecarguen demasiado y sí activen las fibras musculares”.

Para Ana, más allá del tipo de planificación escogida, lo más relevante es... “definir bien los objetivos. Me gusta contrastarlos con el deportista y a partir de ahí encajarlos en la temporada. Hay deportistas que se centran en 1 ó 2 pruebas importantes en el año. Esto genera una planificación que permite trabajar con tiempo, sentar una base, poner énfasis en los puntos débiles etc. Todo ello para llegar al día D en pleno rendimiento físico y máxima motivación. Solemos plantear competiciones secundarias (2-4) para distribuir las fases de carga y descarga en la planificación. El deportista ha de aceptar que estas pruebas son  grandes experiencias de aprendizaje y estímulos de calidad y mejora en sí mismos; el rendimiento no es lo más importante. En estos deportistas es importante mantener motivación a partir de ver los progresos mes a mes. La perseverancia y disciplina es fundamental. También hay que trabajar la gestión de la presión que puede suponer el jugársela todo a un día concreto. Con los que prefieren mantenerse competitivos a lo largo del año, trato de centrar la atención en 1-2 pruebas. Las que más les motivan, tienen algo especial, y quieren hacerlas bien. A veces hay que descartar competiciones ya que la planificación se puede convertir en un monólogo de semanas con competición que llevan al estancamiento en el rendimiento. A partir de la verdadera motivación del deportista, centramos 1-2 pruebas importantes y planteamos una planificación donde el resto de competiciones las tomamos como grandes estímulos de calidad y mejora y grandes experiencias de aprendizaje. Aquí es importante evitar la sobrecarga de competiciones. Muchas veces tengo que frenar a los deportistas. Lo que sucede en estos casos es que el deportista mantiene un nivel estable de rendimiento casi todo el tiempo. Sus motivaciones suelen ser otras como el divertirse, la relación social, hacer plan cada fin de semana, etc.”.

Ana apuesta por una relación entrenador-deportista abierta, franca y flexible en la que pueda encajar el entrenamiento en su vida... “creo importante tener en cuenta la disponibilidad horaria y el momento del día para entrenar. A partir de ahí, hay que planificar el descanso/recuperación y la alimentación que también son entrenamiento. Valoro mucho las sensaciones y el nivel de percepción del esfuerzo del deportista. Establecemos un diario de entrenamiento para registrar estos datos y ajustar si es necesario. Me gusta jugar con un margen de libertad y cierta intuición en la planificación del entrenamiento. Creo fundamental conocer bien el día a día del deportista. Una planificación bien planteada a nivel de metodología, distribución de las cargas y progresión puede no encajar, si no tenemos en cuenta cómo es el triatleta, qué tipo de sesiones son las que tolera mejor y las que le cuestan, qué entrenamientos le motivan, cómo es su día a día, qué busca con el triatlón, qué hábitos de descanso y alimentación tiene, qué nivel de autocontrol emocional muestra, cómo afronta las competiciones y los entrenamientos, etc. Otro aspecto que trabajo es la capacidad de generar motivación. Me gusta compartir y contrastar con los deportistas su planificación. Si partimos de un objetivo/sueño ilusionante y motivador, la planificación dará lugar a un día a día equilibrado, y a un entrenamiento eficaz y divertido. Este es mi reto como entrenadora y coach”.

Te recomendamos

Sácale todo el partido posible a tu entrenamiento indoor...

Algunas teorías sobre la recuperación post deporte no tienen base científica...

Comenta el artículo

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.