Publicidad

La Mala Educación

Todo es imposible mientras lo parece
Antonio del Pino -
La Mala Educación
La Mala Educación

Están un periodista francés, otro americano, uno español y pregunta el francés: ¿Qué opinión os merece las declaraciones de cierto entrenador de prestigio internacional, acerca del dopaje generalizado durante años en el triatlón?

El español (aclaro que soy yo) responde: "Pues que de ser cierto tampoco me sorprendería en exceso. El triatlón, como todos los deportes que ganan relevancia, empiezan a mover dinero y lamentablemente la trampa, el atajo o la opción de partir con ventaja, si no hay un sistema que lo regule, siempre va a estar ahí. Es condición humana, por eso hay que crear leyes con la capacidad de que se actualicen constantemente, e instituciones que establezcan criterios justos y pongan los medios necesarios para que estos se cumplan y que el deporte sea eso, deporte." Dice el francés con sorna: "Sí, si eso ya lo sé. Lo que quiero decir es que creo que tiene cierta gracia que ese entrenador sea quien preparare a uno de los mejores triatletas  olímpicos del mundo, que es español". "¿Y?" responde el español. "Pues...y déjame que aproveche la confianza que tenemos para que te diga, que creo que el rendimiento de los deportistas españoles siempre ha sido cuanto menos sospechoso, no en el triatlón sino de manera generalizada, en un país en el que en comparación con muchos otros, tampoco es que se invierta demasiado en deporte de base ni en programas de alto rendimiento. Creo que es un problema de educación

El español responde: "Es un punto de vista interesante. El motivo de tus sospechas me ha quedado claro, pero lo de la educación ¿Qué quieres decir exactamente?"

Contesta el francés: "No me refiero a los modales, porque sois un país de gente amable, divertida y cercana, sino a que desde la infancia a lo mejor no se trabaja en definir bien el enfoque de la competitividad, que tiene un límite, que lo impone la ética y la normas". El americano, un mero espectador hasta el momento, se suma y asiente: "Estoy totalmente de acuerdo".  El español se reincorpora para sentarse bien en el sofá de la recepción del hotel, en el que hasta el momento permanecía medio tumbado y, ya más consciente del elegante atropello en el que por asociación de nacionalidad y condición de deportista también se le incluía, con más interés dice: "Permíteme que, también aprovechando la confianza que tenemos, te exponga mi punto de vista. Primero, tiene cierta gracia que un francés y norteamericano hablen de ética o  valores infantiles. Soy aficionado a los cómics desde crío y corrígeme si me equivoco, pero el Capitán América, todo un icono e imagen mundial de la sociedad norteamericana, era un tío débil que se hizo invencible tras someterse a un brutal programa de dopaje respaldado por el gobierno, para convertirse en un súper soldado para matar más y mejor. Luego Astérix y Obelix, franceses, eran poco más que dos drogatas simpáticos, sobre todo el gordo condenado a tener mono de por vida porque cuando era niño se cayó en la perola del camello cuando cocinaba la formula...que eran incapaces de pararles los pies a los romanos si no llevaban la dosis corriendo por sus venas.

En España teníamos otros héroes y referencias de producción propia como Súper López, Mortadelo y Filemón, El Príncipe Valiente...No sé qué aprendisteis vosotros de aquello, pero a nosotros nos enseñaron muchas cosas útiles y buenas. Primero a reírnos mucho, incluso de nosotros mismos y luego...a soñar y pelear a muerte por unos ideales, aun sabiendo que la pelea de salida estaba perdida. Puede que la clave de ese talento espontáneo tan sospechoso esté precisamente en eso, en lograr las cosas sin tantas ayudas, en tener la capacidad de imaginar y soñar en ser alguien sin dejar de pasarlo bien y así, cuando sale un deportista con genética que no ha ido de la mano de nadie, resulta que es alguien auténtico e independiente, porque ha aprendido a buscárselas él solito. Creo, y sólo es mi opinión, que ese carácter sí es muy nuestro, promovido por la alta competitividad que se estimula entre unas comunidades que interesadamente nos enfrentan unos a otros para demostrar quién es mejor dentro de una única frontera. Esto y mucho más forja una actitud que sale en cada entrenamiento y en cada carrera. Tenemos nuestros defectos y nuestras virtudes, supongo que como todos. Ahora disculpadme que me levante, pero este ratito que nos han dejado libre antes de que empiece la presentación, me daría mucha pena que se me pasara poniéndome ciego de cerveza. Así que voy a aprovechar para salir a correr un rato a la calle, que lo de disfrutar machacándose al aire libre y sacarle todo el jugo a la vida, eso también es muy español"

Te recomendamos

La aventura de la campeona olímpica y mundial de natación en las Highlands escocesas...

Sácale todo el partido posible a tu entrenamiento indoor...

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.