Logo Motorpress Ibérica Sports

Menos fricción = Más rendimiento

Dale un repaso a tu bici con ayuda de este artículo para conseguir hacerla más potente.
Antonio del Pino , 12/05/2014
Menos fricción = Más rendimiento
Menos fricción = Más rendimiento

En todos los campos que abarque nuestro deporte, los triatletas somos deportistas innovadores por definición, atendiendo siempre a las nuevas tendencias de entrenamiento, de tecnología o de diseño, sin despreciar nada por alocado que aparezca a priori. Del mismo modo que todos entendemos que un neopreno ha de tener buena flexibilidad, adaptación al cuerpo, flotabilidad y baja resistencia hidrodinámica.

¿Por qué pensamos que nuestra bici sólo ha de ser un cuchillo aerodinámico en la que poder pedalear acoplados de la manera más agachada y estrecha posible? Incluso en mayor medida que tu neopreno, tu bici está llena de partes móviles que requieren de esfuerzo para accionarlas, añadiendo que en el mejor de los casos, nadando tan sólo pasas la cuarta parte que pasas pedaleando. Mira detenidamente tu bici, te garantizo que después de este artículo serás una media de 5 watios más potente, en realidad más eficiente, sin mover un músculo y seguramente sin gastar un euro.

MANETAS

  • Bien sea una bici de ruta, aerodinámica o de montaña, las manetas de cambio y freno son el punto origen de cantidad problemas.
  • Unos cambios imprecisos pueden romper una cadena, sacarla de los platos o engancharla con los radios, incluso arrancando el cambio en muchas ocasiones.
  • Sobre todo en competición donde la velocidad es muy alta y siempre vamos cansados, unas manetas que no vayan suaves nos restan recursos para controlar la bici, contando con que la inseguridad siempre nos hará más lentos al aproximarnos a curvas pronunciadas.

En el caso de las bicis aerodinámicas, donde los mandos de cambio y los de freno están aislados y cuyo funcionamiento es menos preciso de por sí, por motivos de simplicidad mecánica y complejidad en al ruta de los cables, es fundamental que estén siempre bien ajustados, lubricados y alejados de golpes o suciedad de geles e isotónicos.

CABLES

  • Desde que llegó la electrónica a los cambios y ahora la hidráulica a los frenos se ha avanzado muchísimo en este campo, pero pocos son los que puedan permitírselos por el momento, con lo que la fricción y los fallos de cambio que producen los cables de acción mecánica son y serán durante bastante tiempo el origen de multitud de situaciones que de una manera u otra nos hacen más lentos.
  • Un cable seco o en mal estado (oxidado o parcialmente pelado) endurece la maneta y empeora la calidad del cambio de velocidad. Además unas fundas muy largas, no sólo aumentan la superficie de fricción con el cables, sino que genera muchas más codos que limitan la movilidad del cable por su interior. Si por el contrario es muy corta, al girar el manillar limitaremos su ángulo, tensará la funda y eso hará que el cambio falle o los frenos rocen de manera imprevista.

CINTA DE MANILLAR

  • Cuando cambies las fundas y los cables, probablemente sustituyas la cinta del manillar. No descuides la ruta que describe la funda bajo la cinta, ya que esta la aprisiona y si no es adecuada, los cambios y los frenos irán más duros.
  • Antes de poner la cinta, estudia primero cuál es la salida más natural de la funda desde la maneta, vigila que el manillar gire bien, que los cables no te molestarán al apoyar las manos en el manillar y cuando hayas verificado todo esto, fíjala con cinta aislante para luego instalar la cinta de manillar con cuidado y sin apretarla excesivamente.

CORTACABLES

  • Nunca cortes unas fundas o un cable con un alicate o una tenaza. Utiliza siempre un cortacables de precisión, ya que al cortar una funda con una herramienta inadecuada, las múltiples capas plásticas y metálicas de la funda quedan con rebabas hacia el interior, lo que hace que rocen con el cable. Los cambios actuales exigen mucha precisión y esas fricciones afectan directamente a su funcionamiento.
  • Utiliza siempre un cortacables adecuado y luego usa un punzón o un clavo fi no para agrandar la boca de las fundas cortadas para el paso del cable sea totalmente limpio.

TOPES DE CABLE

  • Jamás pongas unas fundas sin sus topes o siempre habrá una flexión parásita cada vez que acciones los cambios o frenos, sobre todo en este último caso, donde la tensión que alcanza la funda es mucho mayor.
  • Utiliza topes (de cambio para cable de cambio, son más finos, y de freno para freno) para dar la consistencia necesaria.
  • Si lo usas de plástico el resultado no será de tanta calidad, con un tacto un poco más chicloso que si los pones metálicos, pero estos últimos implican cierto mantenimiento, ya que si los dejas sucios y secos generan ruidos y crujidos desagradables.

CADENA

  • Pocas cosas afectan tanto a la eficiencia de una bici como la cadena. Una cadena mal lubricada está demostrado que aumenta 7 e incluso 10 vatios la potencia de pedalada que tienes que aplicarlas para ir a la misma velocidad que con una cadena optima. Es una cifra muy alta como para descuidarlo.
  • Obviamente la limpieza y la lubricación cobran un papel fundamental, pero aspectos como la longitud de cadena. Casi todos los fabricante montan de serie 112 eslabones, pero como el rango de desarrollos es muy variable y las patillas de cambio en carretera ya son muy diversas (corta, media o larga), averígualo engranando el plato grande y la corona pequeña, observando que la patilla del cambio y las roldanas estén en vertical. Si la patilla queda hacia atrás, la cadena está larga y hay que cortar eslabones, si queda adelantada, hay que poner una cadena más larga.
  • Si quieres reducir al máximo la fricción de la cadena, intenta no cruzar mucho la cadena, es decir, no vayas en plato grande con los piñones más altos. Al ir tan cruzada provocamos mucha tensión, la cadena se endurece y eso implica más esfuerzo para la misma velocidad. Bajar siempre al plato pequeño para que la cadena vaya lo más alineada posible, así irás más rápido.
  • Por nuestra experiencia, la cadena más recomendable para sistemas de 10 velocidades es la nueva Shimano Dura-Ace con tallado direccional. Mejora cualquier sistema de transmisión, la fricción es mínima y reduce la tensión aunque cruces bastante la cadena.

LUBRICANTES

  • Lubricar la cadena requiere de constancia y método, es decir, hay que lubricarla semanalmente (si no ha llovido, en cuyo caso será a diario) . Primero se echa aceite sobre la cadena, utilizando las bielas a contrapedal para mover la cadena y lubricar desde el mismo punto. Espera un minuto en reposo para que penetre bien.
  • Con un trapo limpio, elimina todo el excedente y la suciedad que haya expulsado el aceite aplicado. Limpia bien los laterales de los eslabones y elimina los residuos de grasa sucia acumulada.
  • Ahora estará reluciente y es el momento de volver a lubricar, ahora con menos cantidad de aceite, para que no chorree. Ahora limpia bien las posibles salpicaduras del cuadro y verifica no haber manchado la llanta trasera, que deberías haber cubierto con un trapo.
  • Para los días más exigentes con mal tiempo, un buen truco es calentarla con un secador de pelo y aplicar una fina capa de grasa sólida de teflón en la cara interior de la cadena. Con el calor, la grasa se derretirá como la mantequilla, penetrará en el interior de los eslabones y quedará casi como con la grasa de origen, que es la mejor.
  • Actualmente los aceites para cadena se están sustituyendo por ceras líquidas como Squirtz, te lo recomendamos, ya que duran más y manchan infinitamente menos.

ROLDANAS DE CAMBIO

Los tres grandes fabricantes de sistemas de transmisión (Shimano, SRAM y Campagnolo) ya han incluido los rodamientos cerámicos en sus roldadas. Ciertamente reducen la fricción, aunque tienen un precio desorbitado (estas SRAM cuestan 123€). Las roldadas no conviene desmontarlas, ya que son susceptibles de aflojarse, pero si puedes hacer mucho porque giren de manera optima,

  • Limpia siempre la grasa sucia que se acumula en sus laterales y que roza contra la propia patilla.
  • Tumbando la bici de lado, con mucho cuidado, aplica de vez en cuando una gotas de aceite con base de teflón en ambos lados de las roldadas.
  • Limpia muy bien el excedente de ese aceite…o volverás a acumular esos pegotes de grasa.

EJE DE PEDALIER

  • Es uno de los puntos que más intentan optimizar los mejores ingenieros del mercado y que ciertamente se nota bastante cuando una bici va fina de pedalier.
  • Marcas como Campagnolo o SRAM ya incluyen rodamientos cerámicos en sus bielas (y por eso son las que más finas van) y luego marcas de accesorios como Maxssystem, Gold Race o Rotor, ofrecen varias opciones de rodamientos cerámicos para diversas marcas de cuadros con rodamientos específicos, aunque sus precios son bastante elvados.
  • De cualquier modo, comprueba que los rodamientos de tu pedalier están en correcto orden de marcha. Puedes verificarlo extrayendo las bielas y girando los rodamientos con las manos. Si percibes que rascan o tienen durezas… hay que sustuirlos.

ZAPATAS DE FRENO

  • Sí, zapatas de freno. En muchas ocasiones vemos bicis con los puentes de frenos torcidos o las zaptas mal ajustadas.
  • Comprueba que las zapatas no rozan, también hazlo cuando pedalees de pie, ya que la torsión de las ruedas acercan la llanta a la zapata. Si el puente no está bien centrado, la zapata rozará más por un lado que por otro.
  • Cambia las zapatas después del invierno, se habrán quedado cristalizadas o muy desgastadas. No oplvides que ir rápido es importante, pero poder frenar más tarde y más seguro, también te ayuda a mejorar tus tiempos.

CÁMARAS

  • Uno de los principales beneficios de llevar tubulares es la baja absorción de energía que implica, pero claro, llevarlos y pinchar es un verdadero riesgo.
  • Las llantas aerodinámicas, como son más pesadas y de mayor volumen, adquieren mucha inercia sosteniendo la energía que aplicamos, pero unos neumáticos muy densos, pesados y con cámaras muy gruesas, absorben una cantidad apreciable de la energía que empleas en tu pedaleo.
  • Elige muy bien el neumático que vas a utilizar, buscando siempre un óptimo compromiso entre resistencia y ligereza, sin obsesionarte con llevar neumáticos muy finos (de 19 o 21) optando como mínimo por 23 e incluso 25. La superfi cie de rodadura es la misma, se deforman menos al pedalear de pie, pinchas la mitad por llantazo y la seguridad en frenadas y curvas no tiene comparación posible.
  • Intenta que tus cámaras sean de látex o de compuesto especial tipo Eclipse. Apenas aportan peso, tienen una resistencia mayor al pinchazo respecto a las de caucho y sobre todo apenas absorben energía.

Comentarios

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.