Publicidad

Los mandamientos de la natación

Consejos clave para dominar con soltura el comienzo de cualquier triatlón.
Javier Bañón Izu -
Los mandamientos de la natación
Los mandamientos de la natación

1-Tu mejor rival: recuerda que tanto si estás entrenando como compitiendo, tu primer rival eres tú mismo. En la faceta deportiva y humana tú eres quien compite contigo mismo y, a pesar de ponerte en la misma línea de salida con otros triatletas, tú eres quien tiene que ganarte. Si lo consigues y encima ganas... Chapeau! Pero no te obsesiones con la victoria. Hay muchos trofeos que puedes lograr sin necesidad de subir a un podio gracias al triatlón.

2-Zona de confort: es bien sabido que la natación es el sector del triatlón que más repulsa y ansiedad genera en los deportistas que se han iniciado tarde. En parte porque nos adentramos en un espacio que no dominamos, nuestra técnica y el miedo a lo desconocido generan dudas y nuestra postura mental es muy reactiva. El momento en el que empezamos a disfrutar, es aquel en el que nos despojamos de prejuicios y empezamos a absorber, a aprender y a disfrutar. ¡Salta y sumérgete en las aguas de la proactividad!, tus resultados deportivos mejorarán pero es que, además, habrás crecido como persona.

3-Al salir del agua: no nos cansamos de repetir que la salida del agua es un momento crítico en el que recuperamos la horizontalidad y, en muchas ocasiones, con cierto desequilibrio y, a veces, desorientación. Te recomendamos que establezcas un protocolo personal nada más salir del agua que no tengas ni que pensarlo. Tan perfeccionado y visualizado en el que el cuerpo reaccione y piense por si sólo a fin de evitar errores y facilitar el proceso de cambio en la inminente T1. De poco sirve entrenar el aspecto físico si descuidamos el plano técnico y táctico, tan importante como el otro para hacer disfrutar de una experiencia plena.

4-Estira tu neopreno: uno de los errores más comunes de todo nadador con neopreno es que en ocasiones simplemente se mete dentro del traje sin realizar ajustes posteriores. Es clave ajustar primero las extremidades inferiores una vez tenemos el neopreno por la cintura, especialmente el ajuste en nuestras zonas 'nobles' y posteriormente al subirlo hasta los hombros colocar la zona de brazos, axilas, hombros y cuello para conseguir el ajuste y tensión perfecto de tal forma que sea cómodo pero que no deje pasar agua mientras nadamos. El toque final es un buen ajuste de hombros para evitar un trabajo extra en cada brazada.

5-Busca tu sitio: no te vuelvas loco antes de una salida. A fin de cuentas vas a participar en un triatlón porque quieres y porque te gusta. Así que disfruta del estrés anterior a una prueba porque es parte del sabor de toda competición. Saber manejar esos mensajes que te manda el cuerpo con una mente fría te ayudará a trasladar calma y paciencia en otras situaciones de carrera e, incluso, de tu vida personal y profesional. Te recomendamos que seas humilde y, si te presentas en una carrera con el claro objetivo de participar, te coloques en las últimas posiciones a fin de evitar golpes e ir aprendiendo. Si, por otra parte, eres optimista y vas bien preparado, el cuerpo te pedirá 'guerra' en posiciones de vanguardia. La clave de todo eres tú.

6-Levanta la vista: por todos es bien sabido que un buen gesto técnico en natación pasa por nadar con la cabeza bien hundida y mirando el suelo a fin de conseguir una posición plana, horizontal. Pero la natación en triatlón, fuera del entorno medible y estable de una piscina, exige movimientos como el que ves en imagen para orientarte y hacer natación de 'supervivencia' dentro de un pelotón de nadadores, levantar la vista en medio del oleaje... Esta técnica mixta la saben adoptar facilmente nadadores y surferos, que entrenan habitualmente en el medio. Tenlo en cuenta como excepción que confirma la regla.

7-¿Gorro de neopreno?: además del gorro de silicona con el que nadas en tu piscina, junto a las gafas, es habitual utilizar doble gorro para tapar la goma de las gafas (en caso de llevarla por fuera del primer gorro) para evitar que se descoloque con un manotazo y además añadir protección térmica. Pero si de verdad vas a nadar en aguas frías, sé siempre consciente de la necesidad de utilizar un gorro integral de neopreno para proteger la cabeza y oídos, centro neurálgico del equilibrio que ya de por sí se ve alterado al nadar en aguas abiertas.

 8-¿Activo o relajado?: antes de comenzar una competición nos surge la duda de qué hacer antes de empezar un triatlón... ¿Caliento?... ¿No caliento?... ¿Dentro o fuera del agua?... ¿Con gomas?... En ocasiones nos dejamos influenciar de manera inconsciente por la imagen de lo que hacen los deportistas de alto rendimiento y se puede ver a triatletas realizando estiramientos imposibles que lejos de preparar para la acción empeoran el estado articular del cuerpo. Lo recomendable es realizar una rutina relajada de calentamiento articular los veinte minutos previos a la salida y, si vas a exigirte a un ritmo alto, realizar alguna serie de sprint para adquirir tono muscular los minutos previos a la salida.  

 9-T1, el tiempo corre: de poco sirve que hayas trabajado mucho tu gesto técnico y tu forma física si, tras salir del agua en el camino de la T1 o en los boxes de la misma, tu gesto no es fluido y preciso y pierdes los preciados segundos que habías ganado en el agua. No descuides la posición y ubicación de tu box, así como el procedimiento a la hora de despojarte de los accesorios que has utilizado nadando y los que vas a utilizar en la inminente bici. Recuerda dejar la relación de cambio que procede conforme a los primeros metros de la bici, así como los pequeños detalles para evitar alguna penalización o descalificación.

10-La lista de material: antes de una carrera comprueba tu lista de material fija para evitar olvidarlo en casa. Permite actuar con rapidez y no pensar cada vez que haces la bolsa de competición. Te recomendamos que hagas dos copias, una la dejas en casa y otra la llevas en la propia bolsa a fin de preparar tu box y no dejarte nada que sea importante. No obstante, de todos los accesorios que debes llevar a una carrera nunca (pero NUNCA) olvides meter el 'ingrediente' del buen humor. Es fácil de transportar porque no abulta y encima te permite encarar cualquier situación con más perspectiva. Pensarás que el humor es un elemento sólo asociado para el que no gana pero tengo la certeza de que te permitirá ser más constructivo en la derrota, el lugar donde se forja la victoria. Después de todo nunca he conocido a un solo deportista que alguna vez no haya ganado.

Te recomendamos

Sácale todo el partido posible a tu entrenamiento indoor...

Algunas teorías sobre la recuperación post deporte no tienen base científica...

Comenta el artículo

Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, mostrarte contenido relacionado con tus preferencias y recopilar información estadística. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información.